/ jueves 28 de diciembre de 2023

La historia de “El Brindis del Bohemio”, una tradición de décadas en Año Nuevo

El poema escrito en 1915 y difundido en 1942 es tradicional en la celebración previa al Año Nuevo, conócelo

“En torno de una mesa de cantina / una noche de invierno / regocijadamente departían / seis alegres bohemios”. Así inicia el tradicional Brindis del Bohemio, declamado popularmente cada Año Nuevo.

Guillermo Aguirre y Fierro escribió este poema en el año de 1915, aunque se publicó en 1942 en su libro Sonrisas y lágrimas. Tenía 28 años de edad.

El poeta y periodista nació en San Luis Potosí en 1887 y murió en la Ciudad de México en 1949. Sus cantinas preferidas eran La Lira y El Peñasquito, sitios en los que probablemente este poema tan popular pudo haber ido tomando sus primeras notas.

Lee también: Buñuelos de viento: ¿cómo prepararlos para tu fiesta de Año Nuevo?

Desde su posición de periodista, el autor de El Brindis del Bohemio tuvo la oportunidad de transmitir lo que muchos querían expresar, es por ello que muchas personas ven reflejadas sus inquietudes y emociones.

¿De qué trata El Brindis del Bohemio?

En el poema El Brindis del Bohemio, se narra la convivencia de personas afines que brindan para despedir el año que, como sucede con muchos, dejó amarguras y sinsabores, y para recibir al Año Nuevo que promete esperanzas y alegrías.

Uno a uno, los bohemios brindaron por sus anhelos, sus sueños, sus recuerdos, por la fuente de su inspiración en forma de influencia, mujer o energía.

El que quedó al final; de quien se esperaba el último brindis, sorprendió a los presentes; y después a sus lectores y escuchas, al levantar su copa y brindar por una mujer, la que lo arrulló y durmió en la cuna y por la anciana bendecida que convierte la amargura en dulzura.

Lo anterior deja para pensar, que se echa mano de este poema debido a que el brindis por la madre, fuente de inspiración a todas luces, se hace en una noche vieja; aunque estas reconocidas letras no sean en la misma medida un recurso para reconocer y agasajar a la mujer durante el Día de las Madres.

Estudios sobre el Brindis del Bohemio

Sobre este poema, que es reconocido en América Latina, José Manuel Mateo, a través del Instituto de Investigaciones Filológicas, el Centro de Estudios Literarios y la Universidad Nacional Autónoma de México UNAM ha publicado que el brindis es una práctica sencilla.

Sin embargo, sólo se lleva a cabo en bodas, bautizos y en otras celebraciones de tono social, en los que se quiere expresar algo de manera solemne.

Agrega que es -principalmente- en las cantinas donde los contertulios se animan a darle a la arenga una rima, como lo hace el autor del poema.

José Manuel Mateo destaca también que Guillermo Aguirre y Fierro es un nombre que olvidan de mencionar quienes hacen uso del poema antes de iniciar el Año Nuevo, como uno de los rituales tradicionales de esta fecha.

A continuación te compartimos el poema

En torno de una mesa de cantina,
una noche de invierno,
regocijadamente departían
seis alegres bohemios.

Los ecos de sus risas escapaban
y de aquel barrio quieto
iban a interrumpir el imponente
y profundo silencio.

El humo de olorosos cigarrillos
en espirales se elevaba al cielo,
simbolizando al revolverse en nada
la vida de los sueños.

Pero en todos los labios había risas,
inspiración en todos los cerebros,
y repartidas en la mesa,
copas pletóricas de ron, whisky o ajenjo.

Era curioso ver aquel conjunto,
de aquel grupo bohemio,
del que brotaba la palabra chusca,
la que vierte veneno,
lo mismo que melosa y delicada,
la música de un verso.

A cada nueva libación, las penas
hallábanse más lejos del grupo
y nueva inspiración llegaba
a todos los cerebros
con el idilio roto que venía
en alas del recuerdo.

Olvidaba decir que aquella noche,
aquel grupo bohemio
celebraba entre risas, libaciones,
chascarrillos y versos,
la agonía de un año que amarguras
dejó en todos los pechos,
y la llegada, consecuencia lógica,
del feliz año nuevo...

Una voz varonil dijo de pronto:
¡Las 12, compañeros!
Digamos el “requiescat” por el año
que ha pasado a formar entre los muertos.

¡Brindemos por el año que comienza!
porque nos traiga ensueños;
porque no sea su equipaje un cúmulo
de amargos desconsuelos.

Brindo, -dijo otra voz-, por la esperanza
que a la vida nos lanza,
de vencer los rigores del destino,
por la esperanza, nuestra dulce amiga
que las penas mitiga
y convierte en vergel nuestro camino.

Brindo, porque ya hubiese a mi existencia
puesto fin con violencia
esgrimiendo en mi frente mi venganza,
si en mi cielo de tu limpio y divino
no alumbrara mi sino
una pálida estrella: "Mi Esperanza".

¡Bravo!, -dijeron todos-, inspirado
esta noche has estado
y hablaste breve, bueno y sustancioso.

El turno es de Raúl; alce su copa
y brinde por... Europa,
ya que su extranjerismo es delicioso...

Bebo y brindo, -clamó el interpelado-,
brindo por mi pasado,
que fue de luz, de amor y de alegría,
y en el que hubo mujeres seductoras
y frentes soñadoras
que se juntaron con la frente mía...

Brindo por el ayer que en la amargura
que hoy cubre de negrura
mi corazón, esparce sus consuelos,
trayendo hasta mi mente las dulzuras
de goces, de ternuras,
de dichas, de deliquios, de desvelos.

Yo brindo, -dijo Juan-, porque en mi mente
brote un torrente
de inspiración divina, seductora,
porque vibre en las cuerdas de mi lira
el verso que suspira,
que sonríe, que canta y que enamora.

Brindo porque mis versos cual saetas
lleguen hasta las grutas
formadas de metal y de granito,
del corazón de la mujer ingrata
que a desdenes me mata…
¡Pero que tiene un cuerpo muy bonito!

Porque a su corazón llegue mi canto,
porque enjuguen mi llanto
sus manos que me causan embelesos,
porque con creces mi pasión pague…
¡Vamos! porque me embriague
con el divino néctar de sus besos.

Siguió la tempestad de frases vanas,
de aquellas tan humanas
que hallan en todas partes acomodo,
y en cada frase de entusiasmo ardiente,
hubo ovación creciente,
y libaciones y reír y todo.

Se brindó por la Patria, por las flores,
por los castos amores
que hacen un valladar de una ventana,
y por esas pasiones voluptuosas
que el fango del placer llena de rosas
y hacen de la mujer la cortesana.

Solo faltaba un brindis, el de Arturo,
el del bohemio puro
de noble corazón y gran cabeza;
aquel que sin ambages
declaraba que solo ambicionaba
robarle inspiración a la tristeza.

Por todos estrechado alzó la copa
frente a la alegre tropa
desbordante de risa y de contento.

Los inundó en la luz de su mirada,
sacudió su melena alborotada
y dijo así, con inspirado acento:

Brindo por la mujer, más no por esa
en la que halláis consuelo en la tristeza
rescoldo del placer ¡Desventurados!;
no por esa que os brinda sus hechizos
cuando besáis sus rizos
artificiosamente perfumados.

Yo no brindo por ella, compañeros,
siento por esta vez no complaceros;
brindo por la Mujer, ¡pero por Una!
por la que me brindó sus embelesos
y me envolvió en sus besos:
por la mujer que me arrulló en la cuna.

Por la mujer que me enseñó de niño
lo que vale el cariño
exquisito, profundo y verdadero;
por la mujer que me arrulló en sus brazos
y que me dio en pedazos,
uno por uno, el corazón entero.

¡Por mi Madre! bohemios.
Por la anciana que piensa en el mañana,
como en algo muy dulce y muy deseado;
porque sueña tal vez, que mi destino
me señala el camino
por el que volveré pronto a su lado.

Por la anciana adorada y bendecida,
por la que con su sangre me dio vida
y ternura y cariño;
por la que fue la luz del alma mía
y lloró de alegría
sintiendo mi cabeza en su corpiño.

¡Por eso brindo yo!
dejad que llore, y en lágrimas desflore
esta pena letal que me asesina;
dejad que brinde por mi madre ausente,
por la que llora y siente
que mi ausencia es un fuego que calcina.

Por la anciana infeliz que gime y llora
y que del cielo implora,
que vuelva yo muy pronto a estar con ella;
por mi Madre, bohemios,
que es dulzura vertida en mi amargura
y en esta noche de mi vida, estrella...

Recibe noticias, reportajes e historias directo a tu celular: suscríbete a nuestro canal de WhatsApp

El bohemio calló.
Ningún acento profanó el sentimiento
nacido del dolor y la ternura,
y pareció que sobre aquel ambiente
flotaba inmensamente
un poema de amor y de amargura.

¡Regístrate y accede a la edición digital de nuestro semanario

“En torno de una mesa de cantina / una noche de invierno / regocijadamente departían / seis alegres bohemios”. Así inicia el tradicional Brindis del Bohemio, declamado popularmente cada Año Nuevo.

Guillermo Aguirre y Fierro escribió este poema en el año de 1915, aunque se publicó en 1942 en su libro Sonrisas y lágrimas. Tenía 28 años de edad.

El poeta y periodista nació en San Luis Potosí en 1887 y murió en la Ciudad de México en 1949. Sus cantinas preferidas eran La Lira y El Peñasquito, sitios en los que probablemente este poema tan popular pudo haber ido tomando sus primeras notas.

Lee también: Buñuelos de viento: ¿cómo prepararlos para tu fiesta de Año Nuevo?

Desde su posición de periodista, el autor de El Brindis del Bohemio tuvo la oportunidad de transmitir lo que muchos querían expresar, es por ello que muchas personas ven reflejadas sus inquietudes y emociones.

¿De qué trata El Brindis del Bohemio?

En el poema El Brindis del Bohemio, se narra la convivencia de personas afines que brindan para despedir el año que, como sucede con muchos, dejó amarguras y sinsabores, y para recibir al Año Nuevo que promete esperanzas y alegrías.

Uno a uno, los bohemios brindaron por sus anhelos, sus sueños, sus recuerdos, por la fuente de su inspiración en forma de influencia, mujer o energía.

El que quedó al final; de quien se esperaba el último brindis, sorprendió a los presentes; y después a sus lectores y escuchas, al levantar su copa y brindar por una mujer, la que lo arrulló y durmió en la cuna y por la anciana bendecida que convierte la amargura en dulzura.

Lo anterior deja para pensar, que se echa mano de este poema debido a que el brindis por la madre, fuente de inspiración a todas luces, se hace en una noche vieja; aunque estas reconocidas letras no sean en la misma medida un recurso para reconocer y agasajar a la mujer durante el Día de las Madres.

Estudios sobre el Brindis del Bohemio

Sobre este poema, que es reconocido en América Latina, José Manuel Mateo, a través del Instituto de Investigaciones Filológicas, el Centro de Estudios Literarios y la Universidad Nacional Autónoma de México UNAM ha publicado que el brindis es una práctica sencilla.

Sin embargo, sólo se lleva a cabo en bodas, bautizos y en otras celebraciones de tono social, en los que se quiere expresar algo de manera solemne.

Agrega que es -principalmente- en las cantinas donde los contertulios se animan a darle a la arenga una rima, como lo hace el autor del poema.

José Manuel Mateo destaca también que Guillermo Aguirre y Fierro es un nombre que olvidan de mencionar quienes hacen uso del poema antes de iniciar el Año Nuevo, como uno de los rituales tradicionales de esta fecha.

A continuación te compartimos el poema

En torno de una mesa de cantina,
una noche de invierno,
regocijadamente departían
seis alegres bohemios.

Los ecos de sus risas escapaban
y de aquel barrio quieto
iban a interrumpir el imponente
y profundo silencio.

El humo de olorosos cigarrillos
en espirales se elevaba al cielo,
simbolizando al revolverse en nada
la vida de los sueños.

Pero en todos los labios había risas,
inspiración en todos los cerebros,
y repartidas en la mesa,
copas pletóricas de ron, whisky o ajenjo.

Era curioso ver aquel conjunto,
de aquel grupo bohemio,
del que brotaba la palabra chusca,
la que vierte veneno,
lo mismo que melosa y delicada,
la música de un verso.

A cada nueva libación, las penas
hallábanse más lejos del grupo
y nueva inspiración llegaba
a todos los cerebros
con el idilio roto que venía
en alas del recuerdo.

Olvidaba decir que aquella noche,
aquel grupo bohemio
celebraba entre risas, libaciones,
chascarrillos y versos,
la agonía de un año que amarguras
dejó en todos los pechos,
y la llegada, consecuencia lógica,
del feliz año nuevo...

Una voz varonil dijo de pronto:
¡Las 12, compañeros!
Digamos el “requiescat” por el año
que ha pasado a formar entre los muertos.

¡Brindemos por el año que comienza!
porque nos traiga ensueños;
porque no sea su equipaje un cúmulo
de amargos desconsuelos.

Brindo, -dijo otra voz-, por la esperanza
que a la vida nos lanza,
de vencer los rigores del destino,
por la esperanza, nuestra dulce amiga
que las penas mitiga
y convierte en vergel nuestro camino.

Brindo, porque ya hubiese a mi existencia
puesto fin con violencia
esgrimiendo en mi frente mi venganza,
si en mi cielo de tu limpio y divino
no alumbrara mi sino
una pálida estrella: "Mi Esperanza".

¡Bravo!, -dijeron todos-, inspirado
esta noche has estado
y hablaste breve, bueno y sustancioso.

El turno es de Raúl; alce su copa
y brinde por... Europa,
ya que su extranjerismo es delicioso...

Bebo y brindo, -clamó el interpelado-,
brindo por mi pasado,
que fue de luz, de amor y de alegría,
y en el que hubo mujeres seductoras
y frentes soñadoras
que se juntaron con la frente mía...

Brindo por el ayer que en la amargura
que hoy cubre de negrura
mi corazón, esparce sus consuelos,
trayendo hasta mi mente las dulzuras
de goces, de ternuras,
de dichas, de deliquios, de desvelos.

Yo brindo, -dijo Juan-, porque en mi mente
brote un torrente
de inspiración divina, seductora,
porque vibre en las cuerdas de mi lira
el verso que suspira,
que sonríe, que canta y que enamora.

Brindo porque mis versos cual saetas
lleguen hasta las grutas
formadas de metal y de granito,
del corazón de la mujer ingrata
que a desdenes me mata…
¡Pero que tiene un cuerpo muy bonito!

Porque a su corazón llegue mi canto,
porque enjuguen mi llanto
sus manos que me causan embelesos,
porque con creces mi pasión pague…
¡Vamos! porque me embriague
con el divino néctar de sus besos.

Siguió la tempestad de frases vanas,
de aquellas tan humanas
que hallan en todas partes acomodo,
y en cada frase de entusiasmo ardiente,
hubo ovación creciente,
y libaciones y reír y todo.

Se brindó por la Patria, por las flores,
por los castos amores
que hacen un valladar de una ventana,
y por esas pasiones voluptuosas
que el fango del placer llena de rosas
y hacen de la mujer la cortesana.

Solo faltaba un brindis, el de Arturo,
el del bohemio puro
de noble corazón y gran cabeza;
aquel que sin ambages
declaraba que solo ambicionaba
robarle inspiración a la tristeza.

Por todos estrechado alzó la copa
frente a la alegre tropa
desbordante de risa y de contento.

Los inundó en la luz de su mirada,
sacudió su melena alborotada
y dijo así, con inspirado acento:

Brindo por la mujer, más no por esa
en la que halláis consuelo en la tristeza
rescoldo del placer ¡Desventurados!;
no por esa que os brinda sus hechizos
cuando besáis sus rizos
artificiosamente perfumados.

Yo no brindo por ella, compañeros,
siento por esta vez no complaceros;
brindo por la Mujer, ¡pero por Una!
por la que me brindó sus embelesos
y me envolvió en sus besos:
por la mujer que me arrulló en la cuna.

Por la mujer que me enseñó de niño
lo que vale el cariño
exquisito, profundo y verdadero;
por la mujer que me arrulló en sus brazos
y que me dio en pedazos,
uno por uno, el corazón entero.

¡Por mi Madre! bohemios.
Por la anciana que piensa en el mañana,
como en algo muy dulce y muy deseado;
porque sueña tal vez, que mi destino
me señala el camino
por el que volveré pronto a su lado.

Por la anciana adorada y bendecida,
por la que con su sangre me dio vida
y ternura y cariño;
por la que fue la luz del alma mía
y lloró de alegría
sintiendo mi cabeza en su corpiño.

¡Por eso brindo yo!
dejad que llore, y en lágrimas desflore
esta pena letal que me asesina;
dejad que brinde por mi madre ausente,
por la que llora y siente
que mi ausencia es un fuego que calcina.

Por la anciana infeliz que gime y llora
y que del cielo implora,
que vuelva yo muy pronto a estar con ella;
por mi Madre, bohemios,
que es dulzura vertida en mi amargura
y en esta noche de mi vida, estrella...

Recibe noticias, reportajes e historias directo a tu celular: suscríbete a nuestro canal de WhatsApp

El bohemio calló.
Ningún acento profanó el sentimiento
nacido del dolor y la ternura,
y pareció que sobre aquel ambiente
flotaba inmensamente
un poema de amor y de amargura.

¡Regístrate y accede a la edición digital de nuestro semanario

Elecciones 2024

INE aclara sobre resultados de votos anticipados en Ceresos

A través de Certeza INE, proyecto multidisciplinario que implementa ese órgano para aclarar desinformación que trascienda durante los procesos electorales

Local

¿Cuándo inician las vacaciones de verano para estudiantes de educación básica?

Un total de 24 mil 605 docentes, directivos y personal de apoyo y 563 mil alumnos de educación básica de Sonora que gozarán de su período vacacional

Local

Atención: Ampliarán cierre de calles por Fiestas del Pitic 2024

El vocero del Departamento de Tránsito de Hermosillo informó que, en el arranque de la primera noche de las Fiestas del Pitic se notó un gran número de asistentes

Gossip

Hombres G inaugura las Fiestas del Pitic con un concierto para la historia

La agrupación española regresó a la capital sonorense para festejar los 324 años de la fundación de la ciudad

Policiaca

Confirman cuatro sicarios muertos en balacera de Santa Ana

Diferentes corporaciones realizaron operativos y decomisaron tres vehículos, arsenal de armas de fuego, 20 cargadores útiles y un cargador de disco

Cultura

Las Fiestas del Pitic se llenan de color con artistas plásticos locales

La celebración por la fundación de la ciudad brinda numerosos espacios para que artistas independientes ofrezcan sus obras a un mayor público