/ jueves 12 de mayo de 2022

Damas de Blanco resurgen; podrían buscar que se agreguen meses al “subsidio”

El movimiento que realizó un grupo de señoras en Sonora, hace veinte años, por el excesivo cobro de CFE a la entidad, podría tomar un nuevo aire

Durante la temporada de calor en Sonora, cuando tenemos que hacer uso de los aparatos de refrigeración en muchos lugares para trabajar y estudiar, es imposible no recordar la lucha emprendida en el año 2002 por un grupo de mujeres en conjunto con la Unión de usuarios de Hermosillo para que los sonorenses tuviéramos una tarifa más baja en el servicio de energía eléctrica.

Lee también: Damas de Blanco dejan su legado a los sonorenses

El movimiento se llamo Vamos por Sonora, hoy es por la luz; con este, fue posible que el alto costo de los recibos de Comisión Federal de Electricidad tuviera una medición razonable para que los habitantes del desierto tuviéramos una tarifa justa y razonable.

Así lo recuerda dos décadas después una de las mujeres que llevó la batuta de esta lucha: Nancy Burruel de Salcido.

Recordó en entrevista exclusiva para El Sol de Hermosillo que fueron varias las señoras que hacían trabajo social y que no consideraban justo que se impusiera por decreto presidencial, en tiempos de Vicente Fox, una tarifa que castigaba a la población que tenía la necesidad de aparatos enfriadores para desarrollar su vida cotidiana.

Antes, como ahora, Nancy señaló que es muy justo que las personas que trabajan puedan llegar a su casa y comer en un ambiente agradable y descansar o dormir una siesta sin sufrir calor y así pueda reponerse para volver a trabajar.

Por ello, a veinte años de haber participado en un movimiento sin precedentes, con un buen resultado, señaló que debería trabajarse para que el famoso “subsidio de la luz”, como es popularmente conocido, pudiera otorgarse por dos meses más: en abril y en noviembre, meses en los que la temperatura sigue alta y el calor presente en esta región del país.

“A lo mejor podríamos ‘pushar’ para eso, lograr ahora sí, y pedir de abril a noviembre, aunque nada más se abriera en abril. ‘Lo cáido, cáido”, como decían los abuelitos, porque ahora hace mucho calor”, dijo.

La integrante de las Damas de Blanco, destacó que -aunque octubre es un mes lindo en cuanto a clima-, hasta noviembre realmente comienza a refrescar el ambiente y en ocasiones hay la necesidad de contar con un ambiente artificial agradable para trabajar o para preservar la salud.

Sin embargo, no estaría de más, mencionó, hacer la lucha para obtener al menos un mes más de beneficio en el pago especial al servicio de energía eléctrica.

Primeros pasos para obtener “el subsidio”

Al recordar lo sucedido hace veinte años, la entrevistada señaló que el presidente Vicenta Fox emitió un decreto en febrero de 2002 con el que aumentaría el costo del servicio proporcionado por Comisión Federal de Electricidad, CFE, que castigaría a la clase más vulnerable.

En su momento, Fox Quesada advirtió que quienes no pudieran pagar sus recibos no lo hicieran, pero, en Sonora, comenzó a movilizarle la Unión de Usuarios de Hermosillo, que tenía como presidente a Francisco Navarro Bracamontes, y a quien se le unieron las señoras del Movimiento Conciencia y Voluntad que, entonces, hacían trabajo social.

“Platicamos con don Pancho, un gran líder de los hermosillenses y vimos la necesidad de organizarnos un poco más estructuradamente”, recordó.

Fue así como se sumaron a la lucha alrededor de 25 señoras dedicadas por completo a este movimiento social por ocho meses.

Pidieron apoyo a los ciudadanos e instalaron en la Unión de Usuarios de Hermosillo una mesa para recopilar información de quienes serían afectados por el nuevo cobro de CFE. Hicieron un archivo donde anotaban el nombre del usuario, agregaban una copia de su recibo, registraban sus datos personales con copia de la credencial del -entonces- IFE y les pedían también un comprobante de cuánto ganaban por quincena o por el tiempo que les pagaban.

Hubo doctores, electricistas, maestros, plomeros, integrantes de clase baja, media baja, media y media alta en las cinco carpetas con 10 mil registros que llegaron al escritorio del Presidente en Los Pinos.

“Nosotros queríamos demostrar que la clase media era la más golpeada con el nuevo cobro de la tarifa y los más vulnerables”.

No estuvieron solas

En la estrategia con la población le pidieron que no pagaran la nueva tarifa y se unió a este movimiento un grupo de electricistas que iban voluntariamente a reconectar la luz a quienes se la cortaban y estaban registradas en la UUH.

Nancy Burruel recordó que, por parte de CFE, tuvieron apoyo del ingeniero José Abel Valdez, quien era director de la División Noroeste de Comisión, quien fue sensible y entendió la problemática y la injusticia con los sonorenses.

Valdez les proporcionaba cómo se manejaban las tarifas, así como información relacionada con los estados financieros de la compañía. Esto los llevó a descubrir que CFE siempre estuvo en números negros y que tenía un superávit superior a los 6 mil millones de pesos, por lo que no debía obligar a los sonorenses a pagar más aumentando la tarifa.

Natalia Vidales, Nancy Burruel y Hedy Pastor con José Abel Valdez, director de la División Noroeste de CFE / Foto: Cortesía | Nancy Burruel

La activista dijo además que no era justo el cobro porque en Netzahualcóyotl y en Chalco había 6 millones de usuarios que no pagaban el servicio. “Y nos querían dorar la píldora de que nos estaban subsidiando”, expresó.

También señaló que había un desequilibrio en los cobros porque las temperaturas de ambas regiones son distintas.

Por su parte, 23 municipios de Sonora estaban unidos al rechazo de una tarifa injusta que afectaría directamente la economía de las personas vulnerables.

Fue así como comenzaron las manifestaciones públicas para llamar la atención de las autoridades federales, con marchas, tomando casetas de cobro en la carretera internacional y cerrando la frontera de Nogales con Estados Unidos. De hecho, este grupo fue el primero históricamente en llevarlo a cabo, y dar la pauta, hasta la actualidad, para otras protestas.

La advertencia al gobierno encabezado por Fox era que nada detendría la inconformidad, hasta lograr pagar una tarifa más barata, de lo contrario seguirían sin pagar como lo habían propuesto y estaban aplicando.

Entre las conquistas de este movimiento fue que se cambió la tarifa 1E que se tenía por la 1F que fue más favorecedora: se cobraría 45 centavos para el rango de 700 a 1200 kilowatts y subiría el precio a partir de los 1200 para quienes consumieran más energía.

Señor Presidente, su gente le miente

El decreto se publicó en febrero de 2002, en marzo comenzó a operar la UUH, en abril se organizaron y en mayo aparecieron las Damas de Blanco, quienes solicitaron audiencia con el Presidente, recurrieron a la magdalenense Laura Carrera que estaba en Atención Ciudadana y al entonces secretario particular del Presidente, Alfonso Durazo, hoy gobernador de Sonora.

En una ocasión vino a Sonora por este tema Laura Carrera y el subsecretario de Energía, a quienes recibieron en un salón con el aire acondicionado apagado para que, con las luces de las cámaras durante la rueda de prensa, sintieran el calor al que estamos expuestos los sonorenses.

“Estaban chorreando de sudor y les hicimos ver que la refrigeración no es un lujo sino una necesidad para que la gente rinda y esté saludable”, recordó.

De nuevo pidieron audiencia con el Presidente y advirtieron que si no las recibían, acudirían al informe del 1 de septiembre en San Lázaro para que la prensa nacional se enterara de la situación vivida en Sonora, y lo cumplieron.

Diputados y senadores sonorenses les prestaron sus tarjetas de acceso a San Lázaro el día del Informe de Gobierno, hicieron una valla y sacaron pancartas con la leyenda “Señor Presidente, su gente le miente. Sonora presente”. También lo corearon y Nancy Burruel está segura de que, si no lo leyó, Vicente Fox sí escuchó la demanda. Hasta que llegaron a la esperada audiencia en Los Pinos.

En septiembre fueron recibidas en presencia de Eduardo Sojo (jefe de la Oficina de Vicente Fox) y de Alfonso Durazo, el secretario particular; quienes recibieron las carpetas que recopilaron en la UUH.

Natalia Vidales, Hedy Pastor y Nancy Burruel con el presidente Vicente Fox y Eduardo Sojo / Foto: Cortesía | Nancy Burruel

Las acciones de este movimiento duraron ocho meses; en enero de 2003 el presidente Fox vino a Sonora y trajo un nuevo decreto.

Visto a la distancia este movimiento, Nancy Burruel dijo que han pensado en lo individual en que se pudiera extender el beneficio para el cobro de la luz, porque es un ajuste a la tarifa, no un subsidio como lo conocemos.

En aquel tiempo, recordó, México vendía luz a Guatemala por 30 centavos el kilowatt; les cobraba 15 centavos menos de lo que pagaban los sonorenses, y se justificaban con los gastos que no incluían a los que no pagaban en el entonces Distrito Federal.

Agregó que sería cuestión de convocar de nuevo a esta lucha y de que se sumaran otras personas; las señoras de hace veinte años tienen otra fuerza física, otras actividades, otras prioridades. Algunas ya no están. Pero de que es necesario extender los límites de este servicio, es una idea que sigue latente.

¿Quieres recibir noticias directo en tu celular? Suscríbete aquí a nuestro canal de WhatsApp

En 2022, las mujeres que lucharon por Sonora y por la luz, continúan con otras causas, para ellas es una vocación. Particularmente Nancy Burruel de Salcido tiene su propia lucha en favor de la vida, con propuestas al Congreso del Estado para apoyar a las embarazadas y a sus hijos, ya sea para que crezcan en la propia familia o en otro núcleo, por medio de adopción. Su lucha ahora es blindar a Sonora contra el aborto, sin dejar de lado la llama que sigue viva de que contemos con una tarifa justa y equilibrada para seguir produciendo en la entidad.

Mantente informado y síguenos en Google News.

Durante la temporada de calor en Sonora, cuando tenemos que hacer uso de los aparatos de refrigeración en muchos lugares para trabajar y estudiar, es imposible no recordar la lucha emprendida en el año 2002 por un grupo de mujeres en conjunto con la Unión de usuarios de Hermosillo para que los sonorenses tuviéramos una tarifa más baja en el servicio de energía eléctrica.

Lee también: Damas de Blanco dejan su legado a los sonorenses

El movimiento se llamo Vamos por Sonora, hoy es por la luz; con este, fue posible que el alto costo de los recibos de Comisión Federal de Electricidad tuviera una medición razonable para que los habitantes del desierto tuviéramos una tarifa justa y razonable.

Así lo recuerda dos décadas después una de las mujeres que llevó la batuta de esta lucha: Nancy Burruel de Salcido.

Recordó en entrevista exclusiva para El Sol de Hermosillo que fueron varias las señoras que hacían trabajo social y que no consideraban justo que se impusiera por decreto presidencial, en tiempos de Vicente Fox, una tarifa que castigaba a la población que tenía la necesidad de aparatos enfriadores para desarrollar su vida cotidiana.

Antes, como ahora, Nancy señaló que es muy justo que las personas que trabajan puedan llegar a su casa y comer en un ambiente agradable y descansar o dormir una siesta sin sufrir calor y así pueda reponerse para volver a trabajar.

Por ello, a veinte años de haber participado en un movimiento sin precedentes, con un buen resultado, señaló que debería trabajarse para que el famoso “subsidio de la luz”, como es popularmente conocido, pudiera otorgarse por dos meses más: en abril y en noviembre, meses en los que la temperatura sigue alta y el calor presente en esta región del país.

“A lo mejor podríamos ‘pushar’ para eso, lograr ahora sí, y pedir de abril a noviembre, aunque nada más se abriera en abril. ‘Lo cáido, cáido”, como decían los abuelitos, porque ahora hace mucho calor”, dijo.

La integrante de las Damas de Blanco, destacó que -aunque octubre es un mes lindo en cuanto a clima-, hasta noviembre realmente comienza a refrescar el ambiente y en ocasiones hay la necesidad de contar con un ambiente artificial agradable para trabajar o para preservar la salud.

Sin embargo, no estaría de más, mencionó, hacer la lucha para obtener al menos un mes más de beneficio en el pago especial al servicio de energía eléctrica.

Primeros pasos para obtener “el subsidio”

Al recordar lo sucedido hace veinte años, la entrevistada señaló que el presidente Vicenta Fox emitió un decreto en febrero de 2002 con el que aumentaría el costo del servicio proporcionado por Comisión Federal de Electricidad, CFE, que castigaría a la clase más vulnerable.

En su momento, Fox Quesada advirtió que quienes no pudieran pagar sus recibos no lo hicieran, pero, en Sonora, comenzó a movilizarle la Unión de Usuarios de Hermosillo, que tenía como presidente a Francisco Navarro Bracamontes, y a quien se le unieron las señoras del Movimiento Conciencia y Voluntad que, entonces, hacían trabajo social.

“Platicamos con don Pancho, un gran líder de los hermosillenses y vimos la necesidad de organizarnos un poco más estructuradamente”, recordó.

Fue así como se sumaron a la lucha alrededor de 25 señoras dedicadas por completo a este movimiento social por ocho meses.

Pidieron apoyo a los ciudadanos e instalaron en la Unión de Usuarios de Hermosillo una mesa para recopilar información de quienes serían afectados por el nuevo cobro de CFE. Hicieron un archivo donde anotaban el nombre del usuario, agregaban una copia de su recibo, registraban sus datos personales con copia de la credencial del -entonces- IFE y les pedían también un comprobante de cuánto ganaban por quincena o por el tiempo que les pagaban.

Hubo doctores, electricistas, maestros, plomeros, integrantes de clase baja, media baja, media y media alta en las cinco carpetas con 10 mil registros que llegaron al escritorio del Presidente en Los Pinos.

“Nosotros queríamos demostrar que la clase media era la más golpeada con el nuevo cobro de la tarifa y los más vulnerables”.

No estuvieron solas

En la estrategia con la población le pidieron que no pagaran la nueva tarifa y se unió a este movimiento un grupo de electricistas que iban voluntariamente a reconectar la luz a quienes se la cortaban y estaban registradas en la UUH.

Nancy Burruel recordó que, por parte de CFE, tuvieron apoyo del ingeniero José Abel Valdez, quien era director de la División Noroeste de Comisión, quien fue sensible y entendió la problemática y la injusticia con los sonorenses.

Valdez les proporcionaba cómo se manejaban las tarifas, así como información relacionada con los estados financieros de la compañía. Esto los llevó a descubrir que CFE siempre estuvo en números negros y que tenía un superávit superior a los 6 mil millones de pesos, por lo que no debía obligar a los sonorenses a pagar más aumentando la tarifa.

Natalia Vidales, Nancy Burruel y Hedy Pastor con José Abel Valdez, director de la División Noroeste de CFE / Foto: Cortesía | Nancy Burruel

La activista dijo además que no era justo el cobro porque en Netzahualcóyotl y en Chalco había 6 millones de usuarios que no pagaban el servicio. “Y nos querían dorar la píldora de que nos estaban subsidiando”, expresó.

También señaló que había un desequilibrio en los cobros porque las temperaturas de ambas regiones son distintas.

Por su parte, 23 municipios de Sonora estaban unidos al rechazo de una tarifa injusta que afectaría directamente la economía de las personas vulnerables.

Fue así como comenzaron las manifestaciones públicas para llamar la atención de las autoridades federales, con marchas, tomando casetas de cobro en la carretera internacional y cerrando la frontera de Nogales con Estados Unidos. De hecho, este grupo fue el primero históricamente en llevarlo a cabo, y dar la pauta, hasta la actualidad, para otras protestas.

La advertencia al gobierno encabezado por Fox era que nada detendría la inconformidad, hasta lograr pagar una tarifa más barata, de lo contrario seguirían sin pagar como lo habían propuesto y estaban aplicando.

Entre las conquistas de este movimiento fue que se cambió la tarifa 1E que se tenía por la 1F que fue más favorecedora: se cobraría 45 centavos para el rango de 700 a 1200 kilowatts y subiría el precio a partir de los 1200 para quienes consumieran más energía.

Señor Presidente, su gente le miente

El decreto se publicó en febrero de 2002, en marzo comenzó a operar la UUH, en abril se organizaron y en mayo aparecieron las Damas de Blanco, quienes solicitaron audiencia con el Presidente, recurrieron a la magdalenense Laura Carrera que estaba en Atención Ciudadana y al entonces secretario particular del Presidente, Alfonso Durazo, hoy gobernador de Sonora.

En una ocasión vino a Sonora por este tema Laura Carrera y el subsecretario de Energía, a quienes recibieron en un salón con el aire acondicionado apagado para que, con las luces de las cámaras durante la rueda de prensa, sintieran el calor al que estamos expuestos los sonorenses.

“Estaban chorreando de sudor y les hicimos ver que la refrigeración no es un lujo sino una necesidad para que la gente rinda y esté saludable”, recordó.

De nuevo pidieron audiencia con el Presidente y advirtieron que si no las recibían, acudirían al informe del 1 de septiembre en San Lázaro para que la prensa nacional se enterara de la situación vivida en Sonora, y lo cumplieron.

Diputados y senadores sonorenses les prestaron sus tarjetas de acceso a San Lázaro el día del Informe de Gobierno, hicieron una valla y sacaron pancartas con la leyenda “Señor Presidente, su gente le miente. Sonora presente”. También lo corearon y Nancy Burruel está segura de que, si no lo leyó, Vicente Fox sí escuchó la demanda. Hasta que llegaron a la esperada audiencia en Los Pinos.

En septiembre fueron recibidas en presencia de Eduardo Sojo (jefe de la Oficina de Vicente Fox) y de Alfonso Durazo, el secretario particular; quienes recibieron las carpetas que recopilaron en la UUH.

Natalia Vidales, Hedy Pastor y Nancy Burruel con el presidente Vicente Fox y Eduardo Sojo / Foto: Cortesía | Nancy Burruel

Las acciones de este movimiento duraron ocho meses; en enero de 2003 el presidente Fox vino a Sonora y trajo un nuevo decreto.

Visto a la distancia este movimiento, Nancy Burruel dijo que han pensado en lo individual en que se pudiera extender el beneficio para el cobro de la luz, porque es un ajuste a la tarifa, no un subsidio como lo conocemos.

En aquel tiempo, recordó, México vendía luz a Guatemala por 30 centavos el kilowatt; les cobraba 15 centavos menos de lo que pagaban los sonorenses, y se justificaban con los gastos que no incluían a los que no pagaban en el entonces Distrito Federal.

Agregó que sería cuestión de convocar de nuevo a esta lucha y de que se sumaran otras personas; las señoras de hace veinte años tienen otra fuerza física, otras actividades, otras prioridades. Algunas ya no están. Pero de que es necesario extender los límites de este servicio, es una idea que sigue latente.

¿Quieres recibir noticias directo en tu celular? Suscríbete aquí a nuestro canal de WhatsApp

En 2022, las mujeres que lucharon por Sonora y por la luz, continúan con otras causas, para ellas es una vocación. Particularmente Nancy Burruel de Salcido tiene su propia lucha en favor de la vida, con propuestas al Congreso del Estado para apoyar a las embarazadas y a sus hijos, ya sea para que crezcan en la propia familia o en otro núcleo, por medio de adopción. Su lucha ahora es blindar a Sonora contra el aborto, sin dejar de lado la llama que sigue viva de que contemos con una tarifa justa y equilibrada para seguir produciendo en la entidad.

Mantente informado y síguenos en Google News.

Doble Vía

'El Cuate' de la Olivares, un papá luchón que saca adelante a su familia

El cuate se dedica a la venta de tamales de carne, con lo cual sacó adelante los estudios de sus dos hijos, José Luis y Bryan Eduardo, quienes ahora son profesionistas

Local

Hermosillo destaca a nivel nacional en generación de empleos formales

De acuerdo a datos del IMSS, son un total de 11 mil 509 nuevos empleos registrados, por lo que la ciudad se coloca en el segundo lugar, únicamente detrás de Monterrey

Policiaca

Policías salvan a pareja de abuelitos de un incendio provocado por su hijo

Las víctimas, ambas de 76 años, acusaron a su hijo de dañar la línea de gas y prenderle fuego, cuando se encontraba en el patio del inmueble

Local

Reportes Protección Animal son por omisión de cuidados en su mayoría

A pesar de altas temperaturas muchas personas siguen dejando a sus perros bajo el sol y sin hidratación

Policiaca

Se hacía pasar por médico veterinario en Hermosillo; fue vinculado a proceso

Negligencia médica y la muerte de una gatita fue lo que originó la demanda que derivó en su detención

Local

Denuncian falta de respeto del Gobierno del estado en la remodelación de la Sauceda

Autoridades del estado, no aceptaron ni respetaron acuerdos, para no afectar ciertas áreas que ellos durante tiempo atrás estuvieron reforestando