/ miércoles 11 de octubre de 2023

Sólo existen en la memoria colectiva: antiguas maternidades de Hermosillo

Los sitios donde muchos vimos la primera luz de nuestra vida puede generar curiosidad o nostalgia, ¿estarás en las listas de nacimiento de estos tres?

En Hermosillo, a partir de los años 60 -aproximadamente- albergaron, al menos, tres lugares especiales que hoy son historia. Se trata del Materno infantil, Maternidad Teresita y el Sanatorio María Auxiliadora.

Quizás seas de las personas que nacieron ahí o que tu vida personal o familiar tuvo un vínculo con estos lugares que permanecen vivos en la nostalgia de los hermosillenses.

Para ponerte en contexto, hemos de decir que las maternidades ofrecían la experiencia de alumbramiento a las mujeres con atención exclusiva para ellas y sus familias. No daban otro tipo de servicios, como en un hospital.

Lee también: Tortillas Yany y el pizzero bailarín, comerciales que están en la memoria de Hermosillo

El Materno Infantil ofrece servicios de salud

En la calle Gándara y Nogales, hoy José S. Healy, de la colonia Olivares, en el año 1964 inició operaciones el Materno Infantil, una institución de la Secretaría de Salud, en tiempos del presidente de la República Adolfo López Mateos.

Fachada del Materno Infantil en Hermosillo / Foto: Cortesía | Martín Uva


El terreno donde se construyó fue cedido por el Ayuntamiento de Hermosillo en 1962, teniendo como destinataria la Secretaría de Salubridad y Asistencia Pública para la construcción de este centro de atención para las mujeres parturientas.

Miles de niños nacieron ahí, principalmente de clase media, media baja y baja, quienes solicitaban este servicio.

Hace unas décadas que el Materno Infantil dejó de funcionar y sus instalaciones se convirtieron en el Centro Avanzado de Atención Primaria a la Salud, Caaps; donde se ofrecen diversos servicios por parte de la Secretaría de Salud del Estado de Sonora.

Las maternidades y en general la atención gestacional y postparto se concentran actualmente en el Hospital Integral de la Mujer del Estado de Sonora, Himes, en el norte de la ciudad, contiguo al Hospital Infantil del Estado de Sonora, HIES, donde se concentraron los servicios de salud de la mujer e infantil, por parte de la Secretaría de Salud.

El Materno Infantil inició sus operaciones con cien camas en el primer año del gobernador de Sonora Luis Encinas Johnson.

Maternidad Teresita, donde el tiempo se detuvo

Entre los años 60 y 80, Maternidad Teresita, en la colonia Pitic, ofrecía sus servicios a las mujeres que terminarían su proceso de gestación con más privacidad y atención más exclusiva.

Este sitio que existió físicamente hasta hace menos de una década estaba en la esquina de las calles Alfonso Iberry y Rafael Campoy; operó hasta los años 80.

La propiedad terreno del lugar, recordó el arquitecto Aguilar, se definió en una partida de dominó / Foto: Cortesía | Priscila Cárdenas

Los servicios de Maternidad Teresita eran más exclusivos y estaban dirigidos por el doctor capitalino Juan José Vázquez.

Un reportaje realizado por la periodista Priscila Cárdenas, en 2016, contiene el testimonio del arquitecto Gustavo Aguilar, constructor del Hermosillo moderno (a partir del gobernador Abelardo L. Rodríguez), quien señaló que los médicos locales le hicieron guerra al fundador de la maternidad de la colonia Pitic.

Esta guerra consistió en no querer atender a las pacientes en Maternidad Teresita, por lo que el sostenimiento del lugar resultó incosteable.

Los servicios de Maternidad Teresita eran más exclusivos y estaban dirigidos por el doctor capitalino Juan José Vázquez / Foto: Cortesía | Priscila Cárdenas

La propiedad terreno del lugar, recordó el arquitecto Aguilar, se definió en una partida de dominó; Rodríguez Luján fue el Santaclós del doctor Vázquez Romo.

La Maternidad Teresita tenía siete habitaciones con su respectivo baño, la sala de partos y una cocina; quedó en el abandono y se mantuvo casi intacta por alrededor de cuarenta años.

Las imágenes compartidas poco antes de que fuera demolido el lugar, mostraban cómo eran las habitaciones, los objetos (quizás) personales de las mujeres que eran atendidas, los expedientes, material médico y de curación, los biberones de vidrio (muchos de ellos aún en cajas), los contenedores donde los esterilizaban, y hasta las luces de colores con las que avisaban a los familiares que el bebé había nacido. La de color azul aún encendía.

Podría decirse que el celo profesional o la competencia obligaron a este exclusivo lugar a cerrar; el paso del tiempo tal vez habría jugado en contra de la maternidad, o tal vez podría haberse adaptado o retomado prácticas de alumbramiento con doulas o parteras.

Este sitio que existió físicamente hasta hace menos de una década estaba en la esquina de las calles Alfonso Iberry y Rafael Campoy / Foto: Cortesía | Priscila Cárdenas

La maternidad de la 5 de Mayo… Con gritos y llanto

El sanatorio María Auxiliadora también fue el lugar de aterrizaje para las cigüeñas de los años 70. Aún existe pero sólo funciona como dispensario médico.

Se encuentra en la calle Everardo Monroy entre Felícitas Zermeño y Rayón en la colonia 5 de Mayo.

También fue un lugar de atención para mujeres embarazadas que operó por varias décadas y después quedó como dispensario médico para vecinos del sector y personas de economía limitada que buscaban sanación o aplicación de medicamentos en este lugar.

El sanatorio (o maternidad) dejó de funcionar hace más de 30 años. No obstante, las leyendas urbanas de este sitio indican que también ha sido escenario de retiros religiosos y espirituales que ahuyentaron a los usuarios por las experiencias no gratas que tuvieron.

Quienes participaron y otros grupos que han hecho incursiones en el sitio refieren que escuchan ruidos o registran movimientos sin motivo.

El Sanatorio María Auxiliadora era uno de los lugares donde las mujeres acudían a tener a sus bebés / Foto: Adal Navarro | El Sol de Hermosillo

¿Quieres recibir noticias directo en tu celular? Suscríbete aquí a nuestro canal de WhatsApp

Desde gritos, llantos de bebé y el sonido del agua saliendo de las llaves, además de movimientos y desplazamientos inusuales han espantado a quienes llegaron con la intención de pasar ahí unos días.

En el caso de los hospitales, principalmente, y de algunas construcciones viejas, siempre rondan historias tenebrosas que alejan a unos y acercan a los curiosos.

Algunas personas buscan a La Planchada, a alguna monjita, el lugar de donde proviene el infaltable llanto de los niños, y todo lo que dé indicio de que en el sitio donde se vio la primera luz, todavía haya alguna energía que pueda seguir iluminando o asustando.

¡Regístrate y accede a la edición digital de nuestro semanario

En Hermosillo, a partir de los años 60 -aproximadamente- albergaron, al menos, tres lugares especiales que hoy son historia. Se trata del Materno infantil, Maternidad Teresita y el Sanatorio María Auxiliadora.

Quizás seas de las personas que nacieron ahí o que tu vida personal o familiar tuvo un vínculo con estos lugares que permanecen vivos en la nostalgia de los hermosillenses.

Para ponerte en contexto, hemos de decir que las maternidades ofrecían la experiencia de alumbramiento a las mujeres con atención exclusiva para ellas y sus familias. No daban otro tipo de servicios, como en un hospital.

Lee también: Tortillas Yany y el pizzero bailarín, comerciales que están en la memoria de Hermosillo

El Materno Infantil ofrece servicios de salud

En la calle Gándara y Nogales, hoy José S. Healy, de la colonia Olivares, en el año 1964 inició operaciones el Materno Infantil, una institución de la Secretaría de Salud, en tiempos del presidente de la República Adolfo López Mateos.

Fachada del Materno Infantil en Hermosillo / Foto: Cortesía | Martín Uva


El terreno donde se construyó fue cedido por el Ayuntamiento de Hermosillo en 1962, teniendo como destinataria la Secretaría de Salubridad y Asistencia Pública para la construcción de este centro de atención para las mujeres parturientas.

Miles de niños nacieron ahí, principalmente de clase media, media baja y baja, quienes solicitaban este servicio.

Hace unas décadas que el Materno Infantil dejó de funcionar y sus instalaciones se convirtieron en el Centro Avanzado de Atención Primaria a la Salud, Caaps; donde se ofrecen diversos servicios por parte de la Secretaría de Salud del Estado de Sonora.

Las maternidades y en general la atención gestacional y postparto se concentran actualmente en el Hospital Integral de la Mujer del Estado de Sonora, Himes, en el norte de la ciudad, contiguo al Hospital Infantil del Estado de Sonora, HIES, donde se concentraron los servicios de salud de la mujer e infantil, por parte de la Secretaría de Salud.

El Materno Infantil inició sus operaciones con cien camas en el primer año del gobernador de Sonora Luis Encinas Johnson.

Maternidad Teresita, donde el tiempo se detuvo

Entre los años 60 y 80, Maternidad Teresita, en la colonia Pitic, ofrecía sus servicios a las mujeres que terminarían su proceso de gestación con más privacidad y atención más exclusiva.

Este sitio que existió físicamente hasta hace menos de una década estaba en la esquina de las calles Alfonso Iberry y Rafael Campoy; operó hasta los años 80.

La propiedad terreno del lugar, recordó el arquitecto Aguilar, se definió en una partida de dominó / Foto: Cortesía | Priscila Cárdenas

Los servicios de Maternidad Teresita eran más exclusivos y estaban dirigidos por el doctor capitalino Juan José Vázquez.

Un reportaje realizado por la periodista Priscila Cárdenas, en 2016, contiene el testimonio del arquitecto Gustavo Aguilar, constructor del Hermosillo moderno (a partir del gobernador Abelardo L. Rodríguez), quien señaló que los médicos locales le hicieron guerra al fundador de la maternidad de la colonia Pitic.

Esta guerra consistió en no querer atender a las pacientes en Maternidad Teresita, por lo que el sostenimiento del lugar resultó incosteable.

Los servicios de Maternidad Teresita eran más exclusivos y estaban dirigidos por el doctor capitalino Juan José Vázquez / Foto: Cortesía | Priscila Cárdenas

La propiedad terreno del lugar, recordó el arquitecto Aguilar, se definió en una partida de dominó; Rodríguez Luján fue el Santaclós del doctor Vázquez Romo.

La Maternidad Teresita tenía siete habitaciones con su respectivo baño, la sala de partos y una cocina; quedó en el abandono y se mantuvo casi intacta por alrededor de cuarenta años.

Las imágenes compartidas poco antes de que fuera demolido el lugar, mostraban cómo eran las habitaciones, los objetos (quizás) personales de las mujeres que eran atendidas, los expedientes, material médico y de curación, los biberones de vidrio (muchos de ellos aún en cajas), los contenedores donde los esterilizaban, y hasta las luces de colores con las que avisaban a los familiares que el bebé había nacido. La de color azul aún encendía.

Podría decirse que el celo profesional o la competencia obligaron a este exclusivo lugar a cerrar; el paso del tiempo tal vez habría jugado en contra de la maternidad, o tal vez podría haberse adaptado o retomado prácticas de alumbramiento con doulas o parteras.

Este sitio que existió físicamente hasta hace menos de una década estaba en la esquina de las calles Alfonso Iberry y Rafael Campoy / Foto: Cortesía | Priscila Cárdenas

La maternidad de la 5 de Mayo… Con gritos y llanto

El sanatorio María Auxiliadora también fue el lugar de aterrizaje para las cigüeñas de los años 70. Aún existe pero sólo funciona como dispensario médico.

Se encuentra en la calle Everardo Monroy entre Felícitas Zermeño y Rayón en la colonia 5 de Mayo.

También fue un lugar de atención para mujeres embarazadas que operó por varias décadas y después quedó como dispensario médico para vecinos del sector y personas de economía limitada que buscaban sanación o aplicación de medicamentos en este lugar.

El sanatorio (o maternidad) dejó de funcionar hace más de 30 años. No obstante, las leyendas urbanas de este sitio indican que también ha sido escenario de retiros religiosos y espirituales que ahuyentaron a los usuarios por las experiencias no gratas que tuvieron.

Quienes participaron y otros grupos que han hecho incursiones en el sitio refieren que escuchan ruidos o registran movimientos sin motivo.

El Sanatorio María Auxiliadora era uno de los lugares donde las mujeres acudían a tener a sus bebés / Foto: Adal Navarro | El Sol de Hermosillo

¿Quieres recibir noticias directo en tu celular? Suscríbete aquí a nuestro canal de WhatsApp

Desde gritos, llantos de bebé y el sonido del agua saliendo de las llaves, además de movimientos y desplazamientos inusuales han espantado a quienes llegaron con la intención de pasar ahí unos días.

En el caso de los hospitales, principalmente, y de algunas construcciones viejas, siempre rondan historias tenebrosas que alejan a unos y acercan a los curiosos.

Algunas personas buscan a La Planchada, a alguna monjita, el lugar de donde proviene el infaltable llanto de los niños, y todo lo que dé indicio de que en el sitio donde se vio la primera luz, todavía haya alguna energía que pueda seguir iluminando o asustando.

¡Regístrate y accede a la edición digital de nuestro semanario

Local

Buscadoras por la Paz hallan cuerpos en Hermosillo y Nogales

Cecilia Delgado, líder del colectivo, dio a conocer que en estos previos ya habían encontrado cuerpos anteriormente

Local

Anuncian toque de queda para menores de edad en Rayón

En un comunicado emitido por el Gobierno municipal en sus redes sociales, anunciaron que se implementará un toque de queda para menores de edad

Municipios

Muere menor al ser succionada por un tubo de alberca

En las inmediaciones del Molino de Camou, se reportó el fallecimiento de una menor que nadaba en un predio conocido por ofrecer un espacio recreativo con albercas

Local

Club Shriners ha apoyado a cinco niños con quemaduras

El presidente del club en Hermosillo detalló que el costo por cada caso es de 30 mil dólares, sin que las familias del paciente paguen un sólo peso

Local

Peligra siembra de invierno por sequía y falta de agua en presas

Luis Antonio Cruz Carrillo, presidente del Distrito de Riego del Río Yaqui declaró que el panorama actual es preocupante

Elecciones 2024

IEE Sonora realiza simulacro de cómputo previo a votación del 2 de junio

El consejero Benjamín Hernández Ávalos, presidente de la Comisión de Organización y Logística Electoral organizó el simulacro de cómputo