/ miércoles 13 de abril de 2022

La isla “fantasma” que aparece en los mapas y que ha desaparecido

Estaba ubicada en una zona marina rica en petróleo, la cual pasó de México a Estados Unidos

A 100 kilómetros del Noroeste de la península de Yucatán, ahí tendría que estar la isla Bermeja, sin embargo, pese a que Google Maps la sitúa a: 22 grados, 33 minutos latitud Norte y 91 grados, 22 minutos longitud Oeste, ésta no se encuentra.

Lee también: Conoce las cataratas sangrientas de la Antártida, dignas de un escenario de película de terror

Esta isla “fantasma” inspiró varias teorías y sigue siendo una incógnita. A finales de los años 90, la administración de Bill Clinton arrancó negociaciones con el presidente de México, Ernesto Zedillo sobre la delimitación de la Plataforma Continental. La carta ganadora de la postura mexicana era la isla Bermeja, lo que suponía grandes ventajas para el país.

Pero en 1997 se envió el "Onjuku", un buque oceanográfico de la Armada, para encontrar la isla en el punto donde los mapas cartográficos indicaban su presencia. Pero no estaba. No existía. Y México se quedó con las ganas de dominar el Hoyo de Dona, una región con grandes reservas de petróleo, gases y minerales.

Aparecía en la cartografía desde 1570 y se dispone de mapas de la época y de registros portugueses donde se habla de ella / Foto: Cortesía: @edificiosmayas

Fue así que México firmó con Estados Unidos el Tratado sobre la Delimitación de la Plataforma Continental el 28 de noviembre de 2000, y al no tener territorio en la zona como originalmente se tenía previsto con la isla, se dejó el Hoyo de Dona en dominio de EE.UU.

Algunas estimaciones calculan en más de 22 mil millones de barriles el petróleo que perdió México al verse privado de esa zona, además de resignar la soberanía de cuatro quintas partes de ese territorio.

¿Qué pasó con la Isla Bermeja? Ese trozo de tierra ya aparecía en la cartografía desde 1570 y se dispone de mapas de la época y de registros portugueses donde se habla de ella. No era una invención.

A lo largo de los siglos había ido apareciendo en mapas de más de un país, desde Italia, España, Portugal, hasta en la Carta Etnográfica de México de 1864. Y en los registros oficiales se la mencionaba en 1946.

Se hizo una investigación de campo con el buque Justo Sierra, pero la isla no se encontró / Foto: Cortesía | UNAM

El misterio de la isla Bermeja se hizo tan grande, que el 20 de marzo del 2009, partió de Tuxpan, Veracruz el buque oceanográfico "Justo Sierra" a cargo de la Universidad Nacional Autónoma de México. No pudieron encontrar la isla en las coordinadas establecidas, y establecieron que esa zona del océano tiene una profundidad de 1.472 metros.

Para ellos la isla existió en el pasado y desapareció por un "deslizamiento geológico".

Un maremoto la hundió. El calentamiento global aumentó el nivel del mar lo suficiente para hundir la isla. La CIA dinamitó la isla en secreto para garantizar que EE.UU. consiguiera el control del Hoyo de Dona y sus recursos, son tan solo unas teorías sobre su desaparición.

¿Quieres recibir noticias directo en tu celular? Suscríbete aquí a nuestro canal de WhatsApp

El Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) indicó que podría haberse hecho con una bomba de hidrógeno. Lo cierto es que la isla Bermeja sigue figurando en los mapas. No está. Y el misterio seguirá flotando.

Mantente informado y síguenos en Google News.

La ubicación de la isla sigue siendo un misterio / Foto: Cortesía | @edificiosmayas

A 100 kilómetros del Noroeste de la península de Yucatán, ahí tendría que estar la isla Bermeja, sin embargo, pese a que Google Maps la sitúa a: 22 grados, 33 minutos latitud Norte y 91 grados, 22 minutos longitud Oeste, ésta no se encuentra.

Lee también: Conoce las cataratas sangrientas de la Antártida, dignas de un escenario de película de terror

Esta isla “fantasma” inspiró varias teorías y sigue siendo una incógnita. A finales de los años 90, la administración de Bill Clinton arrancó negociaciones con el presidente de México, Ernesto Zedillo sobre la delimitación de la Plataforma Continental. La carta ganadora de la postura mexicana era la isla Bermeja, lo que suponía grandes ventajas para el país.

Pero en 1997 se envió el "Onjuku", un buque oceanográfico de la Armada, para encontrar la isla en el punto donde los mapas cartográficos indicaban su presencia. Pero no estaba. No existía. Y México se quedó con las ganas de dominar el Hoyo de Dona, una región con grandes reservas de petróleo, gases y minerales.

Aparecía en la cartografía desde 1570 y se dispone de mapas de la época y de registros portugueses donde se habla de ella / Foto: Cortesía: @edificiosmayas

Fue así que México firmó con Estados Unidos el Tratado sobre la Delimitación de la Plataforma Continental el 28 de noviembre de 2000, y al no tener territorio en la zona como originalmente se tenía previsto con la isla, se dejó el Hoyo de Dona en dominio de EE.UU.

Algunas estimaciones calculan en más de 22 mil millones de barriles el petróleo que perdió México al verse privado de esa zona, además de resignar la soberanía de cuatro quintas partes de ese territorio.

¿Qué pasó con la Isla Bermeja? Ese trozo de tierra ya aparecía en la cartografía desde 1570 y se dispone de mapas de la época y de registros portugueses donde se habla de ella. No era una invención.

A lo largo de los siglos había ido apareciendo en mapas de más de un país, desde Italia, España, Portugal, hasta en la Carta Etnográfica de México de 1864. Y en los registros oficiales se la mencionaba en 1946.

Se hizo una investigación de campo con el buque Justo Sierra, pero la isla no se encontró / Foto: Cortesía | UNAM

El misterio de la isla Bermeja se hizo tan grande, que el 20 de marzo del 2009, partió de Tuxpan, Veracruz el buque oceanográfico "Justo Sierra" a cargo de la Universidad Nacional Autónoma de México. No pudieron encontrar la isla en las coordinadas establecidas, y establecieron que esa zona del océano tiene una profundidad de 1.472 metros.

Para ellos la isla existió en el pasado y desapareció por un "deslizamiento geológico".

Un maremoto la hundió. El calentamiento global aumentó el nivel del mar lo suficiente para hundir la isla. La CIA dinamitó la isla en secreto para garantizar que EE.UU. consiguiera el control del Hoyo de Dona y sus recursos, son tan solo unas teorías sobre su desaparición.

¿Quieres recibir noticias directo en tu celular? Suscríbete aquí a nuestro canal de WhatsApp

El Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) indicó que podría haberse hecho con una bomba de hidrógeno. Lo cierto es que la isla Bermeja sigue figurando en los mapas. No está. Y el misterio seguirá flotando.

Mantente informado y síguenos en Google News.

La ubicación de la isla sigue siendo un misterio / Foto: Cortesía | @edificiosmayas

Doble Vía

'El Cuate' de la Olivares, un papá luchón que saca adelante a su familia

El cuate se dedica a la venta de tamales de carne, con lo cual sacó adelante los estudios de sus dos hijos, José Luis y Bryan Eduardo, quienes ahora son profesionistas

Local

Hermosillo destaca a nivel nacional en generación de empleos formales

De acuerdo a datos del IMSS, son un total de 11 mil 509 nuevos empleos registrados, por lo que la ciudad se coloca en el segundo lugar, únicamente detrás de Monterrey

Policiaca

Policías salvan a pareja de abuelitos de un incendio provocado por su hijo

Las víctimas, ambas de 76 años, acusaron a su hijo de dañar la línea de gas y prenderle fuego, cuando se encontraba en el patio del inmueble

Local

Reportes Protección Animal son por omisión de cuidados en su mayoría

A pesar de altas temperaturas muchas personas siguen dejando a sus perros bajo el sol y sin hidratación

Policiaca

Se hacía pasar por médico veterinario en Hermosillo; fue vinculado a proceso

Negligencia médica y la muerte de una gatita fue lo que originó la demanda que derivó en su detención

Local

Denuncian falta de respeto del Gobierno del estado en la remodelación de la Sauceda

Autoridades del estado, no aceptaron ni respetaron acuerdos, para no afectar ciertas áreas que ellos durante tiempo atrás estuvieron reforestando