/ domingo 21 de abril de 2024

Paréntesis | Alcanzar sueños y crear historias con familias migrantes

"Sonrisa de monstruo" es un libro que inspirado en los niños y niñas de familias migrantes del poblado Miguel Alemán, en la Costa de Hermosillo

Letras Migrantes se funda en el año 2011 con el objetivo de promover la convivencia comunitaria a través del fomento a la lectura, la escritura y la oralidad en vinculación con las artes y las expresiones culturales de la región agrícola Hermosillo Costa.

Uno de los objetivos de la sala de lectura es fortalecer las lenguas y culturas indígenas migrantes en Sonora y contribuir en la atención de necesidades educativas y culturales de la población de esta región del país. Está conformada por niñas, niños y adolescentes (NNA) integrantes de familias jornaleras agrícolas indígenas y mestizas que trabajan en los cultivos intensivos de hortalizas, nuez, naranja y uva, principalmente.

Entre las personas participantes de la sala hay hablantes de lengua triqui y mixteca y en diferentes momentos se ha contado con la asistencia de hablantes de náhuatl, rarámuri, zapoteco, tseltal y tsotsil, entre otros idiomas.

Puede interesarte: Paréntesis | Danza contemporánea: Un mito del desierto que explora la muerte y el erotismo

Cómo nació “Sonrisa de monstruo”

Motivada por los testimonios de personas adultas y jóvenes que conocí durante siete años de labor como mediadora de lectura, a finales de 2016 comencé a platicar con el escritor y maestro Antonio Ramos Revillas, sobre la posibilidad de que escribiera un cuento para mis niñas y niños lectores en el cual se abordara el tema de la migración.

Los testimoniantes que menciono tenían en común haber emigrado a causa de la pobreza o la violencia en sus comunidades de origen. Habían dejado casa, familia, mascotas, paisaje, en busca de mejores condiciones de vida, incluso, arriesgando su integridad física viajando en condiciones precarias, en autobuses viejos y trenes cargueros, una pesada travesía, con destino incierto, sin garantía de un trabajo decente y trato digno, al emplearse como jornaleros agrícolas.

Magda Rivera promueve la libertad de pensamiento y cultura oral con los niños de los campos agrícolas de la Costa de Hermosillo / Foto: Cortesía | Gabriela Fajardo

Al duelo de haber dejado su terruño, el sentimiento de desarraigo, la nostalgia por el paraíso perdido, así como el proceso de adaptación a un nuevo entorno, costumbres, formas de ser, etcétera, se sumaba la discriminación y marginación social por el solo hecho de ser indígenas y hablar un idioma distinto al castellano.

Estas y otras razones me parecieron más que suficientes para platicar sobre esta realidad con las niñas y niños que acudían a las sesiones de la sala de lectura.

¡Toño en su inmensa generosidad aceptó escribir la historia para mis niños! Escribiría un cuento corto y se agregaría una o dos ilustraciones para colorear. Pensamos en un díptico y al reverso, incluir los nombres y direcciones de las salas de lectura de la localidad. La gestión del diseño e impresión estaría a cargo del Seminario de Investigación Sociedad del Conocimiento y Diversidad Cultural de la UNAM.

Con el Seminario habíamos realizado diversas acciones académicas y de difusión cultural, entre ellas, la presentación de la colección de audio cuentos en lengua triqui Serpiente voz de colores, de Eugenio Camarillo, en 2014.

En octubre de 2016, tuvimos el primer esbozo de díptico hecho por la ilustradora Gabriela Fajardo, pero aún no contábamos con el texto de Antonio.

La idea fue evolucionando: la historia de migración se escribiría en dos idiomas: español y triqui, y con ello fomentar la práctica de la lengua materna entre las niñas, niños y adolescentes de la etnia, que han dejado de hablarla aun cuando es el rasgo vital de su cultura. Por otro lado, buscábamos detonar el diálogo y la reflexión en torno al fenómeno de la migración para profundizar en las historias de las familias asentadas y en movilidad (pueblos originarios y comunidades mestizas)

En marzo de 2017, Antonio me envió por inbox el anhelado texto bajo el título de “Sonrisa de monstruo”. Lo leí inmediatamente y me encantó. Le envié mensaje, escribí: “es poético, filosófico, entrañable y hermoso”. Después, reenvié el cuento a la doctora Martha Elena Márquez, coordinadora del Seminario, quien ofreció todo su apoyo y confianza en los siguientes pasos.

La idea original que consistía en la impresión de un díptico se convirtió en un proyecto más complejo: la edición y publicación de un libro, con el cual, el Seminario Sociedad del Conocimiento inauguraba una colección editorial en lenguas indígenas.

La lectura y escritura han dado a los niños de los pueblos originarios una ventana abierta a su imaginación / Foto: Cortesía | Gabriela Fajardo

“Amigos y amigas, mañana estaré en FILUNI (Feria Internacional del Libro Universitario) presentando Sonrisa de monstruo, un libro que surgió por una invitación de Magda Rivera para contar a sus niños jornaleros en Sonora y que se ha convertido en un libro traducido en triqui para llegar a esa comunidad mexicana. El libro andará entonces allá, en el desierto, con las comunidades de migrantes de la zona y me tiene muy feliz. Si andan en FILUNI, nos vemos como a la una”, escribió Antonio Ramos Revillas en su muro de Facebook.

“Sonrisa de monstruo” se presentó en la FILUNI el 29 de septiembre de 2018. Eugenio Camarillo es autor de la traducción en lengua triqui de San Juan Copala y Gabriela Fajardo, autora de las ilustraciones y responsable del diseño editorial.

Ese mismo año, en el marco de las Jornadas con jornaleras y jornaleros, “Equidad y justicia”, llevamos a cabo la lectura en voz alta de “Sonrisa de monstruo”, con la mediación de dos jóvenes profesionistas de Miguel Alemán: Rosalía Pablo Juárez y José Juan Bacaricia.

En la cancha del centro ceremonial triqui “Tres cruces” formamos un círculo de sillas, invitamos a tomar asiento a niñas, niños, jóvenes y señoras triquis y mestizas. José Juan leía en español un fragmento y enseguida Rosalía hacía la traducción al idioma triqui.

Una treintena de personas escuchaban por turnos, esperaban con interés sostenido el siguiente fragmento del relato ¿qué tanto les revelaba de su propia historia?, ¿qué imán contenía a las lectoras y lectores oyentes que permanecían en sus sillas expectantes?, ¿qué era ese fueguito en la mirada de las señoras?

La tarde avanzó y “Sonrisa de monstruo” fue captando el interés de más personas que se acercaron al círculo donde la palabra calzaba y vestía a todos por igual.

El Día del Jornalero, celebrado el 29 de noviembre de 2018, fue diferente a otros años, resignificamos la fecha, de ser un día marcado por el corporativismo sindical, se convirtió en una jornada a favor de la equidad y la justicia. Colocamos en el ojo público los derechos de las trabajadoras y los trabajadores del campo, incluyendo los derechos culturales a través del poder transformador de la palabra oral y escrita, la memoria y las tradiciones en un territorio de gran diversidad cultural y lingüística.

Dar otro sentido a la conmemoración, hacerla libre y participativa también nos permitió reorientar los esfuerzos de fomento a la lectura y escritura, sumar a más personas de la comunidad, promoviendo su protagonismo, sobre todo de jóvenes, ellas y ellos pueden encabezar la enseñanza de las lenguas indígenas con presencia en Miguel Alemán y fortalecer de esta manera las culturas de los pueblos originarios residentes y de las comunidades en movilidad.

Antonio Ramos es el creador de un texto valioso que está inspirado en familias migrantes, y dedicado para sus niños / Foto: Cortesía | Gabriela Fajardo

Reflexión final: La lectura compartida es fuente de relaciones interculturales.

El ejercicio leer en comunidad “Sonrisa de monstruo” propone retos (personal/colectivo)

Recibe las noticias directo a tu correo electrónico: sigue estos sencillos pasos

● Reconocernos como diferentes, pero no desiguales.

● Valores: empatía, respeto, compasión, resiliencia.

● Derribar monstruos: prejuicios, racismo, machismo, violencias.

¿Ya nos sigues en WhatsApp? Regístrate con un solo click a nuestro canal

Letras Migrantes se funda en el año 2011 con el objetivo de promover la convivencia comunitaria a través del fomento a la lectura, la escritura y la oralidad en vinculación con las artes y las expresiones culturales de la región agrícola Hermosillo Costa.

Uno de los objetivos de la sala de lectura es fortalecer las lenguas y culturas indígenas migrantes en Sonora y contribuir en la atención de necesidades educativas y culturales de la población de esta región del país. Está conformada por niñas, niños y adolescentes (NNA) integrantes de familias jornaleras agrícolas indígenas y mestizas que trabajan en los cultivos intensivos de hortalizas, nuez, naranja y uva, principalmente.

Entre las personas participantes de la sala hay hablantes de lengua triqui y mixteca y en diferentes momentos se ha contado con la asistencia de hablantes de náhuatl, rarámuri, zapoteco, tseltal y tsotsil, entre otros idiomas.

Puede interesarte: Paréntesis | Danza contemporánea: Un mito del desierto que explora la muerte y el erotismo

Cómo nació “Sonrisa de monstruo”

Motivada por los testimonios de personas adultas y jóvenes que conocí durante siete años de labor como mediadora de lectura, a finales de 2016 comencé a platicar con el escritor y maestro Antonio Ramos Revillas, sobre la posibilidad de que escribiera un cuento para mis niñas y niños lectores en el cual se abordara el tema de la migración.

Los testimoniantes que menciono tenían en común haber emigrado a causa de la pobreza o la violencia en sus comunidades de origen. Habían dejado casa, familia, mascotas, paisaje, en busca de mejores condiciones de vida, incluso, arriesgando su integridad física viajando en condiciones precarias, en autobuses viejos y trenes cargueros, una pesada travesía, con destino incierto, sin garantía de un trabajo decente y trato digno, al emplearse como jornaleros agrícolas.

Magda Rivera promueve la libertad de pensamiento y cultura oral con los niños de los campos agrícolas de la Costa de Hermosillo / Foto: Cortesía | Gabriela Fajardo

Al duelo de haber dejado su terruño, el sentimiento de desarraigo, la nostalgia por el paraíso perdido, así como el proceso de adaptación a un nuevo entorno, costumbres, formas de ser, etcétera, se sumaba la discriminación y marginación social por el solo hecho de ser indígenas y hablar un idioma distinto al castellano.

Estas y otras razones me parecieron más que suficientes para platicar sobre esta realidad con las niñas y niños que acudían a las sesiones de la sala de lectura.

¡Toño en su inmensa generosidad aceptó escribir la historia para mis niños! Escribiría un cuento corto y se agregaría una o dos ilustraciones para colorear. Pensamos en un díptico y al reverso, incluir los nombres y direcciones de las salas de lectura de la localidad. La gestión del diseño e impresión estaría a cargo del Seminario de Investigación Sociedad del Conocimiento y Diversidad Cultural de la UNAM.

Con el Seminario habíamos realizado diversas acciones académicas y de difusión cultural, entre ellas, la presentación de la colección de audio cuentos en lengua triqui Serpiente voz de colores, de Eugenio Camarillo, en 2014.

En octubre de 2016, tuvimos el primer esbozo de díptico hecho por la ilustradora Gabriela Fajardo, pero aún no contábamos con el texto de Antonio.

La idea fue evolucionando: la historia de migración se escribiría en dos idiomas: español y triqui, y con ello fomentar la práctica de la lengua materna entre las niñas, niños y adolescentes de la etnia, que han dejado de hablarla aun cuando es el rasgo vital de su cultura. Por otro lado, buscábamos detonar el diálogo y la reflexión en torno al fenómeno de la migración para profundizar en las historias de las familias asentadas y en movilidad (pueblos originarios y comunidades mestizas)

En marzo de 2017, Antonio me envió por inbox el anhelado texto bajo el título de “Sonrisa de monstruo”. Lo leí inmediatamente y me encantó. Le envié mensaje, escribí: “es poético, filosófico, entrañable y hermoso”. Después, reenvié el cuento a la doctora Martha Elena Márquez, coordinadora del Seminario, quien ofreció todo su apoyo y confianza en los siguientes pasos.

La idea original que consistía en la impresión de un díptico se convirtió en un proyecto más complejo: la edición y publicación de un libro, con el cual, el Seminario Sociedad del Conocimiento inauguraba una colección editorial en lenguas indígenas.

La lectura y escritura han dado a los niños de los pueblos originarios una ventana abierta a su imaginación / Foto: Cortesía | Gabriela Fajardo

“Amigos y amigas, mañana estaré en FILUNI (Feria Internacional del Libro Universitario) presentando Sonrisa de monstruo, un libro que surgió por una invitación de Magda Rivera para contar a sus niños jornaleros en Sonora y que se ha convertido en un libro traducido en triqui para llegar a esa comunidad mexicana. El libro andará entonces allá, en el desierto, con las comunidades de migrantes de la zona y me tiene muy feliz. Si andan en FILUNI, nos vemos como a la una”, escribió Antonio Ramos Revillas en su muro de Facebook.

“Sonrisa de monstruo” se presentó en la FILUNI el 29 de septiembre de 2018. Eugenio Camarillo es autor de la traducción en lengua triqui de San Juan Copala y Gabriela Fajardo, autora de las ilustraciones y responsable del diseño editorial.

Ese mismo año, en el marco de las Jornadas con jornaleras y jornaleros, “Equidad y justicia”, llevamos a cabo la lectura en voz alta de “Sonrisa de monstruo”, con la mediación de dos jóvenes profesionistas de Miguel Alemán: Rosalía Pablo Juárez y José Juan Bacaricia.

En la cancha del centro ceremonial triqui “Tres cruces” formamos un círculo de sillas, invitamos a tomar asiento a niñas, niños, jóvenes y señoras triquis y mestizas. José Juan leía en español un fragmento y enseguida Rosalía hacía la traducción al idioma triqui.

Una treintena de personas escuchaban por turnos, esperaban con interés sostenido el siguiente fragmento del relato ¿qué tanto les revelaba de su propia historia?, ¿qué imán contenía a las lectoras y lectores oyentes que permanecían en sus sillas expectantes?, ¿qué era ese fueguito en la mirada de las señoras?

La tarde avanzó y “Sonrisa de monstruo” fue captando el interés de más personas que se acercaron al círculo donde la palabra calzaba y vestía a todos por igual.

El Día del Jornalero, celebrado el 29 de noviembre de 2018, fue diferente a otros años, resignificamos la fecha, de ser un día marcado por el corporativismo sindical, se convirtió en una jornada a favor de la equidad y la justicia. Colocamos en el ojo público los derechos de las trabajadoras y los trabajadores del campo, incluyendo los derechos culturales a través del poder transformador de la palabra oral y escrita, la memoria y las tradiciones en un territorio de gran diversidad cultural y lingüística.

Dar otro sentido a la conmemoración, hacerla libre y participativa también nos permitió reorientar los esfuerzos de fomento a la lectura y escritura, sumar a más personas de la comunidad, promoviendo su protagonismo, sobre todo de jóvenes, ellas y ellos pueden encabezar la enseñanza de las lenguas indígenas con presencia en Miguel Alemán y fortalecer de esta manera las culturas de los pueblos originarios residentes y de las comunidades en movilidad.

Antonio Ramos es el creador de un texto valioso que está inspirado en familias migrantes, y dedicado para sus niños / Foto: Cortesía | Gabriela Fajardo

Reflexión final: La lectura compartida es fuente de relaciones interculturales.

El ejercicio leer en comunidad “Sonrisa de monstruo” propone retos (personal/colectivo)

Recibe las noticias directo a tu correo electrónico: sigue estos sencillos pasos

● Reconocernos como diferentes, pero no desiguales.

● Valores: empatía, respeto, compasión, resiliencia.

● Derribar monstruos: prejuicios, racismo, machismo, violencias.

¿Ya nos sigues en WhatsApp? Regístrate con un solo click a nuestro canal

Cultura

Paréntesis | La gestión cultural y sus asegunes

La gestora cultural Paquita Esquer leyó su reflexión sobre la gestión cultural con una rica relatoría sobre actividades del 1er Congreso Estatal de Teatro en Sonora

Policiaca

Accidente en carretera a Kino deja una persona muerta y tres lesionados

Una persona fallecida y tres lesionadas, fue el saldo que dejó un accidente carretero en la Carretera Estatal 100, entre Hermosillo y Bahía de Kino

Local

Maestros tendrán aumento salarial en Sonora: gobernador

Así lo dio a conocer, el propio gobernador Alfonso Durazo Montaño, quien dijo que esto es parte del reconocimiento que se tiene a la labor magisterial

Policiaca

Policías rescatan a un bebé y a un niño de 4 años abandonados en Hermosillo

Se trata de una bebé de aproximadamente cinco meses y un niño de 4 años, quienes se encontraban a solas en un domicilio

Local

Lluvias dejan acumulados de 65 mm; aprovecharán para inyectar nubes

El Organismo de Cuenca Noroeste de la Conagua informó que en el municipio de Álamos se registraron acumulados de 65 milímetros

Gossip

Los Tigres del Norte le hacen frente a la lluvia y dan uno de sus mayores conciertos en Hermosillo

Las leyendas de la música norteña se presentaron ante miles de hermosillenses como parte de su tour “Aquí Mando Yo 2024”