/ miércoles 29 de mayo de 2024

Paréntesis | La Tregua, polígono de lectura en Hermosillo

Se trata de un proyecto que genera un espacio dedicado al placer de leer por el sólo hecho de leer, sin obligación ni responsabilidad y donde se comparten opiniones de forma segura

A finales de 2022 mi amiga Alejandra y yo nos sentamos a platicar y estructurar una idea que se alojaba recurrentemente en nuestras conversaciones: reunirnos a discutir sobre libros. De lo que fuera, no limitarnos a literatura o algún género específico, tampoco concentrarlo en el periodismo o la academia. Perseguimos la oportunidad de compartir nuestras opiniones personales sobre letras ajenas.

Así formamos La Tregua, polígono de lectura.

Se explica por sí misma, pero aquí vengo. «Tregua», porque se gestó como un proyecto que brindara un descanso de otras lecturas obligadas por responsabilidades de la vida adulta, un respiro de las hostilidades. Quizá lo esperado era nombrarla «club de lectura», pero como el español tiene tantas opciones, preferimos escoger desde ahí; puede ser que la respuesta más sencilla fuera optar por «círculo de lectura», pero esa figura evoca a algo equidistante, sin cambio y, dado que nuestro objetivo discrepaba mucho de ello, nos decidimos por «polígono de lectura»: heterogéneo, sin forma fija.

En este primer año han leído libros que van desde cuentos hasta poemas / foto cortesía Perla J. Noriega

Reparo en el nombre, porque es con lo que presentamos este humilde proyecto a personas quienes, como nosotras, pudieran tener interés por regalarse unas horas al mes para leer y comentar lo que esa lectura les produjo.

Lee también: Paréntesis | Diálogos nuevos en torno al pasado

Planeamos lecturas, dinámicas, dónde nos reuniríamos, a quiénes invitaríamos, aunque la realidad se impuso y algunas de esas proyecciones se atravesaron por los deseos e intereses propios de nuestra especie: hubo recomendaciones nuevas de libros, hubo críticas sobre las lecturas elegidas o el formato. Aunque las consideramos, este proyecto no fue producto de una ocurrencia o espontaneidad, así que tomamos aquello que lo enriquecía. No lo considero una dictadura [como de broma se ha mencionado en algunas reuniones en las que tenemos que plantear qué nos llevó a elegir tal o cual libro sobre otros], sino que buscábamos dar forma a un espacio seguro en el que nos sintiéramos cómodas.

La experiencia ha sido muy grata. Ya tuvimos la décima octava reunión del polígono. La décima octava reunión para hablar de libros, ¡lo logramos! Hemos tenido sesiones intermedias para intercambiar opiniones sobre textos más cortos, algunos cuentos o poemas, y es que entendemos que no siempre se puede invertir el tiempo o el dinero en libros.

Iniciamos nuestro ciclo con Selene Ramírez y los cuentos de «Villa Paraíso», resultado de sus visitas a una casa para personas adultas; continuamos con Annie Ernaux, saltamos de lo local a lo internacional, no necesariamente como una intención, sino como una forma de aceptar que sería necio negarnos a leer locales sólo porque son locales o aferrarnos a leer sólo a escritoras galardonadas. Conocí la prosa de Sara Torres y sus reflexiones sobre el duelo, el deseo, ser hija y amante; descubrí las narraciones no académicas de Suzette Celaya Aguilar con su novela «Nosotras»; luego de años de leer a Sylvia Aguilar Zeleny y seguirla en Twitter, se sumó de forma virtual a la sesión en la que hablamos de dos de sus cuentos recopilados en «Nenitas», esto gracias a que alguien que conozco la conoce y le platicó de La Tregua [gracias, Hermosillo].

En algunas ocasiones se realizan reuniones virtuales para establecer más diálogos / foto cortesía Perla J. Noriega

Podría mencionar los 18 libros, los distintos cuentos y poemas que hemos comentado, pero este no es espacio para ello.

Recibe las noticias directo a tu correo electrónico: sigue estos sencillos pasos

Me gustaría conocer nuevas plumas, nuevos textos y tener la posibilidad de sumar a quien tenga interés por compartir sus opiniones. La Tregua nació como un espacio dedicado al placer de leer por el sólo hecho de leer, sin obligación ni responsabilidad, un espacio seguro donde decir qué sí te gustó y qué no, por qué, qué hubieras cambiado.

El objetivo nunca ha sido la masificación del proyecto. Nos hemos mantenido con un pequeño entorno cercano de personas quienes gustan de leer, quienes pueden ir a un café o un bar una vez al mes. Agradezco la posibilidad de conocer materiales que quizá de otra forma no hubiera sumado a mi biblioteca personal, pero actualmente repensamos algunas características del proyecto para mantener y recuperar el ritmo de compartir opiniones sobre lecturas. Pero bueno, si al polígono le quitamos una línea y sumamos otras, no pierde, pero sí gana forma.

¿Ya nos sigues en WhatsApp? Regístrate con un solo click a nuestro canal

A finales de 2022 mi amiga Alejandra y yo nos sentamos a platicar y estructurar una idea que se alojaba recurrentemente en nuestras conversaciones: reunirnos a discutir sobre libros. De lo que fuera, no limitarnos a literatura o algún género específico, tampoco concentrarlo en el periodismo o la academia. Perseguimos la oportunidad de compartir nuestras opiniones personales sobre letras ajenas.

Así formamos La Tregua, polígono de lectura.

Se explica por sí misma, pero aquí vengo. «Tregua», porque se gestó como un proyecto que brindara un descanso de otras lecturas obligadas por responsabilidades de la vida adulta, un respiro de las hostilidades. Quizá lo esperado era nombrarla «club de lectura», pero como el español tiene tantas opciones, preferimos escoger desde ahí; puede ser que la respuesta más sencilla fuera optar por «círculo de lectura», pero esa figura evoca a algo equidistante, sin cambio y, dado que nuestro objetivo discrepaba mucho de ello, nos decidimos por «polígono de lectura»: heterogéneo, sin forma fija.

En este primer año han leído libros que van desde cuentos hasta poemas / foto cortesía Perla J. Noriega

Reparo en el nombre, porque es con lo que presentamos este humilde proyecto a personas quienes, como nosotras, pudieran tener interés por regalarse unas horas al mes para leer y comentar lo que esa lectura les produjo.

Lee también: Paréntesis | Diálogos nuevos en torno al pasado

Planeamos lecturas, dinámicas, dónde nos reuniríamos, a quiénes invitaríamos, aunque la realidad se impuso y algunas de esas proyecciones se atravesaron por los deseos e intereses propios de nuestra especie: hubo recomendaciones nuevas de libros, hubo críticas sobre las lecturas elegidas o el formato. Aunque las consideramos, este proyecto no fue producto de una ocurrencia o espontaneidad, así que tomamos aquello que lo enriquecía. No lo considero una dictadura [como de broma se ha mencionado en algunas reuniones en las que tenemos que plantear qué nos llevó a elegir tal o cual libro sobre otros], sino que buscábamos dar forma a un espacio seguro en el que nos sintiéramos cómodas.

La experiencia ha sido muy grata. Ya tuvimos la décima octava reunión del polígono. La décima octava reunión para hablar de libros, ¡lo logramos! Hemos tenido sesiones intermedias para intercambiar opiniones sobre textos más cortos, algunos cuentos o poemas, y es que entendemos que no siempre se puede invertir el tiempo o el dinero en libros.

Iniciamos nuestro ciclo con Selene Ramírez y los cuentos de «Villa Paraíso», resultado de sus visitas a una casa para personas adultas; continuamos con Annie Ernaux, saltamos de lo local a lo internacional, no necesariamente como una intención, sino como una forma de aceptar que sería necio negarnos a leer locales sólo porque son locales o aferrarnos a leer sólo a escritoras galardonadas. Conocí la prosa de Sara Torres y sus reflexiones sobre el duelo, el deseo, ser hija y amante; descubrí las narraciones no académicas de Suzette Celaya Aguilar con su novela «Nosotras»; luego de años de leer a Sylvia Aguilar Zeleny y seguirla en Twitter, se sumó de forma virtual a la sesión en la que hablamos de dos de sus cuentos recopilados en «Nenitas», esto gracias a que alguien que conozco la conoce y le platicó de La Tregua [gracias, Hermosillo].

En algunas ocasiones se realizan reuniones virtuales para establecer más diálogos / foto cortesía Perla J. Noriega

Podría mencionar los 18 libros, los distintos cuentos y poemas que hemos comentado, pero este no es espacio para ello.

Recibe las noticias directo a tu correo electrónico: sigue estos sencillos pasos

Me gustaría conocer nuevas plumas, nuevos textos y tener la posibilidad de sumar a quien tenga interés por compartir sus opiniones. La Tregua nació como un espacio dedicado al placer de leer por el sólo hecho de leer, sin obligación ni responsabilidad, un espacio seguro donde decir qué sí te gustó y qué no, por qué, qué hubieras cambiado.

El objetivo nunca ha sido la masificación del proyecto. Nos hemos mantenido con un pequeño entorno cercano de personas quienes gustan de leer, quienes pueden ir a un café o un bar una vez al mes. Agradezco la posibilidad de conocer materiales que quizá de otra forma no hubiera sumado a mi biblioteca personal, pero actualmente repensamos algunas características del proyecto para mantener y recuperar el ritmo de compartir opiniones sobre lecturas. Pero bueno, si al polígono le quitamos una línea y sumamos otras, no pierde, pero sí gana forma.

¿Ya nos sigues en WhatsApp? Regístrate con un solo click a nuestro canal

Cultura

Paréntesis | La gestión cultural y sus asegunes

La gestora cultural Paquita Esquer leyó su reflexión sobre la gestión cultural con una rica relatoría sobre actividades del 1er Congreso Estatal de Teatro en Sonora

Policiaca

Accidente en carretera a Kino deja una persona muerta y tres lesionados

Una persona fallecida y tres lesionadas, fue el saldo que dejó un accidente carretero en la Carretera Estatal 100, entre Hermosillo y Bahía de Kino

Local

Maestros tendrán aumento salarial en Sonora: gobernador

Así lo dio a conocer, el propio gobernador Alfonso Durazo Montaño, quien dijo que esto es parte del reconocimiento que se tiene a la labor magisterial

Policiaca

Policías rescatan a un bebé y a un niño de 4 años abandonados en Hermosillo

Se trata de una bebé de aproximadamente cinco meses y un niño de 4 años, quienes se encontraban a solas en un domicilio

Local

Lluvias dejan acumulados de 65 mm; aprovecharán para inyectar nubes

El Organismo de Cuenca Noroeste de la Conagua informó que en el municipio de Álamos se registraron acumulados de 65 milímetros

Gossip

Los Tigres del Norte le hacen frente a la lluvia y dan uno de sus mayores conciertos en Hermosillo

Las leyendas de la música norteña se presentaron ante miles de hermosillenses como parte de su tour “Aquí Mando Yo 2024”