/ viernes 1 de julio de 2022

Catalepsia: ¿muertos vivientes? Hay casos reales

Este padecimiento es responsable de personas siendo enterradas con vida, y todavía puede pasar, conoce la catalepsia

¿De dónde surgió la tradición de velar a los muertos? Aunque la respuesta obvia es de la necesidad de llorarles, rezar por ellos o darles un último adiós, una de las razones históricas esconde una historia real de terror y “muertos” vivientes: La catalepsia.

Al exhumar restos de personas enterradas en épocas anteriores a la medicina moderna, no es sorpresa encontrar algunos ataúdes rasguñados o destruidos… desde adentro.

Antes de que se pudiera confirmar la muerte por falta de actividad cerebral, desafortunados pacientes de esta enfermedad despertaron, con suerte, en su propio funeral, algunos no volvieron a ver la luz del sol desde su ataúd prematuro.

Lee también: Un susto te puede llevar a la muerte... Y más a los sonorenses

Actualmente la catalepsia, o como se le conocía antes “muerte aparente”, es un fenómeno conocido y estudiado. Se trata de una afección en la que las personas afectadas entran en un estado muy similar a la muerte, perdiendo la capacidad total de moverse y desarrollando una rigidez muscular que fácilmente puede pasar por el rigor mortis.

La piel se pone pálida y las constantes vitales como la respiración y el corazón desaparecen casi por completo cuando los síntomas terminan de asentarse, haciendo que equipo especializado o esperar a que el episodio pase sea necesario en la mayoría de los casos para verificar si de verdad sigues con vida.

Las causas de un episodio de catalepsia son variadas y acompañan normalmente a otros padecimientos como la epilepsia, la adicción a sustancias o el Parkinson; algunos fármacos tienen la catalepsia como uno de sus posibles efectos secundarios.

Esta pintura de Antoine Wiertz representa a un hombre presuntamente muero de cólera escapando de su propia tumba / Foto: Cortesía | Wikimedia

Catalepsia y tafofobia: Ser enterrado con vida es un miedo antiguo

El terror a ser enterrado vivo se conoce como “tafofobia”, y responde a uno de los peores destinos que puede sufrir un ser humano dado por muerto antes de tiempo. En la antigüedad este miedo era tan grande que diversas formas de enterrar a los muertos (en caso de que no estuvieran tan muertos) se idearon a lo largo de la historia.

Robert Robinson, un excéntrico ministro inglés del Siglo XVIII, pidió que a su muerte se pusiera una pieza de cristal en su ataúd, con un guardia designado para revisar si en algún momento su aliento lo empañaba.

En el cementerio de Wildwood, en Pensilvania, una familia de tafofóbicos diseñó un ataúd con una escotilla que facilitaba escapar en caso de ser enterrados con vida. Los lados estaban acolchados para proteger a la persona de hacerse daño en medio del pánico de ser enterrada con vida.

Aunque los avances en la medicina han hecho mucho menos probable que un entierro prematuro ocurra, estos todavía son una lejana (y aterradora) posibilidad. En 2001 una bolsa conteniendo un supuesto cadáver fue entregada para su cremación en la funeraria Matarese, de Estados Unidos. El mismo director de la funeraria encontró a la mujer viva dentro y llamó a emergencias justo antes de iniciar el proceso de cremación.

Otros dos casos ocurrieron en Grecia en 2014, ambos relacionados con hospitales privados que declararon muertas a dos mujeres, ambas estaban con vida cuando fueron enterradas. La primera fue descubierta poco después de ser enterrada, niños de la zona escucharon los desgarradores gritos viniendo de abajo de la tierra. Para cuando fue sacada dela tierra se encontraba muerta, esta vez de verdad.

Ese mismo año, en la localidad de Peraia, la familia de una mujer que supuestamente murió de cáncer le escuchó gritar desde su ataúd, pero antes de sacarla murió de una falla cardiaca. Investigaciones posteriores encontraron que su medicación pudo haberle ocasionado catalepsia.

¿De dónde surgió la tradición de velar a los muertos? Aunque la respuesta obvia es de la necesidad de llorarles, rezar por ellos o darles un último adiós, una de las razones históricas esconde una historia real de terror y “muertos” vivientes: La catalepsia.

Al exhumar restos de personas enterradas en épocas anteriores a la medicina moderna, no es sorpresa encontrar algunos ataúdes rasguñados o destruidos… desde adentro.

Antes de que se pudiera confirmar la muerte por falta de actividad cerebral, desafortunados pacientes de esta enfermedad despertaron, con suerte, en su propio funeral, algunos no volvieron a ver la luz del sol desde su ataúd prematuro.

Lee también: Un susto te puede llevar a la muerte... Y más a los sonorenses

Actualmente la catalepsia, o como se le conocía antes “muerte aparente”, es un fenómeno conocido y estudiado. Se trata de una afección en la que las personas afectadas entran en un estado muy similar a la muerte, perdiendo la capacidad total de moverse y desarrollando una rigidez muscular que fácilmente puede pasar por el rigor mortis.

La piel se pone pálida y las constantes vitales como la respiración y el corazón desaparecen casi por completo cuando los síntomas terminan de asentarse, haciendo que equipo especializado o esperar a que el episodio pase sea necesario en la mayoría de los casos para verificar si de verdad sigues con vida.

Las causas de un episodio de catalepsia son variadas y acompañan normalmente a otros padecimientos como la epilepsia, la adicción a sustancias o el Parkinson; algunos fármacos tienen la catalepsia como uno de sus posibles efectos secundarios.

Esta pintura de Antoine Wiertz representa a un hombre presuntamente muero de cólera escapando de su propia tumba / Foto: Cortesía | Wikimedia

Catalepsia y tafofobia: Ser enterrado con vida es un miedo antiguo

El terror a ser enterrado vivo se conoce como “tafofobia”, y responde a uno de los peores destinos que puede sufrir un ser humano dado por muerto antes de tiempo. En la antigüedad este miedo era tan grande que diversas formas de enterrar a los muertos (en caso de que no estuvieran tan muertos) se idearon a lo largo de la historia.

Robert Robinson, un excéntrico ministro inglés del Siglo XVIII, pidió que a su muerte se pusiera una pieza de cristal en su ataúd, con un guardia designado para revisar si en algún momento su aliento lo empañaba.

En el cementerio de Wildwood, en Pensilvania, una familia de tafofóbicos diseñó un ataúd con una escotilla que facilitaba escapar en caso de ser enterrados con vida. Los lados estaban acolchados para proteger a la persona de hacerse daño en medio del pánico de ser enterrada con vida.

Aunque los avances en la medicina han hecho mucho menos probable que un entierro prematuro ocurra, estos todavía son una lejana (y aterradora) posibilidad. En 2001 una bolsa conteniendo un supuesto cadáver fue entregada para su cremación en la funeraria Matarese, de Estados Unidos. El mismo director de la funeraria encontró a la mujer viva dentro y llamó a emergencias justo antes de iniciar el proceso de cremación.

Otros dos casos ocurrieron en Grecia en 2014, ambos relacionados con hospitales privados que declararon muertas a dos mujeres, ambas estaban con vida cuando fueron enterradas. La primera fue descubierta poco después de ser enterrada, niños de la zona escucharon los desgarradores gritos viniendo de abajo de la tierra. Para cuando fue sacada dela tierra se encontraba muerta, esta vez de verdad.

Ese mismo año, en la localidad de Peraia, la familia de una mujer que supuestamente murió de cáncer le escuchó gritar desde su ataúd, pero antes de sacarla murió de una falla cardiaca. Investigaciones posteriores encontraron que su medicación pudo haberle ocasionado catalepsia.

Local

"Hay que aguantar el calor para sacar pa' la papa": despachador de gasolina

En entrevista para El Sol de Hermosillo, el joven de 18 años contó que desde hace casi un año labora en una estación de servicio que se ubica en la colonia San Benito

Local

Telefonistas se manifestan en Telmex: piden mejores condiciones de trabajo

La manifestación tiene la intención de negarse al salario diferenciado, exigir mejores utilidades y negarse a la venta de jubilaciones, señalaron

Policiaca

Decomisan armamento a doctora del IMSS en la aduana mexicana

Fue sorprendida por los elementos de la Guardia Nacional comisionados en la aduana en el momento que ingresaba a territorio mexicano acompañada de su hija

Local

Pobladores del Río Sonora entregan demanda a Sheinbaum

La organización señaló que era necesario exponer un mensaje claro y urgente para que las autoridades y frenen la impunidad con la que opera Grupo México

Municipios

Incendio en Guaymas provoca afectaciones: bomberos intentan sofocarlo

El siniestro inició alrededor de las 14:00 horas en el tramo carretero de Miramar que lleva al sector de Las Tinajas, por el bulevar Bacochibampo

Municipios

Astiazarán trabajará de la mano con Claudia Sheinbaum

El alcalde reelecto buscará tener la mejor de las relaciones con la presidenta Claudia Sheinbaum y de la misma forma con el gobernador Alfonso Durazo