/ jueves 30 de diciembre de 2021

El sanguinario secuestrador que sembró el pánico en México, ¿qué ha sido de él?

Se trata de la historia de Daniel Arizmendi López alias ‘El Mochaorejas’, quien pasó a la historia por sus violentos delitos y la marca a sus víctimas

Fue agente de la Policía Judicial en el estado de Morelos, pero eso no evitó que se convirtiera en un sanguinario secuestrador, todo con el fin de ganar dinero rápido. Ese es solo un resumen de la historia de Daniel Arizmendi López alias ‘El Mochaorejas’, quien pasó a la historia por sus violentos delitos.

Lee también: Dalia Negra, el terrorífico asesinato que cimbró a Estados Unidos y sigue sin ser resuelto

El reportaje ‘Daniel Arizmendi El Mochaorejas soy yo’ de Humbero Padgett permite conocer que Arizmendi nació un 22 de julio de 1958 en Nezahualcóyotl en una familia humilde y abusiva en la que sufrió golpes de su padre Catarino y madre María, que además solo le permitieron estudiar hasta el primer año de secundaria pues tuvo que trabajar en el taller de su papá en el que fabricaban bufandas y abrigos para bebé, lo que le permitía ganar apenas poco más del salario mínimo.

Apenas a los 19 años de edad contrajo matrimonio con María de Lourdes Arias a quien conoció desde que eran niños. A la postre, tuvieron dos hijos: Daniel y Sandra. Ellos vivieron en la casa de Catarino, donde constantemente observaron violencia familiar tanto de parte de su abuelo y propio padre.

Daniel Arizmendi López alias ‘El Mochaorejas' pasó a la historia por sus violentos delitos / Foto: Cortesía | Cuartoscuro

Arizmendi no era capaz de conseguir un empleo fijo, pasó por varias fábricas, la Secretaría de Marina, fue chófer particular de transporte público hasta que por medio de algunas recomendaciones, entre ellas la de su hermano Aurelio, consiguió incorporarse a la Policía Judicial de Morelos donde poco a poco fue adentrándose a la vida delictiva, primero combatiéndola y posteriormente ejerciéndola tras solo dos meses por un recorte de personal.

Una vida de delincuencia

Según la carpeta de investigación existente, un sujeto apodado ‘El Móvil’ enseñó al mexiquense su modus operandi de robo de autos, lo que llevó a cabo por años, e incluso razón por la cual fue detenido en 1990, hasta que una sobrina suya le contó cómo en Cuernavaca a una joven mujer la secuestraron y los familiares tuvieron que desembolsar un millón de pesos por su rescate.

Esa cantidad de dinero motivo al ‘Mochaorejas’ a dejar de lado los robos con sus compañeros Aurelio, Joaquín Parra Zuiga, Raciel ‘El Rachi’ y los hermanos Paz Villegas, quienes también se adentraron al mundo de los plagios.

Los familiares recibían orejas de las víctimas de secuestro / Foto: Cortesía | Cuartoscuro

El primer secuestro realizado por esos hombres fue el de Martín Gómez Robledo, dueño de una gasolinera, que encerraron en el baño atado de pies y manos, con los ojos vendados, sin comida ni agua, en una casa de seguridad por la Autopista México-Puebla. Por él pidieron el millón de pesos; sin embargo, recibieron una cantidad menor: 350 mil.

De la misma manera siguieron privando de su libertad a más y más personas, pero más temprano que tarde Daniel Arizmendi se percató de que el “negocio” no funcionaría por las cuotas, por lo que para exigir pagos más grandes tenía que empezar a ser cruel con sus víctimas.

Así, en su séptimo secuestro le cortó una oreja a Leobardo Pineda, dueño de varias bodegas en Ixtapaluca y le envió esta parte de su cuerpo a la esposa, quien accedió a pagar una cantidad un tanto más elevada, por lo que mutilar a los secuestrados era “más rentable” que las amenazas verbales vía telefónica.

A pesar de lo anterior, Daniel y su banda delictiva no era tan perversa como para quitarles una pierna, un brazo, un dedo u otra parte del cuerpo a sus víctimas, mas si lo suficiente para arrancarles una oreja, lo que describió en una entrevista “como cortar pan, como cortar pantalones”.

Marcaba a sus víctimas

Los implicados empezaron a ser poco a poco más violentos, pues incluso llegaron a cometer asesinatos y a burlarse de las familias, lo que sumado a la cada vez más común mutilación de orejas permitió a las autoridades dar con su paradero un 17 de agosto de 1998.

Todos los cuerpos policiacos estaban abocados a arrestar al secuestrador / Foto: Cortesía | Cuartoscuro

Fue en las inmediaciones del toreo de Cuatro Caminos en Naucalpan donde el grupo Yaqui, integrado por policías judiciales de varias entidades y del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) de la Secretaría de Gobernación, los detuvo y además aseguró 30 millones de pesos, 600 centenarios y más de 500 mil dólares.

A ellos se les atribuyeron un total de 200 secuestros en siete estados del centro y sur de México, lo que aunado a los señalamientos de los delitos de delincuencia organizada, posesión de armas de fuego y homicidio los llevó a ser sentenciados a muchos años en prisión, para ‘El Mochaorejas’, un total de 398.

En entrevista con algunos medios de comunicación, una primera ocasión Daniel Arizmendi aseguró que no se arrepentía de nada y que secuestrar era para él como una droga; sin embargo, en una entrevista grabada por la Secretaría de Seguridad Pública federal con el fin de inhibir la delincuencia se pudo escuchar a ‘El Mochaorejas’ sollozar y asegurar: “No valgo nada, soy una suciedad”.

Por lo menos hasta 2020, el nombrado también ‘Rey de los secuestradores’ permaneció internado en el penal de Puente Grande, pero el 18 de septiembre del año en mención fue publicado en el Diario Oficial de la Nación la desincorporación de este Sistema Penitenciario Federal, por lo que Daniel y otros reclusos de “alto peligro” fueron trasladados a diferentes prisiones y se desconoce cuál fue designada específicamente a él; no obstante, tampoco se ha reportado su deceso.

Fue agente de la Policía Judicial en el estado de Morelos, pero eso no evitó que se convirtiera en un sanguinario secuestrador, todo con el fin de ganar dinero rápido. Ese es solo un resumen de la historia de Daniel Arizmendi López alias ‘El Mochaorejas’, quien pasó a la historia por sus violentos delitos.

Lee también: Dalia Negra, el terrorífico asesinato que cimbró a Estados Unidos y sigue sin ser resuelto

El reportaje ‘Daniel Arizmendi El Mochaorejas soy yo’ de Humbero Padgett permite conocer que Arizmendi nació un 22 de julio de 1958 en Nezahualcóyotl en una familia humilde y abusiva en la que sufrió golpes de su padre Catarino y madre María, que además solo le permitieron estudiar hasta el primer año de secundaria pues tuvo que trabajar en el taller de su papá en el que fabricaban bufandas y abrigos para bebé, lo que le permitía ganar apenas poco más del salario mínimo.

Apenas a los 19 años de edad contrajo matrimonio con María de Lourdes Arias a quien conoció desde que eran niños. A la postre, tuvieron dos hijos: Daniel y Sandra. Ellos vivieron en la casa de Catarino, donde constantemente observaron violencia familiar tanto de parte de su abuelo y propio padre.

Daniel Arizmendi López alias ‘El Mochaorejas' pasó a la historia por sus violentos delitos / Foto: Cortesía | Cuartoscuro

Arizmendi no era capaz de conseguir un empleo fijo, pasó por varias fábricas, la Secretaría de Marina, fue chófer particular de transporte público hasta que por medio de algunas recomendaciones, entre ellas la de su hermano Aurelio, consiguió incorporarse a la Policía Judicial de Morelos donde poco a poco fue adentrándose a la vida delictiva, primero combatiéndola y posteriormente ejerciéndola tras solo dos meses por un recorte de personal.

Una vida de delincuencia

Según la carpeta de investigación existente, un sujeto apodado ‘El Móvil’ enseñó al mexiquense su modus operandi de robo de autos, lo que llevó a cabo por años, e incluso razón por la cual fue detenido en 1990, hasta que una sobrina suya le contó cómo en Cuernavaca a una joven mujer la secuestraron y los familiares tuvieron que desembolsar un millón de pesos por su rescate.

Esa cantidad de dinero motivo al ‘Mochaorejas’ a dejar de lado los robos con sus compañeros Aurelio, Joaquín Parra Zuiga, Raciel ‘El Rachi’ y los hermanos Paz Villegas, quienes también se adentraron al mundo de los plagios.

Los familiares recibían orejas de las víctimas de secuestro / Foto: Cortesía | Cuartoscuro

El primer secuestro realizado por esos hombres fue el de Martín Gómez Robledo, dueño de una gasolinera, que encerraron en el baño atado de pies y manos, con los ojos vendados, sin comida ni agua, en una casa de seguridad por la Autopista México-Puebla. Por él pidieron el millón de pesos; sin embargo, recibieron una cantidad menor: 350 mil.

De la misma manera siguieron privando de su libertad a más y más personas, pero más temprano que tarde Daniel Arizmendi se percató de que el “negocio” no funcionaría por las cuotas, por lo que para exigir pagos más grandes tenía que empezar a ser cruel con sus víctimas.

Así, en su séptimo secuestro le cortó una oreja a Leobardo Pineda, dueño de varias bodegas en Ixtapaluca y le envió esta parte de su cuerpo a la esposa, quien accedió a pagar una cantidad un tanto más elevada, por lo que mutilar a los secuestrados era “más rentable” que las amenazas verbales vía telefónica.

A pesar de lo anterior, Daniel y su banda delictiva no era tan perversa como para quitarles una pierna, un brazo, un dedo u otra parte del cuerpo a sus víctimas, mas si lo suficiente para arrancarles una oreja, lo que describió en una entrevista “como cortar pan, como cortar pantalones”.

Marcaba a sus víctimas

Los implicados empezaron a ser poco a poco más violentos, pues incluso llegaron a cometer asesinatos y a burlarse de las familias, lo que sumado a la cada vez más común mutilación de orejas permitió a las autoridades dar con su paradero un 17 de agosto de 1998.

Todos los cuerpos policiacos estaban abocados a arrestar al secuestrador / Foto: Cortesía | Cuartoscuro

Fue en las inmediaciones del toreo de Cuatro Caminos en Naucalpan donde el grupo Yaqui, integrado por policías judiciales de varias entidades y del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) de la Secretaría de Gobernación, los detuvo y además aseguró 30 millones de pesos, 600 centenarios y más de 500 mil dólares.

A ellos se les atribuyeron un total de 200 secuestros en siete estados del centro y sur de México, lo que aunado a los señalamientos de los delitos de delincuencia organizada, posesión de armas de fuego y homicidio los llevó a ser sentenciados a muchos años en prisión, para ‘El Mochaorejas’, un total de 398.

En entrevista con algunos medios de comunicación, una primera ocasión Daniel Arizmendi aseguró que no se arrepentía de nada y que secuestrar era para él como una droga; sin embargo, en una entrevista grabada por la Secretaría de Seguridad Pública federal con el fin de inhibir la delincuencia se pudo escuchar a ‘El Mochaorejas’ sollozar y asegurar: “No valgo nada, soy una suciedad”.

Por lo menos hasta 2020, el nombrado también ‘Rey de los secuestradores’ permaneció internado en el penal de Puente Grande, pero el 18 de septiembre del año en mención fue publicado en el Diario Oficial de la Nación la desincorporación de este Sistema Penitenciario Federal, por lo que Daniel y otros reclusos de “alto peligro” fueron trasladados a diferentes prisiones y se desconoce cuál fue designada específicamente a él; no obstante, tampoco se ha reportado su deceso.

Local

Marchan por justicia para niñas y niños víctimas de delitos

Noelia Bernal acusa a un colegio particular de proteger un caso de presunto abuso sexual contra su hija; decenas más la acompañaron

Policiaca

Camión sufre accidente que queda suspendido en puente de Luis Encinas

Alrededor de las 17:30 de este domingo, se presentó un accidente vial protagonizado por una unidad de la ruta 4 del sistema de transporte urbano de Hermosillo

Deportes

Emociones, lágrimas y la mejor lucha libre durante el homenaje a La Parka

Hermosillo recibió un gran homenaje a La Parka en una función de Lucha Libre AAA espectacular

Policiaca

Arrestan a cinco custodios del Cereso de Nogales por fuga de reo

Se ejecutaron las órdenes de aprehensión en contra de Juan “N”, Miguel “N”, Marco Aurelio “N” y José Luis “N”

Gossip

“Arriba México, cab...”: Carín León brilla en su debut en Coachella 2024

Fue con la canción “Secuelas de amor” con la que Carín León inició su esperada presentación a las 17:30 horas (Sonora) tras los gritos y la algarabía

Doble Vía

Muere influencer sonorense "El Viejón Agrio", conocido por sus icónicas frases

La noticia de su muerte trascendió en redes sociales donde otros influencers lamentaron su partida