/ jueves 2 de noviembre de 2017

[Galería] Música, fiesta y recuerdos para honrar a sus difuntos

El aroma a fritura y polen invadíaal frontispicio del cementerio que acumulaba visitantes a un ritmodrástico, quienes miraban las flores en perpetua indecisión, puesno podían predecir el color de pétalo más apropiado.

Dentro del Panteón Yáñez, losinvitados se saludaban mientras se dirigían con precisión allugar donde residía su ser querido; algunos de ellos apenaslimpiaban el sepulcro en el cual habría de reunirse el resto de lafamilia.

Contrario a lo que su nombre podríaimplicar, el Día de Muertos es una fiesta que simultáneamentecelebra la vida y ofrece un punto de contacto entre los niños, losjóvenes y los viejos que difícilmente puede replicarse en otromomento del año.

Mientras los trabajadores dediversas dependencias del Municipio ofrecían pan de muerto a losvisitantes, un carro con múltiples asientos transportaba a losadultos mayores que apenas y podían moverse, abriéndose pasoentre las personas que caminaban en el senderoprincipal.

Entre las remodelaciones que sufrióel panteón para tal visita masiva, de acuerdo con el coordinadorde Servicios Públicos del Ayuntamiento, Luis Fernando PérezPumarino, fueron cinco postes de luz en las entradas.

El funcionario mencionó que, en elperiodo de mes y medio, la dependencia a su cargo completó elproceso de preparación para esta fiesta, misma que esperacongregar en los cementerios de la ciudad alrededor de 160 milpersonas.

Desde las 5:00 horas, el camposantohabía quedado a disposición de las personas que quisieran pasarun momento con sus muertos y permanecería abierto hasta elamanecer, sin embargo las puertas laterales cerrarían a las 22:00horas.   

Los niños se encontrabandisfrutando su día libre merodeando los callejones del camposanto,sin embargo están conscientes de que las tradiciones sonimportantes y genuinamente disfrutan visitar a sus familiares queya no se encuentran en este plano terrenal.

Abraham, de 8 años, esconde surostro detrás del rostro de papel de un catrín que sólo se quitacuando lleva hasta su boca bocados de delicioso pan de muerto quese desmorona con el solo contacto de la lengua.

“Es un día muy importante paraMéxico porque es nuestra tradición y podemos recordar a nuestrosdifuntos; lo que más me gusta son los festivales y esas cosas”,explicó en su lógica infantil.   

Don Gregorio Sanabria acudió alllamado de sus seres queridos acompañado por sus hijos y nietos,quienes se parapetaron en la esquina de una manzana, dondereposaban los restos mortales de sus padres, abuelos ytíos.

Para la familia Sanabria se tratabade una fiesta, un momento único de interacción entre todas lasaristas de la estirpe, quienes compartían anécdotas en voz alta,con la comodidad y tranquilidad que sólo un panteón puedebrindar. 

Era de lo más ordinario ver tumbasdecoradas con adornos florales o coronas que variaban ampliamenteen colores y brillo, dándoles uniformidad, no obstante se podíaadivinar que una sepultura pertenecía a un niño por los juguetes,corcholatas o botellas de colores exhibidos en ella. 

La creencia de que los niños quehan abandonado el mundo interceden con fuerzas divinas es unacertidumbre difundida entre la multitud católica que acude a loscementerios, es por ello que algunas personas aprovechaban elrecorrido para echar un vistazo a la tumba del niñoCarlitos.

El sepulcro del niño de 11 años,quien muriera de un traumatismo en 1940, rebosaba con juguetesnuevos. Las personas que no ofrecían una oración frente a labóveda donde se encontraban los restos del menor, se persignabanen silencio mientras continuaban su camino.

El eterno recinto de SeverinaÁlvarez de Jacob, también conocida como “la tumba nazi”,también era objeto de admiración de los presentes, quienesseñalaban las esvásticas en los azulejos que adornaban aquelpilar blanco que se erguía en la mitad poniente delpanteón.

La señora Pilar Islas acudió asaludar a su padre, sobrinas y tíos, pero sobre todo a su madre, aquien recuerda como un ser humano excelente y una figura digna deadmiración, por ello se da cita desde hace casi 50 años en elcamposanto.    

La fiel creyente reiteró en sutestimonio el compromiso que tiene con las personas que pasaron porsu vida y emprendieron marcha al infinito de preservar y difundirsus memorias, para mantener la chispa de su existencia intacta.Especialmente la de su progenitora. 

“Uno muere cuando se olvida, yella no ha muerto”, expresó con solemnidad.

El aroma a fritura y polen invadíaal frontispicio del cementerio que acumulaba visitantes a un ritmodrástico, quienes miraban las flores en perpetua indecisión, puesno podían predecir el color de pétalo más apropiado.

Dentro del Panteón Yáñez, losinvitados se saludaban mientras se dirigían con precisión allugar donde residía su ser querido; algunos de ellos apenaslimpiaban el sepulcro en el cual habría de reunirse el resto de lafamilia.

Contrario a lo que su nombre podríaimplicar, el Día de Muertos es una fiesta que simultáneamentecelebra la vida y ofrece un punto de contacto entre los niños, losjóvenes y los viejos que difícilmente puede replicarse en otromomento del año.

Mientras los trabajadores dediversas dependencias del Municipio ofrecían pan de muerto a losvisitantes, un carro con múltiples asientos transportaba a losadultos mayores que apenas y podían moverse, abriéndose pasoentre las personas que caminaban en el senderoprincipal.

Entre las remodelaciones que sufrióel panteón para tal visita masiva, de acuerdo con el coordinadorde Servicios Públicos del Ayuntamiento, Luis Fernando PérezPumarino, fueron cinco postes de luz en las entradas.

El funcionario mencionó que, en elperiodo de mes y medio, la dependencia a su cargo completó elproceso de preparación para esta fiesta, misma que esperacongregar en los cementerios de la ciudad alrededor de 160 milpersonas.

Desde las 5:00 horas, el camposantohabía quedado a disposición de las personas que quisieran pasarun momento con sus muertos y permanecería abierto hasta elamanecer, sin embargo las puertas laterales cerrarían a las 22:00horas.   

Los niños se encontrabandisfrutando su día libre merodeando los callejones del camposanto,sin embargo están conscientes de que las tradiciones sonimportantes y genuinamente disfrutan visitar a sus familiares queya no se encuentran en este plano terrenal.

Abraham, de 8 años, esconde surostro detrás del rostro de papel de un catrín que sólo se quitacuando lleva hasta su boca bocados de delicioso pan de muerto quese desmorona con el solo contacto de la lengua.

“Es un día muy importante paraMéxico porque es nuestra tradición y podemos recordar a nuestrosdifuntos; lo que más me gusta son los festivales y esas cosas”,explicó en su lógica infantil.   

Don Gregorio Sanabria acudió alllamado de sus seres queridos acompañado por sus hijos y nietos,quienes se parapetaron en la esquina de una manzana, dondereposaban los restos mortales de sus padres, abuelos ytíos.

Para la familia Sanabria se tratabade una fiesta, un momento único de interacción entre todas lasaristas de la estirpe, quienes compartían anécdotas en voz alta,con la comodidad y tranquilidad que sólo un panteón puedebrindar. 

Era de lo más ordinario ver tumbasdecoradas con adornos florales o coronas que variaban ampliamenteen colores y brillo, dándoles uniformidad, no obstante se podíaadivinar que una sepultura pertenecía a un niño por los juguetes,corcholatas o botellas de colores exhibidos en ella. 

La creencia de que los niños quehan abandonado el mundo interceden con fuerzas divinas es unacertidumbre difundida entre la multitud católica que acude a loscementerios, es por ello que algunas personas aprovechaban elrecorrido para echar un vistazo a la tumba del niñoCarlitos.

El sepulcro del niño de 11 años,quien muriera de un traumatismo en 1940, rebosaba con juguetesnuevos. Las personas que no ofrecían una oración frente a labóveda donde se encontraban los restos del menor, se persignabanen silencio mientras continuaban su camino.

El eterno recinto de SeverinaÁlvarez de Jacob, también conocida como “la tumba nazi”,también era objeto de admiración de los presentes, quienesseñalaban las esvásticas en los azulejos que adornaban aquelpilar blanco que se erguía en la mitad poniente delpanteón.

La señora Pilar Islas acudió asaludar a su padre, sobrinas y tíos, pero sobre todo a su madre, aquien recuerda como un ser humano excelente y una figura digna deadmiración, por ello se da cita desde hace casi 50 años en elcamposanto.    

La fiel creyente reiteró en sutestimonio el compromiso que tiene con las personas que pasaron porsu vida y emprendieron marcha al infinito de preservar y difundirsus memorias, para mantener la chispa de su existencia intacta.Especialmente la de su progenitora. 

“Uno muere cuando se olvida, yella no ha muerto”, expresó con solemnidad.

Local

Analizan dictamen de riesgo en casas afectadas en la colonia Sahuaro

Hasta el momento el dictamen de riesgo ha determinado que la vivienda que está encima del arroyo pluvial que en su momento fue embovedado

Local

Pescadores encuentran tiburón en las costas de Sonora; alertan a pobladores

Pescadores de el Paredoncito, ubicado en el municipio de Benito Juárez, realizaron un llamado a la población para que mantenga cuidado en las playas de la localidad

Policiaca

Asesinan a balazos a un hombre en estacionamiento comercial de Guaymas

El hecho se registró cerca de las 13:30 horas, en la colonia Loma Linda ubicada en el sector Norte de Guaymas, en el estacionamiento de un comercio

Sociedad

México roza los 7 millones de contagios Covid

La Secretaría de Salud informo en su reporte que en un día el país sumó 11 mil 892 casos

Mundo

Salman Rushdie está conectado a un ventilador y perdería un ojo, informa su agente

El agente de Rushdie, Andrew Wylie dijo para el diario The New York Times, que su condición es grave

Local

Busca SEC y Crit integrar a niños y adolescentes a las escuelas

El objetivo es que los menores puedan vivir la experiencia de cursar clases en aula y compartir historias con compañeros a través de Mi Crit en tu escuela

Sociedad

Alan González: ¿Quién era el locutor asesinado en Ciudad Juárez?

En Chihuahua, grupos armados provocaron una serie de eventos violentos que provocaron la muerte de Allan González

Cultura

La obra de Salman Rushdie es una puerta de entrada al mundo: Luis Jorge Boone

El escritor coahuilense Luis Jorge Boone habló acerca del autor que este viernes fue acuchillado antes de dar una conferencia en Nueva York

Local

‘Te llevo a la quimio’: trasladan gratis a niños a recibir quimioterapias en Cajeme

De marzo a la fecha, Amar y Servir ha brindado 150 transportes de niños a sus consultas oncológicas para un aproximado de 30 niños que lo requieren