/ jueves 13 de octubre de 2022

La pala de Agustín Matus, el yaqui que murió bajo la lluvia

Dicen que Agustín caminaba con su pala al hombro en una mañana de frío invierno,  cuando nada calentaba sus pies y sus callosas manos parecía que se le habían muerto

Cuando los cuervos dejen de rondar, será el momento, sólo entonces y sólo entonces…

No se te ocurra hacerlo antes porque las consecuencias ni yo mismo las sé, la maldición no está muy clara sobre ello. Cuentan que Agustín Matus murió una noche de fuerte lluvia, el cielo se estremecía con rayos y truenos como preludio de una gran tempestad.

Lee también: Los espíritus que habitan en el edificio de El Sol de Hermosillo

Dicen que Agustín caminaba con su pala al hombro en una mañana de frío invierno, cuando nada calentaba sus pies y sus callosas manos parecía que se le habían muerto, era el momento. Quizás pensaba que no habría rastros de los cuervos y eso le motivaba a pesar del frío. Pobre de Agustín apenas y divisó el añoso árbol de Jito ya los cuervos eran amos y señores del lugar. ¿Cómo regresarse de nuevo? Decide quedarse, fueron horas eternas de intenso frío y ni la lumbrada que hizo le calentaba. Sobrevolando su cabeza los cuervos graznaban, se burlaban de él, pensaba. Mejor decide regresar a casa al pardear la tarde.

Agustín Matus como todo yaqui, ah porque él lo era, es un hombre de pocas palabras pero de firmes convicciones y así fue que pasaron muchos días y la historia era la misma, hasta que su cansancio le hizo tomar otra decisión; después de analizar situaciones se convence de ir a escarbar donde el entierro del Conde García le aguardaba una noche de luna. ¿Qué pasó esa noche? Sólo el difunto Agustín debe saberlo ah y, por supuesto, los cuervos…

Pues bien, si estás empeñado en ir por ese entierro te vas rumbo a los cerros del Pápago y encontrarás casi a las faldas de un remedo de cerro, por cierto ya muy erosionado por el tiempo, como seña principal un gran árbol de Jito y, no se te ocurra querer dormir bajo su fresca sombra porque ahí dormirás por los siglos de los siglos, cómo duerme el difunto Matus.

Máscaras características de fariseos yaquis / Foto: Archivo | El Sol de Hermosillo

Cuando veas el árbol encontrarás también un viejo mezquite, más bien el tronco de lo que fue un gran árbol flanqueado por un redondel de cactus, las llamadas cinitas y tienes que fijarte muy bien sea él indicado porque siempre hay junto a los Jitos otros árboles, son proveedores de agua de la cuál sobreviven otros, para que no te confundas eh.

Recuerda siempre Alfonso lo de los cuervos, sólo podrás escarbar de día, uno de los detalles no considerado por Matus, o bien su desesperación lo orilló a hacerlo así, fue porque los cuervos nunca lo dejaron trabajar. Se cuentan muchos detalles de ese lugar, como el caso de la pala ya muy gastada y su mango de madera ajado por los años y los usos; cuando la veas ni se te ocurra tomarla, dicen muchos que han ido a ese lugar no haberla visto junto al tronco del mezquite, pero de muchos otros no se ha vuelto a saber Alfonso.

Hoy en una pequeña casa de horcones y pitahayas siguen como ayer las cacerolas en la hornilla y, quien se atreve a fisgonear escucha el silbido de una vieja canción…

Carlos M. Valenzuela Quintanar

Cronista Sur de Hermosillo.

Cuando los cuervos dejen de rondar, será el momento, sólo entonces y sólo entonces…

No se te ocurra hacerlo antes porque las consecuencias ni yo mismo las sé, la maldición no está muy clara sobre ello. Cuentan que Agustín Matus murió una noche de fuerte lluvia, el cielo se estremecía con rayos y truenos como preludio de una gran tempestad.

Lee también: Los espíritus que habitan en el edificio de El Sol de Hermosillo

Dicen que Agustín caminaba con su pala al hombro en una mañana de frío invierno, cuando nada calentaba sus pies y sus callosas manos parecía que se le habían muerto, era el momento. Quizás pensaba que no habría rastros de los cuervos y eso le motivaba a pesar del frío. Pobre de Agustín apenas y divisó el añoso árbol de Jito ya los cuervos eran amos y señores del lugar. ¿Cómo regresarse de nuevo? Decide quedarse, fueron horas eternas de intenso frío y ni la lumbrada que hizo le calentaba. Sobrevolando su cabeza los cuervos graznaban, se burlaban de él, pensaba. Mejor decide regresar a casa al pardear la tarde.

Agustín Matus como todo yaqui, ah porque él lo era, es un hombre de pocas palabras pero de firmes convicciones y así fue que pasaron muchos días y la historia era la misma, hasta que su cansancio le hizo tomar otra decisión; después de analizar situaciones se convence de ir a escarbar donde el entierro del Conde García le aguardaba una noche de luna. ¿Qué pasó esa noche? Sólo el difunto Agustín debe saberlo ah y, por supuesto, los cuervos…

Pues bien, si estás empeñado en ir por ese entierro te vas rumbo a los cerros del Pápago y encontrarás casi a las faldas de un remedo de cerro, por cierto ya muy erosionado por el tiempo, como seña principal un gran árbol de Jito y, no se te ocurra querer dormir bajo su fresca sombra porque ahí dormirás por los siglos de los siglos, cómo duerme el difunto Matus.

Máscaras características de fariseos yaquis / Foto: Archivo | El Sol de Hermosillo

Cuando veas el árbol encontrarás también un viejo mezquite, más bien el tronco de lo que fue un gran árbol flanqueado por un redondel de cactus, las llamadas cinitas y tienes que fijarte muy bien sea él indicado porque siempre hay junto a los Jitos otros árboles, son proveedores de agua de la cuál sobreviven otros, para que no te confundas eh.

Recuerda siempre Alfonso lo de los cuervos, sólo podrás escarbar de día, uno de los detalles no considerado por Matus, o bien su desesperación lo orilló a hacerlo así, fue porque los cuervos nunca lo dejaron trabajar. Se cuentan muchos detalles de ese lugar, como el caso de la pala ya muy gastada y su mango de madera ajado por los años y los usos; cuando la veas ni se te ocurra tomarla, dicen muchos que han ido a ese lugar no haberla visto junto al tronco del mezquite, pero de muchos otros no se ha vuelto a saber Alfonso.

Hoy en una pequeña casa de horcones y pitahayas siguen como ayer las cacerolas en la hornilla y, quien se atreve a fisgonear escucha el silbido de una vieja canción…

Carlos M. Valenzuela Quintanar

Cronista Sur de Hermosillo.

Local

"Hay que aguantar el calor para sacar pa' la papa": despachador de gasolina

En entrevista para El Sol de Hermosillo, el joven de 18 años contó que desde hace casi un año labora en una estación de servicio que se ubica en la colonia San Benito

Local

Telefonistas se manifestan en Telmex: piden mejores condiciones de trabajo

La manifestación tiene la intención de negarse al salario diferenciado, exigir mejores utilidades y negarse a la venta de jubilaciones, señalaron

Policiaca

Decomisan armamento a doctora del IMSS en la aduana mexicana

Fue sorprendida por los elementos de la Guardia Nacional comisionados en la aduana en el momento que ingresaba a territorio mexicano acompañada de su hija

Local

Pobladores del Río Sonora entregan demanda a Sheinbaum

La organización señaló que era necesario exponer un mensaje claro y urgente para que las autoridades y frenen la impunidad con la que opera Grupo México

Municipios

Incendio en Guaymas provoca afectaciones: bomberos intentan sofocarlo

El siniestro inició alrededor de las 14:00 horas en el tramo carretero de Miramar que lleva al sector de Las Tinajas, por el bulevar Bacochibampo

Municipios

Astiazarán trabajará de la mano con Claudia Sheinbaum

El alcalde reelecto buscará tener la mejor de las relaciones con la presidenta Claudia Sheinbaum y de la misma forma con el gobernador Alfonso Durazo