/ jueves 3 de enero de 2019

Comodato, práctica común en el arte: Jesusa Huitrón

La promotora Jesusa Huitrón explica cómo se construye el acervo cultural

El comodato es una práctica común en el mundo del arte tanto en México como en otros países del mundo, explica Jesusa Huitrón quien ha donado obra a recintos culturales de nuestro país, como El Palacio de Bellas Artes y el Museo de la Estampa, entre otros.

La responsable del Taller Jesusa, que reúne obra gráfica de grandes creadores nacionales como Rufino Tamayo, Manuel Felguerez, Teodoro González, además de Francisco Toledo y promueve el arte mexicano en galerías internacionales, como experta, avaló dicho término que es un préstamo de uso, en el que una de las partes entrega a otra gratuitamente algún bien no fungible (cosa o propiedad que se consume con el uso), lo cual utilizan instancias como el Instituto Nacional de Bellas Artes con el acervo que posee de acuerdo a la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos.

Cabe mencionar, que los artistas mexicanos cuya obra ha sido declarada monumento artístico son: José María Velasco, Diego Rivera, José Clemente Orozco, Gerardo Murillo Dr. Atl, David Alfaro Siqueiros, Frida Kahlo, Saturnino Herrán, Remedios Varo y María Izquierdo.

"El comodato es dar la obra a alguna institución pública. Lo hacen tanto los artistas y como los coleccionistas. Es algo común en todo el planeta. Sucede que las instituciones cuentan con poco dinero para comprar las piezas y con los años se han hecho de un acervo importante con las donaciones artísticas", explica Huitrón.

Es así como los cuadros de famosos pintores mexicanos se pueden ver en las distintas oficinas de gobierno o en Los Pinos, debido al préstamo que hace el INBA mediante esta figura jurídica que obliga que el préstamo sea por cierto tiempo y se la devuelva a su término, como sucede en cada cambio de gobierno. Como tallerista y también como persona física, Huitrón ha realizado donaciones de su catálogo "y todo se hace con un proceso jurídico bien estructurado donde los abogados se encargan de la legalidad del proceso, por eso ha crecido el acervo institucional".

El comodato es una práctica común en el mundo del arte tanto en México como en otros países del mundo, explica Jesusa Huitrón quien ha donado obra a recintos culturales de nuestro país, como El Palacio de Bellas Artes y el Museo de la Estampa, entre otros.

La responsable del Taller Jesusa, que reúne obra gráfica de grandes creadores nacionales como Rufino Tamayo, Manuel Felguerez, Teodoro González, además de Francisco Toledo y promueve el arte mexicano en galerías internacionales, como experta, avaló dicho término que es un préstamo de uso, en el que una de las partes entrega a otra gratuitamente algún bien no fungible (cosa o propiedad que se consume con el uso), lo cual utilizan instancias como el Instituto Nacional de Bellas Artes con el acervo que posee de acuerdo a la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos.

Cabe mencionar, que los artistas mexicanos cuya obra ha sido declarada monumento artístico son: José María Velasco, Diego Rivera, José Clemente Orozco, Gerardo Murillo Dr. Atl, David Alfaro Siqueiros, Frida Kahlo, Saturnino Herrán, Remedios Varo y María Izquierdo.

"El comodato es dar la obra a alguna institución pública. Lo hacen tanto los artistas y como los coleccionistas. Es algo común en todo el planeta. Sucede que las instituciones cuentan con poco dinero para comprar las piezas y con los años se han hecho de un acervo importante con las donaciones artísticas", explica Huitrón.

Es así como los cuadros de famosos pintores mexicanos se pueden ver en las distintas oficinas de gobierno o en Los Pinos, debido al préstamo que hace el INBA mediante esta figura jurídica que obliga que el préstamo sea por cierto tiempo y se la devuelva a su término, como sucede en cada cambio de gobierno. Como tallerista y también como persona física, Huitrón ha realizado donaciones de su catálogo "y todo se hace con un proceso jurídico bien estructurado donde los abogados se encargan de la legalidad del proceso, por eso ha crecido el acervo institucional".