/ jueves 17 de agosto de 2023

Paréntesis | 'En el mero calorón', la obra que retrató a Hermosillo en el verano del 92

El director y dramaturgo Sergio Galindo nos platica sobre un emblemático programa cultural inspirado en el calor, en el no muy lejano siglo pasado

Como esto no pretende ser una crónica, prescindo ya de datos verificables y me atengo a la memoria que como todos sabemos se manda sola y suele recordar como le da la gana. De cualquier manera, más que el hecho, lo que importa es lo que en su momento significó.

Todo empezó, no podía ser de otra manera, durante un típico verano hermosillense, cuando el estival demonio del mediodía aparece, se instala y hace de las suyas.

Mi memoria que suele dárselas de muy cinematográfica me recuerda, quizá montada en un dron, viéndome a mi vez viendo por la ventana de la entonces dirección general de la Casa de la Cultura. Luego, en un corte al interior, Roberto Casaña entra a la oficina sin que desde mi abstracción lo advierta. Qué miras, Qué ves tú. El emblema de la Ciudad. ¿Y si lo asaltamos?

Lee también: Paréntesis | Periplo, el viaje que se hace eterno con el calor sonorense

El calor de Hermosillo, aunque lo suframos, es algo de lo que también estamos orgullosos / Foto: Cortesía | Archivo de Marreyna Arias

Fue la chispa que se tradujo en el programa que ese mismo verano echamos a andar y al que bautizamos en congruencia con las condiciones en las que se desarrollaría y era la intención: En el mero calorón. La idea incluía un homenaje al Sol con la ejecución de una danza que al atardecer, desde la cima del cerro, lo despediría. Los espectadores serían testigos del ritual ante las siluetas de los bailarines vistos a contraluz, despidiendo al Astro Rey. Luego de La danza del Sol ejecutaba con toda puntualidad a la puesta de este por el grupo Espiral, se iluminaba el foro para dar paso a una comedia que nos recordaba a los Clásicos y llevaba justamente el nombre de En el mero calorón, con la adaptación y dirección del Maestro Marcos González quien estaba al frente de la Compañía de Teatro de Casa de la Cultura que para entonces ya habíamos creado.

El escenario era el mismos mirador del Cerro de la Campana / Foto: Cortesía | Archivo de Marreyna Arias

Enterado de la idea nacida aquel mediodía, el Maestro Roberto Méndez se sumó a ella no sólo con el profesionalismo que lo caracteriza sino con su reconocida y propositiva creatividad. Bajo su coordinación y supervisión, el profesional y entusiasta equipo de técnicos a su cargo se dieron a la tarea de fabricar en el mirador del cerro, un foro, la escenografía de la obra y cien bancos que justo es decir se ocupaban todos y el mismo público acomodaba frente al foro para sentarse a disfrutar del espectáculo con una refrescante bebida, regalada, en mano. Para subir al mirador había que llegar primero a Casa de la Cultura donde se adquiría el boleto que permitía tomar allí mismo una combi que al final regresaba al punto de partida.

La obra se montó en el verano de 1992 / Foto: Cortesía | Archivo de Marreyna Arias

En el mero calorón, tuvo su complemento en un espacio reflexivo al que llamamos En el porche de la casa, que no fue otra cosa más que los ahora llamados conversatorios, en el que había un invitado con el que se conversaba sobre la relación entre el calor y el ejercicio de su profesión u oficio. Así se dieron diálogos que quedaron grabados y versaron sobre la relación entre el calor y la arquitectura, la moda, la literatura, la poesía, las artes y con distinguidos invitados entre los que recuerdo a Don Abelardo Casanova, a Carlos Moncada, a Ignacio Cabrera, a Jorge Luis Ibarra, al Paco Luna y a otros.

¿Quieres recibir noticias directo en tu celular? Suscríbete aquí a nuestro canal de WhatsApp

El calor siempre es tema de conversación entre los hermosillenses / Foto: Cortesía | Archivo de Marreyna Arias

Había que hacer algo en medio de aquél calorón. Y fue así como más que enfrentarlo o resignarnos a sufrirlo, nos aliamos con aquel verano del 92 del Siglo pasado. Eran otros tiempos. Y otros calores.

Sergio Galindo Sánchez (Hermosillo, Sonora, 1951) es actor, director de escena y dramaturgo. Fundador y director creativo de la Compañía Teatral del Norte. En 2012 ganó el Premio Nacional de Literatura "Carlos Monsiváis" y en 2016 obtuvo la Medalla Xavier Villaurrutia por su trayectoria y contribución al teatro nacional. Cursó la licenciatura de Filosofía en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Inició su carrera en el teatro tomando cursos, talleres y diplomados de dramaturgia y dirección escénica de 1970 a 1980. A partir de 1972 se inicia en el teatro trabajando en los foros bajo la tutela de maestros como Julio Castillo y José Ramón Enríquez. Fue director general de Casa de la Cultura de Sonora. Funda en Hermosillo El Mentidero, espacio escénico en las faldas del gran Cerro de la Campana.

¡Regístrate y accede a la edición digital de nuestro semanario!

Como esto no pretende ser una crónica, prescindo ya de datos verificables y me atengo a la memoria que como todos sabemos se manda sola y suele recordar como le da la gana. De cualquier manera, más que el hecho, lo que importa es lo que en su momento significó.

Todo empezó, no podía ser de otra manera, durante un típico verano hermosillense, cuando el estival demonio del mediodía aparece, se instala y hace de las suyas.

Mi memoria que suele dárselas de muy cinematográfica me recuerda, quizá montada en un dron, viéndome a mi vez viendo por la ventana de la entonces dirección general de la Casa de la Cultura. Luego, en un corte al interior, Roberto Casaña entra a la oficina sin que desde mi abstracción lo advierta. Qué miras, Qué ves tú. El emblema de la Ciudad. ¿Y si lo asaltamos?

Lee también: Paréntesis | Periplo, el viaje que se hace eterno con el calor sonorense

El calor de Hermosillo, aunque lo suframos, es algo de lo que también estamos orgullosos / Foto: Cortesía | Archivo de Marreyna Arias

Fue la chispa que se tradujo en el programa que ese mismo verano echamos a andar y al que bautizamos en congruencia con las condiciones en las que se desarrollaría y era la intención: En el mero calorón. La idea incluía un homenaje al Sol con la ejecución de una danza que al atardecer, desde la cima del cerro, lo despediría. Los espectadores serían testigos del ritual ante las siluetas de los bailarines vistos a contraluz, despidiendo al Astro Rey. Luego de La danza del Sol ejecutaba con toda puntualidad a la puesta de este por el grupo Espiral, se iluminaba el foro para dar paso a una comedia que nos recordaba a los Clásicos y llevaba justamente el nombre de En el mero calorón, con la adaptación y dirección del Maestro Marcos González quien estaba al frente de la Compañía de Teatro de Casa de la Cultura que para entonces ya habíamos creado.

El escenario era el mismos mirador del Cerro de la Campana / Foto: Cortesía | Archivo de Marreyna Arias

Enterado de la idea nacida aquel mediodía, el Maestro Roberto Méndez se sumó a ella no sólo con el profesionalismo que lo caracteriza sino con su reconocida y propositiva creatividad. Bajo su coordinación y supervisión, el profesional y entusiasta equipo de técnicos a su cargo se dieron a la tarea de fabricar en el mirador del cerro, un foro, la escenografía de la obra y cien bancos que justo es decir se ocupaban todos y el mismo público acomodaba frente al foro para sentarse a disfrutar del espectáculo con una refrescante bebida, regalada, en mano. Para subir al mirador había que llegar primero a Casa de la Cultura donde se adquiría el boleto que permitía tomar allí mismo una combi que al final regresaba al punto de partida.

La obra se montó en el verano de 1992 / Foto: Cortesía | Archivo de Marreyna Arias

En el mero calorón, tuvo su complemento en un espacio reflexivo al que llamamos En el porche de la casa, que no fue otra cosa más que los ahora llamados conversatorios, en el que había un invitado con el que se conversaba sobre la relación entre el calor y el ejercicio de su profesión u oficio. Así se dieron diálogos que quedaron grabados y versaron sobre la relación entre el calor y la arquitectura, la moda, la literatura, la poesía, las artes y con distinguidos invitados entre los que recuerdo a Don Abelardo Casanova, a Carlos Moncada, a Ignacio Cabrera, a Jorge Luis Ibarra, al Paco Luna y a otros.

¿Quieres recibir noticias directo en tu celular? Suscríbete aquí a nuestro canal de WhatsApp

El calor siempre es tema de conversación entre los hermosillenses / Foto: Cortesía | Archivo de Marreyna Arias

Había que hacer algo en medio de aquél calorón. Y fue así como más que enfrentarlo o resignarnos a sufrirlo, nos aliamos con aquel verano del 92 del Siglo pasado. Eran otros tiempos. Y otros calores.

Sergio Galindo Sánchez (Hermosillo, Sonora, 1951) es actor, director de escena y dramaturgo. Fundador y director creativo de la Compañía Teatral del Norte. En 2012 ganó el Premio Nacional de Literatura "Carlos Monsiváis" y en 2016 obtuvo la Medalla Xavier Villaurrutia por su trayectoria y contribución al teatro nacional. Cursó la licenciatura de Filosofía en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Inició su carrera en el teatro tomando cursos, talleres y diplomados de dramaturgia y dirección escénica de 1970 a 1980. A partir de 1972 se inicia en el teatro trabajando en los foros bajo la tutela de maestros como Julio Castillo y José Ramón Enríquez. Fue director general de Casa de la Cultura de Sonora. Funda en Hermosillo El Mentidero, espacio escénico en las faldas del gran Cerro de la Campana.

¡Regístrate y accede a la edición digital de nuestro semanario!

Local

Alumnos de Cobach Nuevo Hermosillo reportados por acoso llevarán clases no presenciales

Aarón Grageda informó que alumnos presuntamente responsables de participar en el caso de acoso llevarán clases no presenciales

Local

UUH espera que decreto presidencial sea de beneficio para usuarios de la tarifa 1-F 

De esa forma ya no va ser necesario que cada año se tenga que firmar un convenio entre el estado y la federación, para la aplicación en verano de la tarifa 1-F

Local

Comedor “Golondrinas” tiene ocho años dando alimento a 120 niños

Hoy ya son 120 criaturas a las que de lunes a sábado siguen apoyando en el comedor “Golondrinas”, todo ello gracias al corazón de la comunidad hermosillense

Policiaca

Condenan a Manuel N. a 63 años de cárcel por violación, con apoyo de perro de terapia

Un hombre acusado de violación recibió una sentencia de 63 años de prisión, en un proceso legal donde una Golden Retriever dio acompañamiento a las víctimas

Local

CFE suspenderá servicio en el sur y área rural de Hermosillo

Debido a la suspensión del servicio, también se verá afectada la distribución de agua potable en el norte de la ciudad 

Local

Ciudad Obregón es la segunda ciudad más violenta del mundo

Esta localidad sonorense se encuentra en el ranking mundial 2023 de 50 con esta problemática