/ lunes 31 de octubre de 2022

Asústame | El sueño profundo

El cansancio, la sensibilidad o entes del más allá, pueden acercarse y visitarnos, bromear, molestar o llevarnos a tener una experiencia paranormal… ¿Te ha pasado?

Sólo recuerdo que no me podía mover… Tenía el cuerpo completamente paralizado, aunque no se sentía, como si mi cerebro fuera incapaz de enviar las indicaciones a mi cuerpo. No… Era una pesadez y un entumecimiento, como si mis brazos y piernas estuvieran atadas por un lazo invisible y espectral. Sentí miedo…

Era una hora donde reinaba el silencio, como siempre sucede en estos casos, cuando una energía o ente, fuera de ti, aprovecha las sombras de la noche para perturbar tus sueños, para mantenerte fijo mientras sus manos gélidas se posan sobre tu pecho o tus hombros. Te deja inmóvil…

Con cada segundo que pasaba mi ansiedad iba creciendo; me perturbaba pensar que sería incapaz de liberarme de aquel verdugo. Estaba en mi cama, era mi habitación, mi lugar seguro… Tenía que ser capaz de vencerlo, tenía que ser capaz de despertar.

Lee también: Asústame | Un sonido de aviso de despedida

Recuerdo haber agotado hasta el último músculo tratando de soltarme. Sabía que estaba dormido y que debía despertar porque el miedo hundía sus garras en mi mente cada vez más y más. Pero todo esfuerzo seguía siendo inútil. Todo intento por hablar o por gritar incluso, quedaba ahogado en ese espacio atemporal.

No sé cómo lo logré… No sé a qué fuerza invoqué, pero de pronto estaba despierto, o al menos me sentía consciente de que había salido del trance, pero no recuperé el movimiento. Mi cuerpo seguía sujeto a aquella fuerza que me sobrepasaba. Entonces noté que seguía soñando, había despertado de un sueño dentro de otro sueño.

Un juego retorcido de ser, que me había llevado hasta el sueño profundo para aprisionarme. Todo seguía en el silencio absoluto, pero la oscuridad ya no se sentía tan densa. Comencé de nuevo a luchar por despertarme, por salir de esa zona que me infligía miedo, ansiedad y terror. Una parálisis de sueño tan potente que me estaba ahogando.

¿Quieres recibir noticias directo en tu celular? Suscríbete aquí a nuestro canal de WhatsApp

Cuando por fin desperté, sentí el cuerpo pesado y mis músculos contraídos, desgastados por aquel forcejeo que quizá duró apenas unos minutos, pero que para mi mente pareció una eternidad y se sintió como si aquella oscuridad buscara devorar mi existencia.

¡Regístrate y accede a la edición digital de nuestro semanario!

Sólo recuerdo que no me podía mover… Tenía el cuerpo completamente paralizado, aunque no se sentía, como si mi cerebro fuera incapaz de enviar las indicaciones a mi cuerpo. No… Era una pesadez y un entumecimiento, como si mis brazos y piernas estuvieran atadas por un lazo invisible y espectral. Sentí miedo…

Era una hora donde reinaba el silencio, como siempre sucede en estos casos, cuando una energía o ente, fuera de ti, aprovecha las sombras de la noche para perturbar tus sueños, para mantenerte fijo mientras sus manos gélidas se posan sobre tu pecho o tus hombros. Te deja inmóvil…

Con cada segundo que pasaba mi ansiedad iba creciendo; me perturbaba pensar que sería incapaz de liberarme de aquel verdugo. Estaba en mi cama, era mi habitación, mi lugar seguro… Tenía que ser capaz de vencerlo, tenía que ser capaz de despertar.

Lee también: Asústame | Un sonido de aviso de despedida

Recuerdo haber agotado hasta el último músculo tratando de soltarme. Sabía que estaba dormido y que debía despertar porque el miedo hundía sus garras en mi mente cada vez más y más. Pero todo esfuerzo seguía siendo inútil. Todo intento por hablar o por gritar incluso, quedaba ahogado en ese espacio atemporal.

No sé cómo lo logré… No sé a qué fuerza invoqué, pero de pronto estaba despierto, o al menos me sentía consciente de que había salido del trance, pero no recuperé el movimiento. Mi cuerpo seguía sujeto a aquella fuerza que me sobrepasaba. Entonces noté que seguía soñando, había despertado de un sueño dentro de otro sueño.

Un juego retorcido de ser, que me había llevado hasta el sueño profundo para aprisionarme. Todo seguía en el silencio absoluto, pero la oscuridad ya no se sentía tan densa. Comencé de nuevo a luchar por despertarme, por salir de esa zona que me infligía miedo, ansiedad y terror. Una parálisis de sueño tan potente que me estaba ahogando.

¿Quieres recibir noticias directo en tu celular? Suscríbete aquí a nuestro canal de WhatsApp

Cuando por fin desperté, sentí el cuerpo pesado y mis músculos contraídos, desgastados por aquel forcejeo que quizá duró apenas unos minutos, pero que para mi mente pareció una eternidad y se sintió como si aquella oscuridad buscara devorar mi existencia.

¡Regístrate y accede a la edición digital de nuestro semanario!

Policiaca

¿Sabes cómo funciona el Mando Único?, esto es lo que explica un especialista

Los gastos que se originen por dichas cuestiones operativas corren exclusivamente a cargo de las corporaciones involucradas en el Plan de Servicios Anticrimen

Local

Servicio de agua se verá afectado en 90 colonias al norte de Hermosillo

Será hasta el domingo 28 de julio, cuando el servicio de agua al norte de Hermosillo se encuentre completamente estabilizado

Local

Prepara Sedesson instalación de tomas de agua en la Tres Reinas

Dichas obras representan más de dos kilómetros de líneas de conducción de agua potable, las cuales se prevé que queden listas y en funcionamiento para finales de 2024

Local

Sonorenses que participan en los Juegos Olímpicos de París 2024

Los Juegos Olímpicos de París 2024 se desarrollarán del 26 de julio al 11 de agosto y podrán ser vistos en múltiples plataformas

Policiaca

Asesina a un hombre al oriente de Hermosillo y se da la fuga

Las corporaciones de Seguridad Pública y del Ejército Mexicano, desplegaron un operativo para localizar al presunto responsable

Policiaca

Dos hombres fueron custodiados tras llegar con heridas de bala a Comandancia Centro

Se les decomisó diversos artículos y quedaron en custodia policial por orden del Ministerio Público