/ jueves 3 de marzo de 2022

Conoce a estas 8 mujeres científicas que la historia ha fracasado en reconocer

A las mujeres científicas se les paga menos por trabajos de nivel básico, pues tienden a tener carreras más cortas con menos progresión y crecimiento

En la historia, la ciencia ha sido un campo denominado por los hombres, ya que pese a los grandes aumentos en la representación de los últimos 40 años, a nivel mundial, menos del 30% de los investigadores actuales en carreras de ciencia, tecnología, ingenierías o matemáticas son mujeres.

Lee también: Polen de nogal podría usarse para tratar alergias respiratorias, investiga el CIAD

Por otra parte, a las mujeres científicas también se les paga menos por trabajos de nivel básico, pues tienden a tener carreras más cortas con menos progresión y crecimiento, por tanto sólo representan alrededor del 25% de los autores de artículos científicos a pesar de publicar un número igual a los hombres, mucho menos en campos como las matemáticas, física e informática donde la autoría femenina es tan sólo del 15%.

Al enfrentarse a enormes desafíos, muchas mujeres han luchado por salir al frente y continuar exponiendo sus trabajos, es por ello que en El Sol de Hermosillo te compartimos las 8 mujeres científicas menos conocidas que desafiaron la norma, destacaron en su tiempo y tuvieron un gran impacto en sus campos.

Eunice Foote, científica estadounidense (1819-1888)

La científica pionera y activista por los derechos de las mujeres Eunice Foote fue quien primero teorizó y demostró el efecto invernadero, el cual es el calentamiento gradual de la atmósfera de la Tierra, es uno de los descubrimientos fundamentales de la ciencia del clima que a menudo se atribuye al científico británico John Tyndall.

Fue en la década de 1850 cuando realizó una serie de experimentos en los que llenó cilindros de vidrio con diferentes gases, los colocó al sol y midió los cambios de temperatura, entre sus hallazgos se demostró que los rayos del sol son más cálidos cuando pasan a través del aire húmedo en comparación con el aire seco, y son más cálidos cuando brillan a través del dióxido de carbono.

Fue en la década de 1850 cuando realizó una serie de experimentos en los que llenó cilindros de vidrio con diferentes gases, los colocó al sol y midió los cambios de temperatura / Foto: Cortesía | Minnesota Historical Society

Posteriormente en 1857 publicó sus descubrimientos revolucionarios en la American Journal of Science, pero se pasó por alto en gran medida, incluso tuvo que pedirle a un colega masculino que presentara sus hallazgos en una conferencia científica porque no se le permitió.

A pesar de publicar sus resultados tres años antes que Tyndall, se le atribuyó el descubrimiento del efecto invernadero hasta hace poco. En la actualidad los científicos del clima que buscan corregir los errores del pasado están presionando para darle a Foote el debido crédito y reconocimiento por sus primeros descubrimientos.

Lise Meitner, física austriaca y sueca (1878-1968)

El descubrimiento de la fisión nuclear, la capacidad de dividir átomos, cambió la física nuclear y el mundo, sentando las bases para el desarrollo de la bomba atómica y los reactores nucleares, Lise sugirió a sus colegas químicos, Otto Hahn y Fritz Strassman, que intentaran bombardear átomos de uranio con neutrones para aprender más sobre la descomposición del uranio, sin embargo al ser una mujer judía que vivía en Berlín en 1938, se vio obligada a huir a Estocolmo para evitar la persecución de los nazis, y dejó atrás su investigación.

Al ser una mujer judía que vivía en Berlín en 1938, se vio obligada a huir a Estocolmo para evitar la persecución de los nazis dejando atrás su investigación / Foto: Cortesía | Wikimedia commons

Pese a su participación este descubrimiento se atribuyó a los hombres con los que colaboraba. Cuando se entregó el Premio Nobel a Hahn por “su descubrimiento de la fisión de núcleos pesados” en 1945, nunca se mencionó a Meitner. Fue nominada 48 veces a los premios Nobel de Física y Química, pero nunca ganó. Fue hasta 1966, cuando la científica finalmente es reconocida por sus contribuciones a la fisión nuclear cuando Estados Unidos le otorgó el Premio Enrico Fermi junto con Hahn y Strassman, dos años después falleció.

Alice Ball, química estadounidense (1892-1916)

La lepra, también conocida como enfermedad de Hansen, es una infección bacteriana devastadora y altamente estigmatizada que ha afectado a la humanidad durante millones de años, uno de los métodos más comunes para tratar a pacientes contagiosos no era ningún tratamiento: a menudo los llevaban a lugares aislados donde sufrirían y eventualmente morirían aislados.

Fue hasta 1916, cuando la química afroamericana Alice Ball descubrió un gran avance en el tratamiento contra la lepra / Foto: Cortesía | Wikimedia commons

Por otro lado se decía que el aceite del árbol chaulmoogra, una medicina tradicional china e india, aliviaba los síntomas, pero era difícil de aplicar y no podía inyectarse porque el aceite no se mezclaba con la sangre. Fue hasta 1916, cuando la química afroamericana Alice Ball descubrió un gran avance en el tratamiento.

La joven de tan sólo 23 años, fue la primera mujer negra y la primera profesora de química en la Universidad de Hawái, descubrió cómo transformar el aceite de chaulmoogra en ácidos grasos y ésteres etílicos que harían que el medicamento fuera inyectable, tiempo después de su nombramiento y descubrimiento como docente, Ball murió por complicaciones relacionadas con un accidente de laboratorio . El jefe de su departamento, Arthur Dean, continuó su trabajo y publicó el proceso químico de Ball bajo el nombre de "método de Dean" en su honor, pero uno de los colegas de Ball habló y ayudó a cambiar el nombre a " método de Ball ".

Bessie Blount, enfermera estadounidense, inventora y experta en caligrafía (1914-2009)

Desde pequeña Bassie Blount aprendió a escribir con ambas manos, así como con la boca y los dedos de los pies. Después de convertirse en enfermera y fisioterapeuta acreditada, usó su conjunto de habilidades único para ayudar a los jóvenes amputados que regresaban de la Segunda Guerra Mundial a aprender nuevas formas de realizar las tareas diarias. Posteriormente continuó inventando dispositivos que facilitaron las actividades cotidianas de los veteranos con discapacidades, incluido un aparato de autoalimentación para amputados.

Blount se convirtió en la primera mujer en entrenarse con Scotland Yard como experta en caligrafía y luego hizo una carrera como experta en falsificación / Foto: Cortesía | La Biblioteca de Virginia

Lo expuso con la Asociación Estadounidense de Veteranos y fue la primera mujer negra en aparecer en "La gran idea", un programa de televisión sobre inventos modernos, en 1953, pero tuvo problemas para obtener apoyo. Finalmente, donó la patente del aparato de autoalimentación al Gobierno francés para que la gente pudiera beneficiarse libremente de la invención. Algunos de sus inventos posteriores orientados a la salud, como la palangana para vómitos, todavía se encuentran en los hospitales.

Blount se convirtió en la primera mujer en entrenarse con Scotland Yard como experta en caligrafía y luego hizo una carrera como experta en falsificación, después de jubilarse, comenzó un negocio de consultoría para museos e investigadores para examinar la autenticidad de cartas y documentos anteriores a la guerra.

Katherine Johnson, matemática estadounidense (1918-2020)

Katherine Johnson fue una matemática investigadora de la NASA, que alguna vez fueron llamadas "computadoras humanas”. Comenzó a trabajar en la Unidad de Cómputo del Área Oeste de la NASA en Hampton, Virginia, en 1958, y tuvo que superar los estereotipos y la adversidad como mujer negra en un campo dominado por hombres blancos en un momento en que la NASA, y gran parte de Estados Unidos, todavía era racialmente aislado.

Barack Obama le otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad en 2015 / Foto: Cortesía | Wikipedia

Confirmó el análisis de la trayectoria que llevó a Alan Shepard, el primer estadounidense en viajar al espacio; verificó los cálculos que trazaron la órbita de John Glenn alrededor de la Tierra; y ayudó a contratar y promover mujeres en las carreras de la NASA . Pero debido al hecho de que ella era negra y mujer, le tomó años obtener el reconocimiento adecuado por su trabajo.

Barack Obama le otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad en 2015 y cuando murió en 2020 a la edad de 101 años , el administrador de la NASA, Jim Bridenstine, la llamó “una heroína estadounidense”. En febrero de 2021, la sede de la NASA en Washington, DC, fue nombrada en su honor.

Rosalind Franklin, química británica (1920-1958)

Esta mujer fue quien tomó la revolucionaria radiografía " Foto 51 del ADN en 1952. Haber tomado la foto en sí fue un gran desafío, pero Franklin tardó otro año en interpretar y describir completamente la estructura de doble hélice que conocemos hoy. Watson y Crick, que estaban tratando simultáneamente de mapear la estructura, llegaron a una conclusión similar, posiblemente al echar un vistazo a la Foto 51 de Franklin.

Se hizo un análisis rápido para su mejor estimación de la estructura y publicaron sus hallazgos al mismo tiempo. ¿El problema? El trabajo de Franklin apareció en la misma revista en las páginas detrás del artículo de Watson y Crick, lo que llevó a la gente a suponer que su trabajo respalda su investigación, desafortunadamente murió de cáncer antes de que se publican los artículos y nunca supo de su competencia.

Franklin tardó otro año en interpretar y describir completamente la estructura de doble hélice que conocemos hoy / Foto: Cortesía | Wikimedia Commons

Su trabajo sobre el ADN estuvo lejos de ser su único éxito. Para su tesis doctoral en química en Cambridge, descubrió la estructura y la porosidad del carbón, lo que ayudó a los británicos a desarrollar mejores máscaras antigás durante la Segunda Guerra Mundial. Su trabajo posterior sobre ARN y virus también apoyó el trabajo del químico Aaron Klug creando imágenes 3D de virus, que recibió el Premio Nobel de Química en 1982.

Elinor Ostrom, economista estadounidense (1933-2012)

De acuerdo con la teoría de la “tragedia de los bienes comunes”, cuando las personas tienen acceso no regulado a los recursos (agua dulce, bosques, pesquerías) actuarán en su propio interés y agotarán esos recursos, incluso si es malo para todo el grupo. Luego vino la economista Elinor Ostro, quien documentó comunidades de todo el mundo que administraron de manera efectiva y sostenible sus recursos naturales compartidos mediante la organización a nivel local.

Elinor se convirtió en la primera mujer laureada en recibir el Premio Nobel de Economía en 2009 / Foto: Cortesía | Wikipedia

En dicha investigación, propuso que la organización local y regional es primordial para enfrentar la crisis climática y advirtió contra depender demasiado de la política global como solución.

Elinor se convirtió en la primera mujer laureada en recibir el Premio Nobel de Economía en 2009, siguiendo los pasos de 62 laureados masculinos, gracias en parte al trabajo de Ostrom, la gestión de recursos basada en la comunidad ha florecido y se le atribuye el empoderamiento del desarrollo rural, la reactivación de especies en declive y la construcción de resiliencia contra los impactos del cambio climático.

Carolina Vera, meteoróloga argentina (1962)

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático ( IPCC ), con sede en Ginebra, Suiza, fue fundado en 1988 y sigue siendo una de las fuentes mundiales más autorizadas sobre ciencia climática y desempeña un papel clave en la política mundial. Pero cuando se trata de la autoría dentro del IPCC, las mujeres están subrepresentadas y las barreras son aún mayores para las mujeres de color y para las de los países en desarrollo.

Vera se desempeña como Vicepresidente del Grupo de Trabajo 1 del IPCC, su investigación se centra en la variabilidad y simulación del clima / Foto: Cortesía | Wikipedia

¿Quieres recibir noticias directo en tu celular? Suscríbete aquí a nuestro canal de WhatsApp

“Este sesgo podría desafiar la representatividad, la legitimidad y el contenido de los informes si no incorporan adecuadamente la experiencia científica de los países en desarrollo, el conocimiento indígena, una diversidad de disciplinas en las ciencias naturales y sociales y la voz de las mujeres”, de acuerdo a un estudio reciente sobre mujeres científicas en el IPCC.

Mantente informado y síguenos en Google News.

Es esto lo que hace la meteoróloga y climatóloga argentina Carolina Vera, una voz importante para los grupos subrepresentados. Vera se desempeña como Vicepresidente del Grupo de Trabajo 1 del IPCC, su investigación se centra en la variabilidad y simulación del clima, desde los monzones hasta las lluvias y las olas de calor, y cómo estos modelos pueden informar nuestra capacidad de resiliencia climática. Pese a los desafíos que se ha enfrentado por ser una científica en América del Sur, continúa allanando el camino para otras científicas climáticas.


En la historia, la ciencia ha sido un campo denominado por los hombres, ya que pese a los grandes aumentos en la representación de los últimos 40 años, a nivel mundial, menos del 30% de los investigadores actuales en carreras de ciencia, tecnología, ingenierías o matemáticas son mujeres.

Lee también: Polen de nogal podría usarse para tratar alergias respiratorias, investiga el CIAD

Por otra parte, a las mujeres científicas también se les paga menos por trabajos de nivel básico, pues tienden a tener carreras más cortas con menos progresión y crecimiento, por tanto sólo representan alrededor del 25% de los autores de artículos científicos a pesar de publicar un número igual a los hombres, mucho menos en campos como las matemáticas, física e informática donde la autoría femenina es tan sólo del 15%.

Al enfrentarse a enormes desafíos, muchas mujeres han luchado por salir al frente y continuar exponiendo sus trabajos, es por ello que en El Sol de Hermosillo te compartimos las 8 mujeres científicas menos conocidas que desafiaron la norma, destacaron en su tiempo y tuvieron un gran impacto en sus campos.

Eunice Foote, científica estadounidense (1819-1888)

La científica pionera y activista por los derechos de las mujeres Eunice Foote fue quien primero teorizó y demostró el efecto invernadero, el cual es el calentamiento gradual de la atmósfera de la Tierra, es uno de los descubrimientos fundamentales de la ciencia del clima que a menudo se atribuye al científico británico John Tyndall.

Fue en la década de 1850 cuando realizó una serie de experimentos en los que llenó cilindros de vidrio con diferentes gases, los colocó al sol y midió los cambios de temperatura, entre sus hallazgos se demostró que los rayos del sol son más cálidos cuando pasan a través del aire húmedo en comparación con el aire seco, y son más cálidos cuando brillan a través del dióxido de carbono.

Fue en la década de 1850 cuando realizó una serie de experimentos en los que llenó cilindros de vidrio con diferentes gases, los colocó al sol y midió los cambios de temperatura / Foto: Cortesía | Minnesota Historical Society

Posteriormente en 1857 publicó sus descubrimientos revolucionarios en la American Journal of Science, pero se pasó por alto en gran medida, incluso tuvo que pedirle a un colega masculino que presentara sus hallazgos en una conferencia científica porque no se le permitió.

A pesar de publicar sus resultados tres años antes que Tyndall, se le atribuyó el descubrimiento del efecto invernadero hasta hace poco. En la actualidad los científicos del clima que buscan corregir los errores del pasado están presionando para darle a Foote el debido crédito y reconocimiento por sus primeros descubrimientos.

Lise Meitner, física austriaca y sueca (1878-1968)

El descubrimiento de la fisión nuclear, la capacidad de dividir átomos, cambió la física nuclear y el mundo, sentando las bases para el desarrollo de la bomba atómica y los reactores nucleares, Lise sugirió a sus colegas químicos, Otto Hahn y Fritz Strassman, que intentaran bombardear átomos de uranio con neutrones para aprender más sobre la descomposición del uranio, sin embargo al ser una mujer judía que vivía en Berlín en 1938, se vio obligada a huir a Estocolmo para evitar la persecución de los nazis, y dejó atrás su investigación.

Al ser una mujer judía que vivía en Berlín en 1938, se vio obligada a huir a Estocolmo para evitar la persecución de los nazis dejando atrás su investigación / Foto: Cortesía | Wikimedia commons

Pese a su participación este descubrimiento se atribuyó a los hombres con los que colaboraba. Cuando se entregó el Premio Nobel a Hahn por “su descubrimiento de la fisión de núcleos pesados” en 1945, nunca se mencionó a Meitner. Fue nominada 48 veces a los premios Nobel de Física y Química, pero nunca ganó. Fue hasta 1966, cuando la científica finalmente es reconocida por sus contribuciones a la fisión nuclear cuando Estados Unidos le otorgó el Premio Enrico Fermi junto con Hahn y Strassman, dos años después falleció.

Alice Ball, química estadounidense (1892-1916)

La lepra, también conocida como enfermedad de Hansen, es una infección bacteriana devastadora y altamente estigmatizada que ha afectado a la humanidad durante millones de años, uno de los métodos más comunes para tratar a pacientes contagiosos no era ningún tratamiento: a menudo los llevaban a lugares aislados donde sufrirían y eventualmente morirían aislados.

Fue hasta 1916, cuando la química afroamericana Alice Ball descubrió un gran avance en el tratamiento contra la lepra / Foto: Cortesía | Wikimedia commons

Por otro lado se decía que el aceite del árbol chaulmoogra, una medicina tradicional china e india, aliviaba los síntomas, pero era difícil de aplicar y no podía inyectarse porque el aceite no se mezclaba con la sangre. Fue hasta 1916, cuando la química afroamericana Alice Ball descubrió un gran avance en el tratamiento.

La joven de tan sólo 23 años, fue la primera mujer negra y la primera profesora de química en la Universidad de Hawái, descubrió cómo transformar el aceite de chaulmoogra en ácidos grasos y ésteres etílicos que harían que el medicamento fuera inyectable, tiempo después de su nombramiento y descubrimiento como docente, Ball murió por complicaciones relacionadas con un accidente de laboratorio . El jefe de su departamento, Arthur Dean, continuó su trabajo y publicó el proceso químico de Ball bajo el nombre de "método de Dean" en su honor, pero uno de los colegas de Ball habló y ayudó a cambiar el nombre a " método de Ball ".

Bessie Blount, enfermera estadounidense, inventora y experta en caligrafía (1914-2009)

Desde pequeña Bassie Blount aprendió a escribir con ambas manos, así como con la boca y los dedos de los pies. Después de convertirse en enfermera y fisioterapeuta acreditada, usó su conjunto de habilidades único para ayudar a los jóvenes amputados que regresaban de la Segunda Guerra Mundial a aprender nuevas formas de realizar las tareas diarias. Posteriormente continuó inventando dispositivos que facilitaron las actividades cotidianas de los veteranos con discapacidades, incluido un aparato de autoalimentación para amputados.

Blount se convirtió en la primera mujer en entrenarse con Scotland Yard como experta en caligrafía y luego hizo una carrera como experta en falsificación / Foto: Cortesía | La Biblioteca de Virginia

Lo expuso con la Asociación Estadounidense de Veteranos y fue la primera mujer negra en aparecer en "La gran idea", un programa de televisión sobre inventos modernos, en 1953, pero tuvo problemas para obtener apoyo. Finalmente, donó la patente del aparato de autoalimentación al Gobierno francés para que la gente pudiera beneficiarse libremente de la invención. Algunos de sus inventos posteriores orientados a la salud, como la palangana para vómitos, todavía se encuentran en los hospitales.

Blount se convirtió en la primera mujer en entrenarse con Scotland Yard como experta en caligrafía y luego hizo una carrera como experta en falsificación, después de jubilarse, comenzó un negocio de consultoría para museos e investigadores para examinar la autenticidad de cartas y documentos anteriores a la guerra.

Katherine Johnson, matemática estadounidense (1918-2020)

Katherine Johnson fue una matemática investigadora de la NASA, que alguna vez fueron llamadas "computadoras humanas”. Comenzó a trabajar en la Unidad de Cómputo del Área Oeste de la NASA en Hampton, Virginia, en 1958, y tuvo que superar los estereotipos y la adversidad como mujer negra en un campo dominado por hombres blancos en un momento en que la NASA, y gran parte de Estados Unidos, todavía era racialmente aislado.

Barack Obama le otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad en 2015 / Foto: Cortesía | Wikipedia

Confirmó el análisis de la trayectoria que llevó a Alan Shepard, el primer estadounidense en viajar al espacio; verificó los cálculos que trazaron la órbita de John Glenn alrededor de la Tierra; y ayudó a contratar y promover mujeres en las carreras de la NASA . Pero debido al hecho de que ella era negra y mujer, le tomó años obtener el reconocimiento adecuado por su trabajo.

Barack Obama le otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad en 2015 y cuando murió en 2020 a la edad de 101 años , el administrador de la NASA, Jim Bridenstine, la llamó “una heroína estadounidense”. En febrero de 2021, la sede de la NASA en Washington, DC, fue nombrada en su honor.

Rosalind Franklin, química británica (1920-1958)

Esta mujer fue quien tomó la revolucionaria radiografía " Foto 51 del ADN en 1952. Haber tomado la foto en sí fue un gran desafío, pero Franklin tardó otro año en interpretar y describir completamente la estructura de doble hélice que conocemos hoy. Watson y Crick, que estaban tratando simultáneamente de mapear la estructura, llegaron a una conclusión similar, posiblemente al echar un vistazo a la Foto 51 de Franklin.

Se hizo un análisis rápido para su mejor estimación de la estructura y publicaron sus hallazgos al mismo tiempo. ¿El problema? El trabajo de Franklin apareció en la misma revista en las páginas detrás del artículo de Watson y Crick, lo que llevó a la gente a suponer que su trabajo respalda su investigación, desafortunadamente murió de cáncer antes de que se publican los artículos y nunca supo de su competencia.

Franklin tardó otro año en interpretar y describir completamente la estructura de doble hélice que conocemos hoy / Foto: Cortesía | Wikimedia Commons

Su trabajo sobre el ADN estuvo lejos de ser su único éxito. Para su tesis doctoral en química en Cambridge, descubrió la estructura y la porosidad del carbón, lo que ayudó a los británicos a desarrollar mejores máscaras antigás durante la Segunda Guerra Mundial. Su trabajo posterior sobre ARN y virus también apoyó el trabajo del químico Aaron Klug creando imágenes 3D de virus, que recibió el Premio Nobel de Química en 1982.

Elinor Ostrom, economista estadounidense (1933-2012)

De acuerdo con la teoría de la “tragedia de los bienes comunes”, cuando las personas tienen acceso no regulado a los recursos (agua dulce, bosques, pesquerías) actuarán en su propio interés y agotarán esos recursos, incluso si es malo para todo el grupo. Luego vino la economista Elinor Ostro, quien documentó comunidades de todo el mundo que administraron de manera efectiva y sostenible sus recursos naturales compartidos mediante la organización a nivel local.

Elinor se convirtió en la primera mujer laureada en recibir el Premio Nobel de Economía en 2009 / Foto: Cortesía | Wikipedia

En dicha investigación, propuso que la organización local y regional es primordial para enfrentar la crisis climática y advirtió contra depender demasiado de la política global como solución.

Elinor se convirtió en la primera mujer laureada en recibir el Premio Nobel de Economía en 2009, siguiendo los pasos de 62 laureados masculinos, gracias en parte al trabajo de Ostrom, la gestión de recursos basada en la comunidad ha florecido y se le atribuye el empoderamiento del desarrollo rural, la reactivación de especies en declive y la construcción de resiliencia contra los impactos del cambio climático.

Carolina Vera, meteoróloga argentina (1962)

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático ( IPCC ), con sede en Ginebra, Suiza, fue fundado en 1988 y sigue siendo una de las fuentes mundiales más autorizadas sobre ciencia climática y desempeña un papel clave en la política mundial. Pero cuando se trata de la autoría dentro del IPCC, las mujeres están subrepresentadas y las barreras son aún mayores para las mujeres de color y para las de los países en desarrollo.

Vera se desempeña como Vicepresidente del Grupo de Trabajo 1 del IPCC, su investigación se centra en la variabilidad y simulación del clima / Foto: Cortesía | Wikipedia

¿Quieres recibir noticias directo en tu celular? Suscríbete aquí a nuestro canal de WhatsApp

“Este sesgo podría desafiar la representatividad, la legitimidad y el contenido de los informes si no incorporan adecuadamente la experiencia científica de los países en desarrollo, el conocimiento indígena, una diversidad de disciplinas en las ciencias naturales y sociales y la voz de las mujeres”, de acuerdo a un estudio reciente sobre mujeres científicas en el IPCC.

Mantente informado y síguenos en Google News.

Es esto lo que hace la meteoróloga y climatóloga argentina Carolina Vera, una voz importante para los grupos subrepresentados. Vera se desempeña como Vicepresidente del Grupo de Trabajo 1 del IPCC, su investigación se centra en la variabilidad y simulación del clima, desde los monzones hasta las lluvias y las olas de calor, y cómo estos modelos pueden informar nuestra capacidad de resiliencia climática. Pese a los desafíos que se ha enfrentado por ser una científica en América del Sur, continúa allanando el camino para otras científicas climáticas.


Doble Vía

'El Cuate' de la Olivares, un papá luchón que saca adelante a su familia

El cuate se dedica a la venta de tamales de carne, con lo cual sacó adelante los estudios de sus dos hijos, José Luis y Bryan Eduardo, quienes ahora son profesionistas

Local

Hermosillo destaca a nivel nacional en generación de empleos formales

De acuerdo a datos del IMSS, son un total de 11 mil 509 nuevos empleos registrados, por lo que la ciudad se coloca en el segundo lugar, únicamente detrás de Monterrey

Policiaca

Policías salvan a pareja de abuelitos de un incendio provocado por su hijo

Las víctimas, ambas de 76 años, acusaron a su hijo de dañar la línea de gas y prenderle fuego, cuando se encontraba en el patio del inmueble

Local

Reportes Protección Animal son por omisión de cuidados en su mayoría

A pesar de altas temperaturas muchas personas siguen dejando a sus perros bajo el sol y sin hidratación

Policiaca

Se hacía pasar por médico veterinario en Hermosillo; fue vinculado a proceso

Negligencia médica y la muerte de una gatita fue lo que originó la demanda que derivó en su detención

Local

Denuncian falta de respeto del Gobierno del estado en la remodelación de la Sauceda

Autoridades del estado, no aceptaron ni respetaron acuerdos, para no afectar ciertas áreas que ellos durante tiempo atrás estuvieron reforestando