/ sábado 1 de junio de 2019

A 10 años de la tragedia, suenan ecos ciudadanos

Mientras el edificio en ruinas se sigue empolvando, los años han pasado cubriendo con una película no solo de polvo, sino de impunidad

A diez años de los lamentables hechos que costaron la vida de los 49 infantes de la Guardería ABC, líderes de opinión, empresarios, políticos, académicos y sociedad en general concuerdan que el aire de incertidumbre, impunidad y un lamentable aprendizaje son los factores que priman en la historia a una década después de la tragedia.

Así, mientras el edificio en ruinas se sigue empolvando como un testimonio inefable de que en ese punto ocurrió la tragedia, los años han pasado cubriendo con una película no solo de polvo, sino de impunidad las ahumadas paredes de ese elefante blanco.

Soledad Durazo, líder de opinión y comunicadora con más de 30 años de experiencia, recordó este doloroso hecho y consideró que es la tragedia más grande que desde cualquier trinchera periodística ha recibido cobertura en el estado y quizás en la nación.

“Creo que para quienes cubrimos el incendio de la Guardería ABC desde la trinchera que hubiese sido, no me queda la menor duda que ha sido el acontecimiento más triste que nos ha tocado cubrir, tengo 30 años en la profesión y sin duda ha sido el acontecimiento más triste que nos ha tocado vivir”, afirmó.

La magnitud de esta tragedia, dijo, solo puede ser contrastada con la magnitud de la impunidad que a lo largo de 10 años ha primado en el caso, pues, recordó, la justicia ha quedado a deber en el castigo a los señalados como culpables a la vez que hizo mención del caso de Delia Irene Botello, ex trabajadora de la Coordinación de Guarderías del IMSS, quien pasó dos años de cárcel tras hacer su trabajo de acuerdo a los protocolos que en aquel entonces seguía la institución.

No obstante, a pesar del intento de dar carpetazo al caso a lo largo de los años, dijo, la conciencia de la sociedad que sigue impactada por el caso ha sido el vehículo para que esta tragedia no sea olvidada.

“A la vuelta del tiempo hemos visto que no pasa nada, que el edificio se empolva y va cayendo poco a poco y que por fortuna el tema no ha quedado del todo en el olvido gracias precisamente a una sociedad que se dio cuenta de la dimensión del tema y el dolor del acontecimiento la impactó tremendamente”, dijo.

SIMULACIÓN Y DEUDA
Desde la cancha política, Miguel Ángel Armenta Ramírez, líder del PRD en Sonora, aseveró que las investigaciones han sido un ejemplo de simulación que no para en eso, sino que ha echado de lado el sentir de los padres con una atención precaria a los afectados y los supervivientes.

Ante esto, dijo, si bien la tragedia de estas familias es irreparable, los gobernantes deben poner una mayor atención a lograr la paz de las familias, esto por medio del verdadero entendimiento en cuanto al nivel de la tragedia y las acciones a realizar desde las políticas públicas.

“Estos 10 años de la tragedia de ABC deja hasta este día mucho que desear del trabajo de las autoridades, puesto que al ser incluso una tragedia nacional no se ha reflejado en el tema de justicia ni atención a los afectados, es una gran deuda del gobierno en cuanto a que los padres de los niños de esta tragedia puedan lograr una paz plena, pues ante la irreparable pérdida de sus hijos, deberían ser al menos bien entendidos por las autoridades”, afirmó.

EL VERDADERO JUEZ
A pesar de todos los esfuerzos, al paso de los años, como cualquier acontecimiento histórico, aleja la posibilidad de saber la verdad detrás de los hechos que llevaron a la debacle que costó la vida de estos 49 pequeños, por lo que será la misma Historia quien probablemente se encargará de juzgar a los responsables, afirmó Ignacio Lagarda Lagarda.

El Cronista de la ciudad sentenció que este hecho es por mucho la tragedia más grande que ha sembrado los corazones de la capital y el estado entero, no obstante, como ya lo han mencionado los otros personajes enlistados aquí, la impunidad y los procesos judiciales hacen difícil esclarecer lo sucedido.

Pero “la Historia no admite amparos”, aseveró el cronista, por lo que con el paso de los años, será la misma historia quien se encargue de colocar su etiqueta a cada uno de los participantes de esta lamentable década.

“Es un hecho histórico que jamás los hermosillenses vamos a olvidar, puedo decir que es el hecho histórico más dramático en la historia de Hermosillo, como todos los hechos históricos pareciera que en este también nunca vamos a conocer la verdad, pero la Historia, la Historia que no admite amparo, esa sí juzgará a los responsables de ese hecho”, calificó.

AÚN HAY RAZONES PARA NO OLVIDAR
La periodista y autora del libro 49 razones para no olvidar, documentado volumen sobre la tragedia ocurrida aquel 5 de junio de 2009, Lourdes Encinas, comentó que son las palabras “Corrupción” e “Impunidad” las que describen a la perfección la primera década de este suceso horrendo cuya evolución, vaticinó, probablemente será materia de tribunales internacionales al correr de más años.

“El caso ABC se puede resumir en dos palabras: corrupción e impunidad. Corrupción en el origen y funcionamiento de la guardería, que permitió a sus dueños abrirá sin cumplir con todos los requisitos a cabalidad, y la ineficiencia de las autoridades del IMSS, sobre todo, para vigilar de manera correcta su funcionamiento, lo cual también se convierte en corrupción”, lamentó.

Esto mismo, esta incertidumbre e irresolución que ha llevado el caso hasta la Suprema Corte de Justicia tras la indeterminación y la duda en los procesos, dijo, será la que haga este caso un asunto internacional, ante la inacción de la justicia mexicana.

“Me parece que el caso llegará a tribunales internacionales, ante la insatisfacción de los padres de los niños por cómo las autoridades mexicanas lo han abordado. Aquí ha habido todo, menos justicia”, señaló.

DOLOROSO APRENDIZAJE
En cuanto al aprendizaje doloroso desprendido de este triste acontecimiento, afirmó Gerardo Vázquez Falcón, presidente de Index Sonora, queda la serie de mejoras y reformas que se han hecho en materia de protección civil, mismas que han permeado incluso el sector empresarial que él representa.

"Aprendimos desde la construcción de este tipo de establecimientos hasta la ejecución, la operación y comprendimos que es necesario priorizarlo y forma parte de las estrategias de cualquier empresa en la parte de protección civil, aprendimos una lección muy fuerte y con mucho dolor desde el punto de vista empresarial", dijo.

A diez años de los lamentables hechos que costaron la vida de los 49 infantes de la Guardería ABC, líderes de opinión, empresarios, políticos, académicos y sociedad en general concuerdan que el aire de incertidumbre, impunidad y un lamentable aprendizaje son los factores que priman en la historia a una década después de la tragedia.

Así, mientras el edificio en ruinas se sigue empolvando como un testimonio inefable de que en ese punto ocurrió la tragedia, los años han pasado cubriendo con una película no solo de polvo, sino de impunidad las ahumadas paredes de ese elefante blanco.

Soledad Durazo, líder de opinión y comunicadora con más de 30 años de experiencia, recordó este doloroso hecho y consideró que es la tragedia más grande que desde cualquier trinchera periodística ha recibido cobertura en el estado y quizás en la nación.

“Creo que para quienes cubrimos el incendio de la Guardería ABC desde la trinchera que hubiese sido, no me queda la menor duda que ha sido el acontecimiento más triste que nos ha tocado cubrir, tengo 30 años en la profesión y sin duda ha sido el acontecimiento más triste que nos ha tocado vivir”, afirmó.

La magnitud de esta tragedia, dijo, solo puede ser contrastada con la magnitud de la impunidad que a lo largo de 10 años ha primado en el caso, pues, recordó, la justicia ha quedado a deber en el castigo a los señalados como culpables a la vez que hizo mención del caso de Delia Irene Botello, ex trabajadora de la Coordinación de Guarderías del IMSS, quien pasó dos años de cárcel tras hacer su trabajo de acuerdo a los protocolos que en aquel entonces seguía la institución.

No obstante, a pesar del intento de dar carpetazo al caso a lo largo de los años, dijo, la conciencia de la sociedad que sigue impactada por el caso ha sido el vehículo para que esta tragedia no sea olvidada.

“A la vuelta del tiempo hemos visto que no pasa nada, que el edificio se empolva y va cayendo poco a poco y que por fortuna el tema no ha quedado del todo en el olvido gracias precisamente a una sociedad que se dio cuenta de la dimensión del tema y el dolor del acontecimiento la impactó tremendamente”, dijo.

SIMULACIÓN Y DEUDA
Desde la cancha política, Miguel Ángel Armenta Ramírez, líder del PRD en Sonora, aseveró que las investigaciones han sido un ejemplo de simulación que no para en eso, sino que ha echado de lado el sentir de los padres con una atención precaria a los afectados y los supervivientes.

Ante esto, dijo, si bien la tragedia de estas familias es irreparable, los gobernantes deben poner una mayor atención a lograr la paz de las familias, esto por medio del verdadero entendimiento en cuanto al nivel de la tragedia y las acciones a realizar desde las políticas públicas.

“Estos 10 años de la tragedia de ABC deja hasta este día mucho que desear del trabajo de las autoridades, puesto que al ser incluso una tragedia nacional no se ha reflejado en el tema de justicia ni atención a los afectados, es una gran deuda del gobierno en cuanto a que los padres de los niños de esta tragedia puedan lograr una paz plena, pues ante la irreparable pérdida de sus hijos, deberían ser al menos bien entendidos por las autoridades”, afirmó.

EL VERDADERO JUEZ
A pesar de todos los esfuerzos, al paso de los años, como cualquier acontecimiento histórico, aleja la posibilidad de saber la verdad detrás de los hechos que llevaron a la debacle que costó la vida de estos 49 pequeños, por lo que será la misma Historia quien probablemente se encargará de juzgar a los responsables, afirmó Ignacio Lagarda Lagarda.

El Cronista de la ciudad sentenció que este hecho es por mucho la tragedia más grande que ha sembrado los corazones de la capital y el estado entero, no obstante, como ya lo han mencionado los otros personajes enlistados aquí, la impunidad y los procesos judiciales hacen difícil esclarecer lo sucedido.

Pero “la Historia no admite amparos”, aseveró el cronista, por lo que con el paso de los años, será la misma historia quien se encargue de colocar su etiqueta a cada uno de los participantes de esta lamentable década.

“Es un hecho histórico que jamás los hermosillenses vamos a olvidar, puedo decir que es el hecho histórico más dramático en la historia de Hermosillo, como todos los hechos históricos pareciera que en este también nunca vamos a conocer la verdad, pero la Historia, la Historia que no admite amparo, esa sí juzgará a los responsables de ese hecho”, calificó.

AÚN HAY RAZONES PARA NO OLVIDAR
La periodista y autora del libro 49 razones para no olvidar, documentado volumen sobre la tragedia ocurrida aquel 5 de junio de 2009, Lourdes Encinas, comentó que son las palabras “Corrupción” e “Impunidad” las que describen a la perfección la primera década de este suceso horrendo cuya evolución, vaticinó, probablemente será materia de tribunales internacionales al correr de más años.

“El caso ABC se puede resumir en dos palabras: corrupción e impunidad. Corrupción en el origen y funcionamiento de la guardería, que permitió a sus dueños abrirá sin cumplir con todos los requisitos a cabalidad, y la ineficiencia de las autoridades del IMSS, sobre todo, para vigilar de manera correcta su funcionamiento, lo cual también se convierte en corrupción”, lamentó.

Esto mismo, esta incertidumbre e irresolución que ha llevado el caso hasta la Suprema Corte de Justicia tras la indeterminación y la duda en los procesos, dijo, será la que haga este caso un asunto internacional, ante la inacción de la justicia mexicana.

“Me parece que el caso llegará a tribunales internacionales, ante la insatisfacción de los padres de los niños por cómo las autoridades mexicanas lo han abordado. Aquí ha habido todo, menos justicia”, señaló.

DOLOROSO APRENDIZAJE
En cuanto al aprendizaje doloroso desprendido de este triste acontecimiento, afirmó Gerardo Vázquez Falcón, presidente de Index Sonora, queda la serie de mejoras y reformas que se han hecho en materia de protección civil, mismas que han permeado incluso el sector empresarial que él representa.

"Aprendimos desde la construcción de este tipo de establecimientos hasta la ejecución, la operación y comprendimos que es necesario priorizarlo y forma parte de las estrategias de cualquier empresa en la parte de protección civil, aprendimos una lección muy fuerte y con mucho dolor desde el punto de vista empresarial", dijo.