/ martes 4 de abril de 2023

¿Qué hacer si te pica una mantarraya o raya?

Tan solo el año pasado, Cruz Roja de Hermosillo atendió entre 250 y 300 casos de picaduras de mantarraya a vacacionistas entre Semana Santa y Pascua

¿Estás pensando viajar a la playa en esta Semana Santa? Si la respuesta es sí, entonces debes extremar precauciones para no ser uno de los miles de vacacionistas que cada temporada de asueto son picados por mantarrayas.

Tan solo durante el año pasado, los socorristas de la Cruz Roja de Hermosillo atendieron entre 250 y 300 picaduras de mantarraya a vacacionistas entre Semana Santa y Pascua.

Lee también: ¿Los delfines son peligrosos? Razones por las que podrían atacar a personas

Esta especie en sí no es peligrosa para el ser humano, pues solo atacan como mecanismo de defensa cuando se sienten agredidas o piensan que están en peligro.

Sin embargo, en estas fechas es más común verlas en la orilla de las playas pues buscan las temperaturas cálidas, y por lo general se encuentran enterradas en la arena y el riesgo a pisarlas por accidente es más alto.

Cuando esto ocurre, la mantarraya se defiende curvando su cola hacia arriba y hacia adelante hasta enterrar la espina dorsal en el pie o en la pierna de la persona, lo cual puede causar un tremendo dolor.

La cola del animal marino tiene forma de serrrucho y se rompe al clavarse en la piel. Además de la intensidad de la picadura, la cola de la mantarraya tiene púas venenosas que al momento de una agresión liberan tóxinas en los tejidos de las peronas que pueden llegar a causar espasmos musculares, parálisis, dolor e irritación.

Otros efectos causados por este ataque pueden ir desde desvanecimiento, sudoración, náuseas, diarrea, taquicardia, parálisis muscular, entumecimiento y dificultad para respirar. SI la picadura resulta en el pecho, esta puede desencadenar un paro cardíaco y la muerte.

En el Sol de Hermosillo nos preocupamos por tu salud y queremos que en estos días pases las mejores vacaciones posibles, por ello te contamos qué hacer si te pica una mantarraya:

1. Sal del agua y busca ayuda médica

Si lamentablemente eres víctima de este ataque, es fundamendal mantener la calma y buscar auxilio médico. Si la víctima es tu acompañante, ayúdalo a salir del agua para que no corra el riesgo de ahogarse.

Si sientes náuseas, tienes vómitos, calambres musculares o escalofríos, es probable que tengas una reacción alérgica o una sobredosis de veneno.

Las mantarrayas tienen un aguijón que pueden utilizar para atacar a depredadores cuando se sienten amenazadas / Foto: Cortesía | HIES

Tener bien identificados dónde están los centros médicos más cercanos a tu ubicación va a marcar la diferencia.

2. Extraer la espina

El aguijón debe extraerse si no ha penetrado a profundidad y no penetra en el cuello, el tórax o el abdomen y si no es una herida perforante que atraviesa todo el miembro.

De lo contrario, será mejor esperar a contar con la atención médica necesaria para remover la espina.

3. Lavar la lesión

Se recomienda aplicar agua fría en la herida inmediatamente posterior a la lesión. Esto actuará como anestésico y disminuirá la absorción del veneno.

Se puede utilizar vinagre 10% para extraer el veneno retirando con solución salina. De no contar con vinagre a la mano, la herida se puede lavar con agua dulce y como últmo recurso con agua de mar, sin frotar bruscamente el área afectada.

En veraño de 2021 se viralizó un video en redes sociales donde un pescador intentó tomarse una foto con una mantarraya pero fue atacado en el acto / Foto: Cortesía | Catch News

Una vez que la parte afectada se encuentre limpia, se puede sumergir en agua caliente por un tiempre entre 30 y 60 minutos. El agua debe estar la temperatura más alta posible, es decir, hasta lo que el paciente pueda soportar y cuidando de no causar daño en los tejidos.

Esto también ayudará a desactivar el veneno de la picadura y reducirá el dolor causado.

4. Enterrar la zona afectada en la arena

Otra opción puede ser enterrar la parte afectada en la arena de la playa, de preferencia en las zonas que estén más calientes, pues las altas temperaturas ayudarán a reducir la hinchazón y también el dolor.

Aunque el malestar disminuirá por unos minutos, el agua fría sigue siendo la opción ideal para que la sustancia se cuagule y sea mucho más fácil extraer el veneno.

5. Aplicar antibióticos y vendar

Si en el área donde sufriste hay un guardacostas tu suerte mejorará un poco, pues en su mayoría estos cargan con cremas antibióticas en su botiquín, las cuales una vez aplicadas reducen la posibilidad de infección y ayudan a aliviar el dolor.

La herida se puede vendar con cualquier tela disponible que esté limpia y libre de pelusas, de preferencia que haya sido mojada con agua caliente.

La venda deberá envolverse una vez que la herida haya dejado de supurar.

6. Contar con un botiquín a la mano

Quizás tu idea de relajación en vacaciones no sea estar anticipando un ataque de estos animales, pero bien dicen que vale más preveinr que lamentar.

Si vas a entrar a la playa es mejor hacerlo arrastrando los pies para ahuyentar a las mantarrayas y evitar pisarlas / Foto: Cortesía | HIES

Al salir de viaje no está de más cargar con un botiquín que pueda ayudarte a salir de un mal momento, y en el caso de los ataques de mantarraya un botiquín ideal tendrá los siguientes elementos:

* Yodo (isodine)
* Solución Salina
* Analgésicos (paracetamol, ibuprofeno, nimesulide)
* Vinagre al 10%
* Gasas, cinta adhesiva

Diferencia entre mantarrayas y rayas

La mantarraya es una de las más de 600 especies diferentes de rayas que existen en el mundo. Como se ha dicho, estos animales no son particularmente peligrosos.

De acuerdo a la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootécnia de la UNAM, las mantarrayas nadan a mediana altura o pegadas a la superficie y pueden llegar a medir hasta ocho metros.

En cambio, la rayas nadan pegadas al fondo del mar y son considerablemente más pequeñas, llegando a medir hasta dos metros.

¿Quieres recibir noticias directo en tu celular? Suscríbete aquí a nuestro canal de WhatsApp

Independientemente de la especie, la picadura de todas las rayas es sumamente dolorosa y si queremos entrar a las playas donde habitan estos animales lo mejor es respetar su espacio y hábitat natural.

Arrastrar tus pies o moverlos cuando estés entrando al agua provocará vibraciones en la arena que suelen ahuyentar a las mantarrayas, en lugar de ponerles el pie encima y provocar que reaccionen de acuerdo a su instinto de preservación.

¿Ya nos sigues en Instagram? Encontrarás fotografías, videos y más

¿Estás pensando viajar a la playa en esta Semana Santa? Si la respuesta es sí, entonces debes extremar precauciones para no ser uno de los miles de vacacionistas que cada temporada de asueto son picados por mantarrayas.

Tan solo durante el año pasado, los socorristas de la Cruz Roja de Hermosillo atendieron entre 250 y 300 picaduras de mantarraya a vacacionistas entre Semana Santa y Pascua.

Lee también: ¿Los delfines son peligrosos? Razones por las que podrían atacar a personas

Esta especie en sí no es peligrosa para el ser humano, pues solo atacan como mecanismo de defensa cuando se sienten agredidas o piensan que están en peligro.

Sin embargo, en estas fechas es más común verlas en la orilla de las playas pues buscan las temperaturas cálidas, y por lo general se encuentran enterradas en la arena y el riesgo a pisarlas por accidente es más alto.

Cuando esto ocurre, la mantarraya se defiende curvando su cola hacia arriba y hacia adelante hasta enterrar la espina dorsal en el pie o en la pierna de la persona, lo cual puede causar un tremendo dolor.

La cola del animal marino tiene forma de serrrucho y se rompe al clavarse en la piel. Además de la intensidad de la picadura, la cola de la mantarraya tiene púas venenosas que al momento de una agresión liberan tóxinas en los tejidos de las peronas que pueden llegar a causar espasmos musculares, parálisis, dolor e irritación.

Otros efectos causados por este ataque pueden ir desde desvanecimiento, sudoración, náuseas, diarrea, taquicardia, parálisis muscular, entumecimiento y dificultad para respirar. SI la picadura resulta en el pecho, esta puede desencadenar un paro cardíaco y la muerte.

En el Sol de Hermosillo nos preocupamos por tu salud y queremos que en estos días pases las mejores vacaciones posibles, por ello te contamos qué hacer si te pica una mantarraya:

1. Sal del agua y busca ayuda médica

Si lamentablemente eres víctima de este ataque, es fundamendal mantener la calma y buscar auxilio médico. Si la víctima es tu acompañante, ayúdalo a salir del agua para que no corra el riesgo de ahogarse.

Si sientes náuseas, tienes vómitos, calambres musculares o escalofríos, es probable que tengas una reacción alérgica o una sobredosis de veneno.

Las mantarrayas tienen un aguijón que pueden utilizar para atacar a depredadores cuando se sienten amenazadas / Foto: Cortesía | HIES

Tener bien identificados dónde están los centros médicos más cercanos a tu ubicación va a marcar la diferencia.

2. Extraer la espina

El aguijón debe extraerse si no ha penetrado a profundidad y no penetra en el cuello, el tórax o el abdomen y si no es una herida perforante que atraviesa todo el miembro.

De lo contrario, será mejor esperar a contar con la atención médica necesaria para remover la espina.

3. Lavar la lesión

Se recomienda aplicar agua fría en la herida inmediatamente posterior a la lesión. Esto actuará como anestésico y disminuirá la absorción del veneno.

Se puede utilizar vinagre 10% para extraer el veneno retirando con solución salina. De no contar con vinagre a la mano, la herida se puede lavar con agua dulce y como últmo recurso con agua de mar, sin frotar bruscamente el área afectada.

En veraño de 2021 se viralizó un video en redes sociales donde un pescador intentó tomarse una foto con una mantarraya pero fue atacado en el acto / Foto: Cortesía | Catch News

Una vez que la parte afectada se encuentre limpia, se puede sumergir en agua caliente por un tiempre entre 30 y 60 minutos. El agua debe estar la temperatura más alta posible, es decir, hasta lo que el paciente pueda soportar y cuidando de no causar daño en los tejidos.

Esto también ayudará a desactivar el veneno de la picadura y reducirá el dolor causado.

4. Enterrar la zona afectada en la arena

Otra opción puede ser enterrar la parte afectada en la arena de la playa, de preferencia en las zonas que estén más calientes, pues las altas temperaturas ayudarán a reducir la hinchazón y también el dolor.

Aunque el malestar disminuirá por unos minutos, el agua fría sigue siendo la opción ideal para que la sustancia se cuagule y sea mucho más fácil extraer el veneno.

5. Aplicar antibióticos y vendar

Si en el área donde sufriste hay un guardacostas tu suerte mejorará un poco, pues en su mayoría estos cargan con cremas antibióticas en su botiquín, las cuales una vez aplicadas reducen la posibilidad de infección y ayudan a aliviar el dolor.

La herida se puede vendar con cualquier tela disponible que esté limpia y libre de pelusas, de preferencia que haya sido mojada con agua caliente.

La venda deberá envolverse una vez que la herida haya dejado de supurar.

6. Contar con un botiquín a la mano

Quizás tu idea de relajación en vacaciones no sea estar anticipando un ataque de estos animales, pero bien dicen que vale más preveinr que lamentar.

Si vas a entrar a la playa es mejor hacerlo arrastrando los pies para ahuyentar a las mantarrayas y evitar pisarlas / Foto: Cortesía | HIES

Al salir de viaje no está de más cargar con un botiquín que pueda ayudarte a salir de un mal momento, y en el caso de los ataques de mantarraya un botiquín ideal tendrá los siguientes elementos:

* Yodo (isodine)
* Solución Salina
* Analgésicos (paracetamol, ibuprofeno, nimesulide)
* Vinagre al 10%
* Gasas, cinta adhesiva

Diferencia entre mantarrayas y rayas

La mantarraya es una de las más de 600 especies diferentes de rayas que existen en el mundo. Como se ha dicho, estos animales no son particularmente peligrosos.

De acuerdo a la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootécnia de la UNAM, las mantarrayas nadan a mediana altura o pegadas a la superficie y pueden llegar a medir hasta ocho metros.

En cambio, la rayas nadan pegadas al fondo del mar y son considerablemente más pequeñas, llegando a medir hasta dos metros.

¿Quieres recibir noticias directo en tu celular? Suscríbete aquí a nuestro canal de WhatsApp

Independientemente de la especie, la picadura de todas las rayas es sumamente dolorosa y si queremos entrar a las playas donde habitan estos animales lo mejor es respetar su espacio y hábitat natural.

Arrastrar tus pies o moverlos cuando estés entrando al agua provocará vibraciones en la arena que suelen ahuyentar a las mantarrayas, en lugar de ponerles el pie encima y provocar que reaccionen de acuerdo a su instinto de preservación.

¿Ya nos sigues en Instagram? Encontrarás fotografías, videos y más

Elecciones 2024

Hay descuentos por ir a votar en Sonora: conoce la lista de negocios y promociones

Estos descuentos son en los consumos, bebidas gratuitas, postres, entre otros alicientes son los que repartirán los restaurantes y demás negocios

Policiaca

Vinculan a proceso a sujeto por trasladar 52 migrantes en caja de tráiler

La Fiscalía General de la República (FGR) en Sonora logró que el Juez de Control vinculara a proceso al sujeto, identificado como José “N”

Gossip

Jorge Drexler confiesa su respeto por Carin León: “Soy un admirador de su trabajo”

El reconocido cantautor uruguayo ganador de 13 Latin Grammys y un Óscar elogió al cantante hermosillense por el alcance de su trayectoria internacional

Cultura

Develan monumento del escritor Leo Sandoval en el Museo de la Unison

El narrador, museógrafo y maestro fue homenajeado por su aportación a la cultura e historia de Sonora

Local

Menores con licencia no deben conducir después de la medianoche: Tránsito

El vocero del Departamento de Tránsito Municipal informó que posterior a la medianoche, ningún menor de edad puede conducir un vehículo

Policiaca

Localizan a tres menores desaparecidos en Miguel Alemán

Las autoridades emitieron la alerta para dar con el paradero de Jesús, Fernanda y Carmen, de 1, 16 y 15 años; no han sido vistos desde el 27 de mayo