/ sábado 22 de abril de 2023

Paréntesis | Aumenta premio del Concurso del Libro Sonorense

A partir de la edición 204, el estímulo económico pasará de 60 mil a 250 mil pesos para cada ganador de los seis géneros literarios

El pasado 15 de marzo se realizó la premiación del Concurso del Libro Sonorense (CLS) 2022, y quizá es buen consuelo pensar que valió la espera desde aquel lejano 4 de noviembre del año anterior, fecha en que se anunciaron a las y los ganadores(as), porque el doctor Alfonso Durazo, gobernador del Estado, realizó varias manifestaciones necesarias para darle el justo valor a la producción literaria en la entidad.

El anuncio que más sobresalió fue sin duda la consideración de aumentar, en la edición del año 2024, la bolsa del premio para cada ganador(a) de 60 mil pesos a 250 cincuenta mil, algo que sin duda sería inédito para un concurso estatal y que lo pondría a la par de los poquísimos certámenes nacionales que ofrecen esta cifra, ni siquiera el prestigioso premio de poesía Jaime Sabines llegaría a hacerle sombra.

Y es que, como bien lo remarcó el Gobernador, el proceso creativo es un trabajo que implica 1% de inspiración y 99% de transpiración. La escritura de un libro es un proceso complejo que implica mucho tiempo.

Lee también: Suzette Celaya, una escritora que se ha ganado representar la literatura sonorense

Creo que el Estado podría afrontar sin ningún problema la asignación anual de un millón y medio de pesos en total por los seis géneros e, incluso, se podría cerrar en 2 millones sumando 500 mil pesos por el de las ediciones.

En este sentido, el siguiente paso lógico sería realizar ajustes a la actual convocatoria, ya que entre otras propuestas el Gobernador puso sobre la mesa la probabilidad de que se concedan tres lugares por género, solo que habría que sopesar si se darán premios en efectivo o tan solo un accésit para publicación, como se acostumbra en los poquísimos certámenes que lo contemplan.

Sea dicho, que este tipo de premiación no es común en el grueso de los concursos literarios en el país, pero bien se podrían, en lugar de esto, sacar nuevas convocatorias para escritores jóvenes e incluso solo para escritoras mujeres, ya que si el premio monetario es tan jugoso, ello propiciará que las y los escritores consolidados participemos y se concentren entre los que somos habituales (se podría incluso ampliar los años de veto, por género, de dos a cuatro años para dar oportunidad a nuevas voces).

De la misma manera, hay que reconocer que la actual administración ya dio un paso firme al modificar el tiempo durante el cual el Instituto Sonorense de Cultura (ISC) ostentará los derechos de autor de las obras del CLS, pasando de un tiempo indefinido a tan solo un año o cuando se agote la edición en sus bodegas o librerías oficiales, lo que ocurra primero, garantizando con ello que las y los autores puedan buscar una reedición en otros lares y de la manera más expedita posible, algo que también se ha trabajado en el área de Literatura del ISC en los contratos de coedición, sobre todo en lo referente a la distribución de ediciones digitales.

También es indudable que habría que tomar medidas que demuestren que este Gobierno no la regateará ni le reducirá el presupuesto a la cultura y asegurarse de que así sea si en el futuro otro grupo político, con intenciones contrarias, asume el poder. Si la Ley de Fomento de la Cultura y Protección del Patrimonio Cultural del Estado contempla ya en su artículo 72 la fomentación de las coediciones (fracción V) y el de organizar concursos anuales (fracción VI), habría que reformarla e incluir un capítulo exclusivo para el CLS, tomando como base sus añejos antecedentes y sus exitosos resultados, que son de orden nacional e internacional.

La bolsa del premio aumentó y podría motivar a más creadores o derivar en categorías especiales /Foto: Cortesía | Gobierno del Estado

Es por ello que también la convocatoria debería incluir las fechas exactas o límites para realizar las premiaciones, para los pagos de los estímulos económicos, para que las ediciones queden listas y que se especifique que siempre deberán ser en coedición, en concordancia con lo dictado por la citada ley de cultura (en otros estados esto ya se incluye, como los que organiza el estado de Chiapas) y evitar que se declaren desiertos siempre y cuando el número de participantes alcance una cifra idónea, para evitar la penosa situación que se dio de forma inédita en la edición del año 2019, cuando tan solo dos jurados llegaron a esa sospechosa conclusión en el género de poesía.

Finalmente, debería rebautizarse el concurso bajo el nombre de Abigael Bohórquez, ya que el estado no posee ningún certamen que lleve el mote de nuestro más grande poeta. Algo así como “Concurso del Libro Sonorense Abigael Bohórquez”.

¿Quieres recibir noticias directo en tu celular? Suscríbete aquí a nuestro canal de WhatsApp

Quizá en otro momento me anime a ampliar cada uno de estos puntos. Solo queda esperar que, dentro de algunos años, cuando se haga el balance de rigor, se hable de un antes y un después del CLS, obviamente para bien.

*Hugo Medina es licenciado en Literaturas Hispánicas por la Universidad de Sonora y maestro en Letras Españolas por la UNAM. Ha obtenido, en diversas ocasiones, el premio del Concurso del Libro Sonorense en poesía, cuento, ensayo y novela.

¿Ya nos sigues en Instagram? Encontrarás fotografías, videos y más

El pasado 15 de marzo se realizó la premiación del Concurso del Libro Sonorense (CLS) 2022, y quizá es buen consuelo pensar que valió la espera desde aquel lejano 4 de noviembre del año anterior, fecha en que se anunciaron a las y los ganadores(as), porque el doctor Alfonso Durazo, gobernador del Estado, realizó varias manifestaciones necesarias para darle el justo valor a la producción literaria en la entidad.

El anuncio que más sobresalió fue sin duda la consideración de aumentar, en la edición del año 2024, la bolsa del premio para cada ganador(a) de 60 mil pesos a 250 cincuenta mil, algo que sin duda sería inédito para un concurso estatal y que lo pondría a la par de los poquísimos certámenes nacionales que ofrecen esta cifra, ni siquiera el prestigioso premio de poesía Jaime Sabines llegaría a hacerle sombra.

Y es que, como bien lo remarcó el Gobernador, el proceso creativo es un trabajo que implica 1% de inspiración y 99% de transpiración. La escritura de un libro es un proceso complejo que implica mucho tiempo.

Lee también: Suzette Celaya, una escritora que se ha ganado representar la literatura sonorense

Creo que el Estado podría afrontar sin ningún problema la asignación anual de un millón y medio de pesos en total por los seis géneros e, incluso, se podría cerrar en 2 millones sumando 500 mil pesos por el de las ediciones.

En este sentido, el siguiente paso lógico sería realizar ajustes a la actual convocatoria, ya que entre otras propuestas el Gobernador puso sobre la mesa la probabilidad de que se concedan tres lugares por género, solo que habría que sopesar si se darán premios en efectivo o tan solo un accésit para publicación, como se acostumbra en los poquísimos certámenes que lo contemplan.

Sea dicho, que este tipo de premiación no es común en el grueso de los concursos literarios en el país, pero bien se podrían, en lugar de esto, sacar nuevas convocatorias para escritores jóvenes e incluso solo para escritoras mujeres, ya que si el premio monetario es tan jugoso, ello propiciará que las y los escritores consolidados participemos y se concentren entre los que somos habituales (se podría incluso ampliar los años de veto, por género, de dos a cuatro años para dar oportunidad a nuevas voces).

De la misma manera, hay que reconocer que la actual administración ya dio un paso firme al modificar el tiempo durante el cual el Instituto Sonorense de Cultura (ISC) ostentará los derechos de autor de las obras del CLS, pasando de un tiempo indefinido a tan solo un año o cuando se agote la edición en sus bodegas o librerías oficiales, lo que ocurra primero, garantizando con ello que las y los autores puedan buscar una reedición en otros lares y de la manera más expedita posible, algo que también se ha trabajado en el área de Literatura del ISC en los contratos de coedición, sobre todo en lo referente a la distribución de ediciones digitales.

También es indudable que habría que tomar medidas que demuestren que este Gobierno no la regateará ni le reducirá el presupuesto a la cultura y asegurarse de que así sea si en el futuro otro grupo político, con intenciones contrarias, asume el poder. Si la Ley de Fomento de la Cultura y Protección del Patrimonio Cultural del Estado contempla ya en su artículo 72 la fomentación de las coediciones (fracción V) y el de organizar concursos anuales (fracción VI), habría que reformarla e incluir un capítulo exclusivo para el CLS, tomando como base sus añejos antecedentes y sus exitosos resultados, que son de orden nacional e internacional.

La bolsa del premio aumentó y podría motivar a más creadores o derivar en categorías especiales /Foto: Cortesía | Gobierno del Estado

Es por ello que también la convocatoria debería incluir las fechas exactas o límites para realizar las premiaciones, para los pagos de los estímulos económicos, para que las ediciones queden listas y que se especifique que siempre deberán ser en coedición, en concordancia con lo dictado por la citada ley de cultura (en otros estados esto ya se incluye, como los que organiza el estado de Chiapas) y evitar que se declaren desiertos siempre y cuando el número de participantes alcance una cifra idónea, para evitar la penosa situación que se dio de forma inédita en la edición del año 2019, cuando tan solo dos jurados llegaron a esa sospechosa conclusión en el género de poesía.

Finalmente, debería rebautizarse el concurso bajo el nombre de Abigael Bohórquez, ya que el estado no posee ningún certamen que lleve el mote de nuestro más grande poeta. Algo así como “Concurso del Libro Sonorense Abigael Bohórquez”.

¿Quieres recibir noticias directo en tu celular? Suscríbete aquí a nuestro canal de WhatsApp

Quizá en otro momento me anime a ampliar cada uno de estos puntos. Solo queda esperar que, dentro de algunos años, cuando se haga el balance de rigor, se hable de un antes y un después del CLS, obviamente para bien.

*Hugo Medina es licenciado en Literaturas Hispánicas por la Universidad de Sonora y maestro en Letras Españolas por la UNAM. Ha obtenido, en diversas ocasiones, el premio del Concurso del Libro Sonorense en poesía, cuento, ensayo y novela.

¿Ya nos sigues en Instagram? Encontrarás fotografías, videos y más

Doble Vía

'El Cuate' de la Olivares, un papá luchón que saca adelante a su familia

El cuate se dedica a la venta de tamales de carne, con lo cual sacó adelante los estudios de sus dos hijos, José Luis y Bryan Eduardo, quienes ahora son profesionistas

Local

Hermosillo destaca a nivel nacional en generación de empleos formales

De acuerdo a datos del IMSS, son un total de 11 mil 509 nuevos empleos registrados, por lo que la ciudad se coloca en el segundo lugar, únicamente detrás de Monterrey

Policiaca

Policías salvan a pareja de abuelitos de un incendio provocado por su hijo

Las víctimas, ambas de 76 años, acusaron a su hijo de dañar la línea de gas y prenderle fuego, cuando se encontraba en el patio del inmueble

Local

Reportes Protección Animal son por omisión de cuidados en su mayoría

A pesar de altas temperaturas muchas personas siguen dejando a sus perros bajo el sol y sin hidratación

Policiaca

Se hacía pasar por médico veterinario en Hermosillo; fue vinculado a proceso

Negligencia médica y la muerte de una gatita fue lo que originó la demanda que derivó en su detención

Local

Denuncian falta de respeto del Gobierno del estado en la remodelación de la Sauceda

Autoridades del estado, no aceptaron ni respetaron acuerdos, para no afectar ciertas áreas que ellos durante tiempo atrás estuvieron reforestando