/ sábado 27 de junio de 2020

El mar, el principal recurso de los pescadores de Bahía de Kino

La pesca es crucial para los habitantes de Bahía de Kino, ya que a través de esta actividad han sobrevivido a la crisis sanitaria al obtener productos para comercializar o alimentar a sus familias

Cerrar los negocios y prohibir la movilidad de las personas en las zonas turísticas fue una acción que desde mediados de marzo el Gobierno de Sonora implementó con el fin de evitar la propagación del virus Covid-19, pero a su vez representó importantes retos para la población de Bahía de Kino.

ACCEDE A NUESTRA EDICIÓN DIGITAL EN UN SOLO LUGAR Y DESDE CUALQUIER DISPOSITIVO ¡SUSCRÍBETE AQUÍ!

A tres meses de esta medida, José Luis Labios Durán, de 54 años, se ha mantenido, así como a su familia con la pesca, labor que disfruta llevar a cabo cada día desde hace 17 años.

Lamentablemente desde que inició la pandemia en Sonora, no ha podido obtener un trabajo fijo, por lo que se ha visto afectado, sobre todo porque este año no recibió los 7 mil 200 pesos del programa federal Bienpesca.

“Cuando vinieron los del Gobierno que andan con lo de las microempresas, anduvieron casa por casa. Ahora que se dio el dinero a los pescadores, ni yo, ni muchos vecinos de donde vivo nos dieron los 7 mil 200 pesos. El dinero se lo dieron a albañiles, paleteros”, contó.

Debido a esta acción que se sumó a las pocas ventas, tomó la decisión de comercializar los productos que él mismo captura en el mar a un menor precio, pero garantizando un sustento económico.

“He estado saliendo a pescar, pero han estado pagando muy barato todo el producto por cuestiones que no había comprador, que no se podía sacar el producto. Tengo cuatro hijos en casa y tengo que luchar por ellos, por eso necesito seguir trabajando”, expresó.

Se adaptan

Además de esto, para obtener recursos adicionales, José Luis se especializa en la buceo para la recolección de almeja y pulpo, lo cual ha resultado positivo ya que cuenta con más variedad de mercancía.

“Ojalá que se aliviane la gente. Yo no trabajo la jaiba, casi todo el año trabajo el buceo con la almeja y el pulpo, a cómo va pidiendo la gente. Nomás que ahora estuvo un poco duro porque ahora ya ve que no sirvió la Cuaresma, no sirvió para eso la almeja, incluso mis hijos también bucean y de perdida me ayudan con la comida”, señaló.

Para alcanzar más ingresos, también está yendo en la panga a la Isla del Tiburón para buscar pulpo en la zona, para lo cual se organiza de manera que pueda quedarse allá unos dos días trabajando en la región de los Seris, a fin de que valga la pena el viaje porque el combustible es bastante caro.

Estas medidas son algunas a las que se han adaptado varias personas dedicadas a esta actividad económica y que les ha funcionado para seguir adelante durante la contingencia, aunque aún no se reactive el turismo completamente.

Por el momento, José Luis externó que seguirá trabajando, pero reiteró que es importante que cuando las autoridades brinden algún tipo de apoyo, sean conscientes de ello y sea de manera equitativa o especializada para un sólo sector y que realmente lo cumplan.

La jaiba al rescate

Tras meses de incertidumbre, el inicio de la veda de jaiba es una esperanza para pescadores y habitantes de Bahía de Kino, como es el caso de Gerardo Aguado Hernández, de 62 años.

Desde marzo no ha podido comercializar los productos que obtiene de la pesca diaria y los cuales solía exportar a Jalisco, Ciudad de México o Monterrey, esto a causa de la crisis generalizada por el Covid.

“Gracias a Dios ya se abrió la veda de la jaiba, este lunes 22 comenzamos, pues es la temporada y esperamos buena respuesta, pero para aclarar, no vivimos del turismo, sino de la pesca, por eso hemos batallado y todos los pescadores necesitamos apoyo, pero que los apoyos vengan verdaderamente a nosotros”, resaltó.

Como parte de los apoyos al gremio pesquero, Gerardo Aguado hace dos semanas recibió 7 mil 200 pesos proveniente de Bienpesca, con lo que pagó la colegiatura de su hija que estudia la universidad en Guaymas, Sonora.

“Pude pagarle a mi hija sus colegiaturas, pero no sé cómo le hemos hecho por todo esto de la contingencia, no hemos podido trabajar, incluso nosotros mismos hemos tenido que comer de nuestros propios productos de la pesca y de apoyo pues nomas recibimos el Bienpesca, tuve que guardar un poco de este apoyo para comer de pérdida frijolitos, no hay trabajo”, compartió.

También mencionó que el Gobierno brindó las aportaciones de Bienpesca a trabajadores de otros sectores, situación que representa un problema, ya que algunos pescadores se quedaron sin este estímulo que tenían contemplado.

“Se colaron ricos, comerciantes, albañiles, veladores, gente que tiene su sueldo seguro cada semana, y gente que se dedica al turismo se coló y desgraciadamente nosotros los pescadores cada día que pasa estamos viendo el mar para ver cómo está para salir a trabajar y traer un poco de alimento a la casa”, puntualizó.

Listos para los clientes

Entre 15 a 20 mil pesos gastaron en almejas y ostiones para vender en esta Semana Santa los dueños de Conchas Terry, en Bahía de Kino Viejo, pero por la contingencia sanitaria tuvieron que cerrar en esa fecha.

Hasta hace unos días José y Elvia volvieron abrir su negocio en el muelle de Kino Viejo, establecimiento que permaneció cerrado desde el 15 de febrero a causa de la contingencia, pero la necesidad de un sustento económico los reincorporó a la actividad laboral que han ejercido desde hace 20 años.

Aplicando las medidas de prevención para garantizar su salud y la de sus clientes, la pareja espera recuperar la inversión perdida para seguir con su negocio durante la nueva normalidad.

“Nos ha ido muy mal por la falta de turismo, este es el segundo fin de semana que nos ponemos y fue a fuerzas porque ya no hay para comer, no hay mucha ayuda del Gobierno ni despensa”, expresó Elvia.

Como se conoce, para el cumplimiento de las medidas sanitarias impuestas por las autoridades de Salud, los comercios en la entidad tuvieron que cerrar, recomendación obligatoria que ha sido un gran problema para muchas familias que laboraban en el sector comercial o empresarial.

Dicho lo anterior, la pareja recibía antes de la pandemia por Covid-19, más de 100 personas al día, arriba del 80% de lo que reciben actualmente, aunque la mejor temporada para los locatarios es verano, además de Semana Santa.

“No nos han dado luz verde para abrir, pero ¿qué vamos a hacer?, no tenemos para comer, hemos tenido que consumir nuestros mismos productos, almejas y pescado, todo lo que teníamos porque en Semana Santa siempre invertíamos mucho, y se quedó todo porque nos pararon las actividades”, recordó.

A su vez, mencionó que las autoridades de la capital les advirtieron que si no cerraban temporalmente el “changarro”, podría ser definitivo, sin embargo, se mantienen con esperanzas de que pronto su puesto de mariscos volverá a normalizarse.

“Ahorita no esperamos nada, con tal de un cliente que llegue nos conformamos para comer al día, para de perdida comer algo. Todos aquí en Kino nos vimos afectados, tenemos familia, hijos”, precisó.

Cabe mencionar que, la mitad de los habitantes en Bahía de Kino Viejo, como Nuevo, no quieren la reactivación de actividades, puesto que los contagios continúan en aumento, sin embargo, José considera que son trabajadores que cuentan con un sueldo seguro, no como los pescadores, restauranteros, o comerciantes.

Cerrar los negocios y prohibir la movilidad de las personas en las zonas turísticas fue una acción que desde mediados de marzo el Gobierno de Sonora implementó con el fin de evitar la propagación del virus Covid-19, pero a su vez representó importantes retos para la población de Bahía de Kino.

ACCEDE A NUESTRA EDICIÓN DIGITAL EN UN SOLO LUGAR Y DESDE CUALQUIER DISPOSITIVO ¡SUSCRÍBETE AQUÍ!

A tres meses de esta medida, José Luis Labios Durán, de 54 años, se ha mantenido, así como a su familia con la pesca, labor que disfruta llevar a cabo cada día desde hace 17 años.

Lamentablemente desde que inició la pandemia en Sonora, no ha podido obtener un trabajo fijo, por lo que se ha visto afectado, sobre todo porque este año no recibió los 7 mil 200 pesos del programa federal Bienpesca.

“Cuando vinieron los del Gobierno que andan con lo de las microempresas, anduvieron casa por casa. Ahora que se dio el dinero a los pescadores, ni yo, ni muchos vecinos de donde vivo nos dieron los 7 mil 200 pesos. El dinero se lo dieron a albañiles, paleteros”, contó.

Debido a esta acción que se sumó a las pocas ventas, tomó la decisión de comercializar los productos que él mismo captura en el mar a un menor precio, pero garantizando un sustento económico.

“He estado saliendo a pescar, pero han estado pagando muy barato todo el producto por cuestiones que no había comprador, que no se podía sacar el producto. Tengo cuatro hijos en casa y tengo que luchar por ellos, por eso necesito seguir trabajando”, expresó.

Se adaptan

Además de esto, para obtener recursos adicionales, José Luis se especializa en la buceo para la recolección de almeja y pulpo, lo cual ha resultado positivo ya que cuenta con más variedad de mercancía.

“Ojalá que se aliviane la gente. Yo no trabajo la jaiba, casi todo el año trabajo el buceo con la almeja y el pulpo, a cómo va pidiendo la gente. Nomás que ahora estuvo un poco duro porque ahora ya ve que no sirvió la Cuaresma, no sirvió para eso la almeja, incluso mis hijos también bucean y de perdida me ayudan con la comida”, señaló.

Para alcanzar más ingresos, también está yendo en la panga a la Isla del Tiburón para buscar pulpo en la zona, para lo cual se organiza de manera que pueda quedarse allá unos dos días trabajando en la región de los Seris, a fin de que valga la pena el viaje porque el combustible es bastante caro.

Estas medidas son algunas a las que se han adaptado varias personas dedicadas a esta actividad económica y que les ha funcionado para seguir adelante durante la contingencia, aunque aún no se reactive el turismo completamente.

Por el momento, José Luis externó que seguirá trabajando, pero reiteró que es importante que cuando las autoridades brinden algún tipo de apoyo, sean conscientes de ello y sea de manera equitativa o especializada para un sólo sector y que realmente lo cumplan.

La jaiba al rescate

Tras meses de incertidumbre, el inicio de la veda de jaiba es una esperanza para pescadores y habitantes de Bahía de Kino, como es el caso de Gerardo Aguado Hernández, de 62 años.

Desde marzo no ha podido comercializar los productos que obtiene de la pesca diaria y los cuales solía exportar a Jalisco, Ciudad de México o Monterrey, esto a causa de la crisis generalizada por el Covid.

“Gracias a Dios ya se abrió la veda de la jaiba, este lunes 22 comenzamos, pues es la temporada y esperamos buena respuesta, pero para aclarar, no vivimos del turismo, sino de la pesca, por eso hemos batallado y todos los pescadores necesitamos apoyo, pero que los apoyos vengan verdaderamente a nosotros”, resaltó.

Como parte de los apoyos al gremio pesquero, Gerardo Aguado hace dos semanas recibió 7 mil 200 pesos proveniente de Bienpesca, con lo que pagó la colegiatura de su hija que estudia la universidad en Guaymas, Sonora.

“Pude pagarle a mi hija sus colegiaturas, pero no sé cómo le hemos hecho por todo esto de la contingencia, no hemos podido trabajar, incluso nosotros mismos hemos tenido que comer de nuestros propios productos de la pesca y de apoyo pues nomas recibimos el Bienpesca, tuve que guardar un poco de este apoyo para comer de pérdida frijolitos, no hay trabajo”, compartió.

También mencionó que el Gobierno brindó las aportaciones de Bienpesca a trabajadores de otros sectores, situación que representa un problema, ya que algunos pescadores se quedaron sin este estímulo que tenían contemplado.

“Se colaron ricos, comerciantes, albañiles, veladores, gente que tiene su sueldo seguro cada semana, y gente que se dedica al turismo se coló y desgraciadamente nosotros los pescadores cada día que pasa estamos viendo el mar para ver cómo está para salir a trabajar y traer un poco de alimento a la casa”, puntualizó.

Listos para los clientes

Entre 15 a 20 mil pesos gastaron en almejas y ostiones para vender en esta Semana Santa los dueños de Conchas Terry, en Bahía de Kino Viejo, pero por la contingencia sanitaria tuvieron que cerrar en esa fecha.

Hasta hace unos días José y Elvia volvieron abrir su negocio en el muelle de Kino Viejo, establecimiento que permaneció cerrado desde el 15 de febrero a causa de la contingencia, pero la necesidad de un sustento económico los reincorporó a la actividad laboral que han ejercido desde hace 20 años.

Aplicando las medidas de prevención para garantizar su salud y la de sus clientes, la pareja espera recuperar la inversión perdida para seguir con su negocio durante la nueva normalidad.

“Nos ha ido muy mal por la falta de turismo, este es el segundo fin de semana que nos ponemos y fue a fuerzas porque ya no hay para comer, no hay mucha ayuda del Gobierno ni despensa”, expresó Elvia.

Como se conoce, para el cumplimiento de las medidas sanitarias impuestas por las autoridades de Salud, los comercios en la entidad tuvieron que cerrar, recomendación obligatoria que ha sido un gran problema para muchas familias que laboraban en el sector comercial o empresarial.

Dicho lo anterior, la pareja recibía antes de la pandemia por Covid-19, más de 100 personas al día, arriba del 80% de lo que reciben actualmente, aunque la mejor temporada para los locatarios es verano, además de Semana Santa.

“No nos han dado luz verde para abrir, pero ¿qué vamos a hacer?, no tenemos para comer, hemos tenido que consumir nuestros mismos productos, almejas y pescado, todo lo que teníamos porque en Semana Santa siempre invertíamos mucho, y se quedó todo porque nos pararon las actividades”, recordó.

A su vez, mencionó que las autoridades de la capital les advirtieron que si no cerraban temporalmente el “changarro”, podría ser definitivo, sin embargo, se mantienen con esperanzas de que pronto su puesto de mariscos volverá a normalizarse.

“Ahorita no esperamos nada, con tal de un cliente que llegue nos conformamos para comer al día, para de perdida comer algo. Todos aquí en Kino nos vimos afectados, tenemos familia, hijos”, precisó.

Cabe mencionar que, la mitad de los habitantes en Bahía de Kino Viejo, como Nuevo, no quieren la reactivación de actividades, puesto que los contagios continúan en aumento, sin embargo, José considera que son trabajadores que cuentan con un sueldo seguro, no como los pescadores, restauranteros, o comerciantes.

Local

Padres de familia exigen medicamentos para sus hijos con cáncer

Denunciaron que desde hace meses no hay medicamento en el Isssteson, por lo que buscan una solución; la institución ya respondió

Local

Cierre de frontera tiene el respaldo de Marcelo Ebrard: Pavlovich

La gobernadora Claudia Pavlovich dijo en conferencia de prensa que buscan el cierre de la frontera de Sonora con Estados Unidos para evitar mayor contagio de Covid-19

Local

Sonora: el regreso a la Nueva Normalidad

En El Sol de Hermosillo te mantendremos informado sobre los detalles de la reactivación económica en Sonora y el regreso a una Nueva Normalidad, después de Covid-19

Local

Virus puede arrancarte la vida en 10 días: van casi 9 mil casos

Los casos continúan en incremento en la capital sonorense y las muertes han aumentado en el municipio de Cajeme

Política

Olga Sánchez Cordero toma protesta a Rabindranath Salazar

Salazar es el nuevo titular de la Subsecretaría de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos de la Segob

Política

La Mañanera vista por Reyes Razo | "T-MEC, aliento a los de abajo"

El López Obrador echó la vista a su pasado y recordó cuando "el pueblo me otorgó el honroso cargo de Presidente de México"

OMG!

Fox News despide a su periodista estrella Ed Henry por acoso sexual

Fox News Media señaló que "prohíbe estrictamente todas las formas de acoso, mala conducta y discriminación sexual"

Sociedad

Tras contacto con Herrera, cuatro personas resultaron con Covid-19: Ssa

"A todos ellos se les tomaron muestras y se realizaron las pruebas correspondientes", dijo el director general de Epidemiología

Policiaca

Sedena asegura 90 kilos de metanfetamina en Querobabi

La materia fue incautada el 30 de junio, por el personal de la Cuarta Zona Militar y la Policía Estatal,